Llorando por la herida

por

A Nvidia le encanta OpenGL. Doom 3 ocupa OpenGL. Nvidia y Carmack (programador de la saga Doom) trabajaron codo a codo en la realización de este juego. No es raro que éste rinda mejor en tarjetas Nvidia.

ATI dará la pelea con un tweak que mejora el rendimiento en Doom 3 en un 35%.

Magia magia con Gustavo Lorgia

Resulta que, dejando de lado el tema de la potencia intrínseca de las tarjetas de video, la participación del fabricante en el desarrollo de un juego X le permite desarrollar una retroalimentación con los programadores, de manera de mejorar por ejemplo los drivers para interactuar con el juego, y diseñar el juego para sacarle mejor el jugo a la tarjeta.

En este sentido, Nvidia tiene todas las de ganar per sécula seculorum en el Doom 3 porque prácticamente tuvo a Carmack trabajando en sus instalaciones… así que si al final el juego no rendía mejor en Nvidia, era como para matarlos, sobretodo pensando que el juego está desarrollado en OpenGL, la interfaz predilecta de Nvidia que viene rindiéndole buenos frutos desde que la impulsaron como competencia del API Glide que usaban las 3DFx.

Finalmente, se cumplió lo que tenía que cumplirse y en igualdad de condiciones, el Doom 3 es un benchmark en donde Nvidia suele ganar, y considerando que es uno de los juegos más populares de este momento, y es invitado infaltable a cuanto review se realiza (lo prueban hasta para los reviews de las fuentes de poder) por lo que ATI debía tenerlo como piedra en el zapato: un benchmark fijo en donde siempre pierde.

ATI tenía una iniciativa similar a lo que hizo Nvidia con el Doom 3, puesto que apoyó el desarrollo de Half Life 2 poniéndose con buena parte de la plata que financió la creación del juego. El shooter demoró tanto tiempo en estar listo que las tarjetas ATI, que en teoría lo traían como bundle, debieron adjuntar un voucher “vale por un Half Life 2”.

Finalmente, el accidentado juego vió la luz, pero entre su comportamiento errático y lo incómodo que es tener que usar Steam, su desempeño en reviews no es todo lo claro que ATI querría. Pese a estar mejor calificado que Doom 3 como juego, en muchos reviews simplemente lo omiten porque corre como quiere y tira unos resultados muy mutantes y que recaen demasiado en el CPU más que en la VGA.

En conclusión, ATI no tiene un análogo a Doom 3 en el cual siempre figure como ganador en los reviews… así que si no puedes con ellos, úneteles.

Wide Screen

El termino úneteles no debe ser interpretado como la conminación a juntar todos los televisores que encuentres, pero igual esta sería una iniciativa loable puesto que un televisor junto al otro es la manera más barata de tener Wide Screen y es más, tiene la ventaja de contar con un Picture in Picture permanente y de tamaño natural. Une Teles, una iniciativa environmentally friendly.

En este caso, úneteles significa intentar subirse al carro de Doom 3 por la puerta trasera, como las viejas que se suben a la micro con unas cajas que parecen de lavadora.

Lo que ATI está anunciando es una mejora a nivel de software que aumenta el rendimiento en Doom 3 hasta en un 35%, claro que esto es en el modo antialiasing. Por ponerles un ejemplo, si el rendimiento en Doom 3 sin filtros fuese 100 FPS, y el rendimiento con filtros Antialiasing bajara a 60 FPS, el uso de esta herramienta aumentaría ese rendimiento disminuído a 81 FPS. (81/60=1.35, se fijan?)

En este momento, Hexus tiene la herramienta/tweak y van a probarla a la brevedad. Además, se sabe que ATI piensa introducirla como parte de los próximos Catalyst 5.11.

Célebres Chanchullos de ayer y hoy

Aunque no tenemos idea de cómo funciona el tweak, esperemos que apele a extraer un rendimiento actualmente desaprovechado en las tarjetas, y no a tratar de hacer tonto al usuario.

Porqué digo esto… resulta que hace un par de años, hubo una tremenda polémica porque las empresas sacaron optimizaciones para 3DMark, tales que cuando se corría el juego el driver lo detectaba y pichicateaba la tarjeta para no renderizar objetos que no se veían en pantalla. Osea aumentaban el rendimiento a costa de quitarle trabajo a la tarjeta, con lo cual el usuario se hacía una idea errónea de la potencia de esta, cosa que repercutiría a la larga en que los juegos no correrían como el benchmark de Futuremark permitía esperar.

Distinto es el caso de la familia de tarjetas Kyro II, chip desarrollado por la empresa PowerVR que desapareció en tiempos de DirectX 7. Este chip aplicaba algo similar a este truco de 3DMark pero lo aplicaba a todos los juegos y benchs por igual, puesto que la base de su rendimiento era procesar eficientemente: o sea no procesar lo que no estuviera apareciendo en pantalla en un instante determinado. Con eso se ahorraba trabajo y optimizaba el rendimiento. Para más información de esta técnica, llamada Tile Rendering, ver el review de una Hercules 4500 Kyro II en Conozcasuhardware.

Dicho esto, esperemos que lo que ATI haya sacado no sea simplemente una herramienta que detecta cuando Doom 3 está corriendo y pichicatea la tarjeta para ahorrarse trabajo. Aunque en primera instancia es una manera válida de aumentar el rendimiento, una táctica como esa llevaría al usuario a pensar que las tarjetas son más potentes de lo que realmente son, y a la hora de probar otro juego se llevaría un chasco.

En fin, quedamos a la espera de lo que haga o diga Hexus. En cualquier momento, más informaciones. Adelante estudios.

Fuente: Hexus