Energía casi gratis

por

Científicos del Institute of Bioengineering and Nanotechnology in Singapore han desarrollado un tipo de batería no más grande que una tarjeta de crédito y de un par de milímetros de espesor que reacciona ante fluídos corporales.

Qué tiene esto de chiste? Me extraña la pregunta. Acá en CHW nos preciamos de poder convertir cualquier discusión seria en chacota.

Muestras médicas

Actualmente un test portátil de cualquier índole (ej. niveles de azúcar) requiere de un lector láser y una unidad de potencia (por ejemplo, pilas). Esto podría cambiar con la llegada de un nuevo tipo de baterías tipo laminar que se energizan por orina. El sistema podría unificar la toma de muestras con la generación de electricidad, resultando en un diseño más práctico y versátil.

Las celdas de energía podrían proporcionar voltajes del orden de 1.5V y una batería del tamaño de una tarjeta de crédito podría proporcionar 1.5W.

Este invento podría usarse para medición ambulatoria de azúcar u otro componente en la orina, pero también podría flexibilizarse para medir otros niveles según se requiera. Acá en CHW ya inventamos la fórmula 1+1, que se energiza por una gota de orina y se alimenta con una gota de sangre para medir otros factores como niveles de plaquetas y quien sabe qué. Adicionalmente, si bien es obvio que a nadie le gustaría andar orinando para energizar otro dispositivo, en el futuro la lámina de pipi-power (como he dado en llamarla) podría incorporarse como medida adicional al diseño de los equipos. Me refiero por ejemplo a un celular que se alimentara por baterías convencionales pero llevara una lámina pipi power por si no tenemos batería y surge una emergencia como por ejemplo el ataque por parte de una raza alienígena invulnerable y hostil, en cuyo caso nos permitimos señalar que no habría a quien llamar excepto a la vecina para decirle: “oiga, señora Carmen, asómese para ver la cagaíta que está quedando!”.

Este invento podría alterar la connotación de frases como “estoy que me meo”, o el clásico “voy a mear y vuelvo”, dotándolas de un trasfondo energético amigable con la naturaleza.

Fuente:
Newscientist