No sólo de chipsets vive VIA

No sólo de chipsets vive VIA

por

Aunque no todo el mundo lo sepa y casi a nadie le importe, VIA no es solamente productor de chipsets segundones pero decentes, sino que inventa también CPUs de bajo consumo, más bajo perfil y bajísimo rendimiento.

Puede que esta famita haya llegado a su fin, puesto que el nuevo chipset de VIA, el VN800 no sólo será una hipotética gran combinación con su nuevo CPU C7-M, sino que además soporta Pentium M y trae lo último en tecnología.

No era tan sencillo hacer procesadores

Durante los últimos estertores del siglo XX y principios del XXI, VIA compró la compañía de CPU Cyrix, que en su tiempo había optado por seguir un camino similar al de AMD en lo referente a seguir produciendo CPU para socket 7 (o super socket 7) en respuesta a la movida de Intel de pasarse a Slot I.

El Cyrix M2 equivalía a algo así como un K6-II o un Pentium II, pero con un rendimiento inferior sobretodo en cálculos de punto flotante. Como quien dice, flotaba más o menos no más. Este procesador fué el último fabricado por Cyrix como tal antes de que la compañía pasara a manos de VIA.

Estoy casi seguro de que una vez vitrineando por falabella por el año 99 me encontré con computadores de marca con CPU Cyrix M2 de 333. No recuerdo si eran Compaq o qué, pero lo miré de reojo.

La siguiente generación de Cyrix, el Cyrix III apareció en el año 2000 y pretendía hacerle el peso a los Celeron socket 370 pero algún ocurrente decidió diseñar este CPU sin caché L2. El resultado fué un water de marca mayor y se vendió menos que la biografía de Michelle Bachelet. Me da la idea de que al comprar la compañía, VIA adquirió este modelo de yapa y lo tiró a los leones. Mala cosa, pero al menos aprovecharon el diseño básico para sacar su primer procesador propio, ya sin el apelativo Cyrix, que fué el VIA C3.

Fin del nombre Cyrix

Supongo que el nombre Cyrix era yeta, porque el paso a C3 cambió las cosas para la familia de cpu VIA.

Este procesador, lanzado en Marzo del 2001, resultó ser un buen producto, de consumo aterrizado y rendimiento aceptable. Fabricado con tecnología de 0.15 micras era algo así como un adelantado para su época. El problema es que apareció cuando el boom del socket 370 era cosa del pasado, y el mundo ya hablaba de Athlons y P4, por lo que tuvo poca difusión, máxime si pensamos que VIA no tiene lo que se dice un gran aparato de márketing.

Me da la idea que aunque casi no sonó en occidente, el C3 debe haber tenido algo de movimiento en Asia, probablemente como salvavidas para la plataforma socket 370.

Durante el año 2001 el procesador C3 paso del core Samuel II de 15 nm al core Ezra, de 0.13 nm. Este segunda iteración del C3 escaló las velocidades hasta los 933 Mhz.

De nuevo, alterno con un recuerdo personal. Cuando en el año 2002 quise hacer mi primer HTPC, uno de los candidatos era el C3. Usar este CPU me ofrecía más rendimiento y menos calor que un Celeron por lo que sonaba como idoneo. El problema es que salvo uno de estos que me topé en Deremate, no volví a ver un C3 en Chile.

Generación Integrada

Después del core Ezra, los procesadores C3 dejaron de calzar en algún socket y no porque los pines estuvieran chuecos. Lo que sucede es que VIA optó por ofrecer soluciones integradas que unían sus chipsets, su CPU y su formato ITX.

Los chipsets fueron paulatinamente incorporando los avances que sus soluciones para AMD e Intel iban ofreciendo. Astuta movida, porque si admitimos que lo caro en este negocio es la investigación, VIA podía financiar sus avances con la venta de chipsets para Socket A y Socket 478, e incorporarñps en sus placas todo en uno a costo marginal.

Durante los siguientes años los procesadores C3 fueron cambiando de núcleo pasando a versiones que al igual que Samuel y Ezra guardan relación con libros de la biblia, profetas hebreos o la combinación de ambos. Es el caso de los núcleos Nehemiah y Luke (que no es profeta sino evangelista, pero cómo podría saber eso un taiwanes?). Como dijimos antes, estos procesadores no tuvieron socket. Venían pegados a la placa al estilo BGA, como quien dice lo que utiliza un northbridge. Así pues, si alguno que trató de sacar en CPU de la placa pensando en un futuro upgrade se debe haber mandado un Marcel de proporciones.

Conforme los procesadores fueron evolucionando, los chipsets fueron incorporando avances como el uso de memorias ddr, usb 2.0 y recientemente SATA y Gigabit LAN. Junto a ello, los gráficos y el sonido también fueron incorporando parientes cercanos a lo último que VIA ofrecía en sus chipsets integrados más conocidos. Es el caso del IGP Unichrome y el sonido VIA Vynil Audio 8.1. Adicionalmente estas plataformas soportan tecnologías propietarias como el Coolstream (similar al Cool & Quiet de AMD) y el Padlock, un sistema de encriptación nativo.

Lo cierto es que la totalidad de estas soluciones apuntaba no a un super dooper pc de escritorio sino a clientes livianos de bajo consumo, ideal para HTPC y SFF, lo que hoy en día se conoce como X-PC. Sin ir más lejos, estas placas/cpu no usan el formato ATX sino el mini-ITX, en todo orden parecido al primero pero de sólo 17×17 cm.

Nueva generación

Dejamos los papiros para avanzar al año pasado. VIA anunció que el C3 era cosa del pasado y que ahora la moda era el procesador C7, el cual estaba basado en el núcleo Esther C5-J (de nuevo, Esther es un libro de la Biblia). Esta nueva generación marcaba el paso a los 90 nm y el uso del proceso SOI descubierto por IBM. Por otro lado, los clocks ofrecidos llegaban a los 2.0 Ghz.

Ahora, no estoy seguro si acaso el C7 existe como procesador o sólo como combinación integrada de CPU y placa, pero la duda se ha vuelto irrelevante si pensamos que la nueva estrella de la familia VIA de CPU es el C7-M, al parecer en todo orden similar a un C7 común pero para socket 479.

En las siguiente imágenes, tenemos un pintoso cpu C7-M

Interesante competidor

Tal como el Pentium M es un procesador con onda, por entregar más performance por mhz que el Pentium 4, por haber sido diseñado para notebooks pero estar de moda en desktop y por overclockear a mango, el C7-M puede llegar a convertirse en el fracaso mejor presentado de VIA.

Aunque no llegue a popularizarse, el C7-M ofrece avances de última generación como soporte para SSE2 y SSE3 y FSB 800.

Aunque la evidencia apunta a que los anuncios de VIA sólo existen en el papel, la utilización del mismo socket que el Pentium M podría constituir la solución a la baja difusión histórica de sus procesadores, más que nada como solución alternativa y barata para notebooks entry-level.

Nuevo socket pa rematar

La apuesta de VIA no estaría completa si no ofrece un nuevo socket. Lo cierto es que si bien el Pentium M es un cpu atractivo, una de sus principales desventajas es la ausencia de sockets decentes, tanto así que para overclockear como la gente la solución de moda es usar placas Asus con chipset 845 (o era 855?) y adaptador. Mal negocio sería vender un cpu con una oferta de chipsets tan pobre que además le generara clientes a Intel.

La llegada del nuevo chipset, que se llamará VN800, garantiza una alternativa propia para combinar con su CPU, de paso incorporando tecnologías que ninguna otra solución socket 479 ofrece como el soporte opcional de memorias DDR2, gráficos Unichrome Pro de 128 bits, (uyo rendimiento debe ser mejor que el de una Nforce 2 IGP pero peor que el de una placa con chipset ATI Radeon Xpress.), un bus de 533 Mhz para la comunicación interna, Wireless, Gigabit Lan y FSB800.

La imágen muestra la estructura de un chipset VN800
que cual se combina con el omnipresente southbridge VT8237A.

Si este nuevo chipset es tomado en cuenta por los fabricantes de placas madres de escritorio, podremos tener a la vez una buena plataforma para castigar a los Pentium M, y un competidor para este último, todo esto en placas que permitan sacarle el jugo a estos CPU.

Fuente:
VIA VN800
VIA C7-M