Si funcionó una vez, puede volver a funcionar.

por

Todos los fabricantes de chipsets están aterrados porque Intel tiene en carpeta un nuevo chipset enfocado a los ensambladores y al segmento bajo.

Y no es que el chipset sea tan tremendamente superior, sino que Intel tiene las herramientas de márketing para que el rendimiento real sea el factor menos importante de la ecuación.

Publicidad, márketing, merchandising, propaganda

Creo que como todo joven idealista malgasté años de mi vida buscando la verdad, como si acaso tal cosa existiera. Supongo que por esa época no me parecía del todo absurda la idea de que un día cualquiera alcanzara un conocimiento profundo y novedoso tal que pudiera decir con propiedad: por fin, ahora sé la verdad.

Al final, la verdad así como “verdad” no la encontré. Pero en el camino aprendí varias cosas como para no sentirme permanentemente perdido. Como sucedáneo de la iluminación definitiva, al menos, mi recolección de pequeñas verdades me relevó de la quimera de conseguir la verdad suprema.

Porqué les cuento esto? Porque veo que la mayor parte de la gente se hace un lío a la hora de resolver el tema de la verdad. Algunos viven toda la vida persiguiendo esta verdad quimérica, otros harán como yo y dejarán de buscarla, y otros se sentirán felices de poder comprar una verdad prefabricada.

Es que… es muy amargo no tener ninguna verdad, pero es demasiado confuso buscarla por uno mismo. Esa es mi explicación para el fenómeno de que tanta gente esté más que deseosa de adquirir una verdad medianamente creíble que a cambio te de la seguridad que conlleva el superar la incertidumbre.

Pienso que esto que postulo como mi gran descubrimiento de los días martes es cosa más que sabida para grandes políticos, líderes religiosos y genios del márketing. Pero no hace falta ser ninguna de esas cosas para saber que la verdad como tal no es tan importante como la verdad que logras imponer: La verdad nocional versus la verdad objetiva.

La verdad objetiva última detrás de la alimentación balanceada es un tema de salud, nutrientes, vitaminas, proteínas, crecimiento, fosforilación oxidativa, mitocondrias y adenosín trifosfato. La verdad nocional la imponen las madres:

– Si no comes te llevará el viejo del saco
– Si no comes coliflor te saldrán granos en la guata
– Si no comes berenjenas no hay postre

En conclusión, y esto Himmler lo sabía, la realidad es irrelevante si sabes manejar eficientemente un aparato de propaganda. Total, es tan complejo encontrar “la verdad” que para todo el mundo es infinitamente cómodo que tú se las ofrezcas:

“Señores, no busquen más: esta es la verdad. Y como estamos en época de promoción, si compran esta verdad estarán seguros, calientitos y nada les faltará”.

A estas alturas algunos megalónamos estarán con los ojos en blanco soñando con los imperios que podrán edificar convenciendo a los demás de una nueva verdad. Me temo que con mucha imaginación y un poder de convencimiento prodigioso, cuando mucho lograr armar una secta. Y es que la propaganda para ser efectiva en grado general requiere tener un alto presupuesto.

Y esta es la parte en que la noticia se relaciona con el tema de Intel. Pensemos en el Pentium M. Un cpu eficiente, un producto bien terminado y con varias gracias. Porqué el consumidor medio no sabe qué es un Pentium M? Respuesta: porque Intel vendió el Centrino.

Como algunos sabrán, se le llama Centrino a la combinación:

– Pentiun M
– Chipset Intel 855
– Red integrada Intel PRO/Wireless 2100 o 2000.

En otras palabras, la plataforma centrino no es otra cosa que un Pentiun M enchufado en una placa intel con red intel y no tienen ninguna ventaja sobre el mismo pentiun M enchufado en una placa VIA o SIS con red VIA o SIS. ¿Porqué entonces nadie habla del Pentiun M pero en cambio todos saben lo que es un centrino? ¿Pôrque todos estuvieron dispuestos a comprar laptops centrino pagando un sobreprecio por el concepto centrino cuando pudieron obtener las mismas prestaciones de un laptop que combinara un Pentiun M con un chipset VIA o SIS?

Es porque la verdad objetiva pesa muy poco en comparación con la verdad nocional.
Objetivamente es cierto que el producto Intel no era mejor que la solución ofrecida por los otros fabricantes de chipsets, pero a quien le importa? Esa es una realidad que el público masivo no se molesta en conocer, porque es mucho más cómodo escuchar la campaña publicitaria del centrino. Centrino acá, centrino allá. Exija centrino, con Intel Centrino sus hijos serán más inteligentes.

Nuevamente,el dinero que Intel pudo gastar en R&D para fabricar un chipset realmente superior no rinde tanto como el dinero que destinó a la campaña publicitaria del Centrino. Al parecer hay más y mejores retornos de inversión en montar una verdad nocional antes que en construir una verdad objetiva con los métodos convencionales.

Hey, eso suena como Pentium Inside

Exacto, la calcomanía que venía fuera de un equipo con Pentium no lo hacía más rápido ni mejor. Creo que lo hacía marginalmente más caro, pero no mejor. Lo que el consumidor estaba pagando por esa calcomanía no era la verdad objetiva de tener un equipo superior, sino la verdad nocional de no haber metido las patas porque el equipo que compró es el que ofrecen en la tele, el mismo que todos tienen.

Esta situación no implica que el equipo fuera malo ni mucho menos. Es simplemente que el rendimiento y la sensación ilusioria de seguridad que otorga en dejarse llevar por una campaña publicitaria son dos cosas que no guardan relación alguna. El equipo en sí satisface la necesidad de escribir un par de informes en word. El entregarse a la campañá satisface una necesidad mucho más importante y profunda, que es la de sentir que se ha gastado bien la plata comprando el concepto de tecnología superior. ¿Me explico?

Intel como máquina de propaganda

El asunto preocupante de todo esto es que con el presupuesto adecuado uno puede vender un fiat 600 como el mejor auto del mundo. Mientras más lejana es la verdad objetiva de la verdad nocional que se quiere construir, más habrá que gastar y en el límite, una entidad con infinitos fondos puede convencer al mundo de lo que quiera.

Ahora bien, nadie tiene infinitos fondos y nadie es tan obstinado como para empeñarse en demostrar algo que es 100% falso pero hay ejemplos como la unión soviética en que un aparato publicitario puede mantener durante décadas una verdad nocional absurda para todos menos para los que viven bajo esa publicidad. La pregunta es… qué pasaría si intel un día decidiera dejar de invertir en desarrollo tecnológico y destinara todos sus fondos al aparato publicitario?

¿Tendría sentido que los otros fabricantes siguieran pelando el ajo para inventar nuevos y mejores productos si Intel podría obtener mejores resultados simplemente echando mano a su virtualmente infinito poder de márketing para imponer cualquier mamarracho que fabricara? Es más, qué seguridad tendría el público de estar comprando algo que valga la pena si uno está prácticamente obligado a creerle a los fabricantes que nos están vendiendo lo que dicen estarnos vendiendo?

No es que sea paranoico, pero objetivamente cuánto del valor agregado que tienen todas las cosas que compramos no es simplemente valor nocional? Sé que la comida que me venden satisface la necesidad real de alimentarme… pero porqué estoy dispuesto a pagar más por comidas más elaboradas? ¿Realmente saben mejor o alimentan mejor? ¿Estoy absolutamente seguro de que prefiero un whopper a un pan solo, o en algún momento me dejé convencer de ello y estoy pagando de más por algo que no tiene mejor sabor, que
me hace engordar con grasas saturadas y que tienen tanto de vaca como yo de pelirrojo?

Bueno… a lo mejor me estoy persiguiendo demasiado. Como consumidor de tarros y periféricos para mi tarro, tengo maneras objetivas de comprobar que un nuevo CPU anda como yo espero que ande y creo que la respuesta obvia es medir el rendimiento en los benchmarks en vez de hacer caso a la publicidad. En otras palabras, basta interiorizarse un poco para saber qué se está comprando.

Entonces… Intel es bueno o malo?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Por un lado he llegado a la conclusión de que buscando por aquí y por allá uno puede encontrar productos de la competencia que rindan igual de bien y cuesten menos por no llevar la chapa “intel”.

Por otro lado, también he llegado a la conclusión de que intel no necesita inventar la octava maravilla porque sale más a cuenta inventar algo medianamente bueno y luego lanzarlo como la llave a la modernidad suprema.

Claro que… esto no implica que por el hecho de ser tan duchos en márketing los de Intel estén obligados a inventar cosas mediocres. Es más… potencialmente Intel podría inventar algo realmente extraordinario y luego reforzarlo con una campaña de márketing extraordinaria… y noche tras noche los otros fabricantes de chipsets temen que ese día halla llegado.

Bueno es pronto para saberlo, pero “el cuco” de los chipstets se parece al futuro chipset i945G, también conocido como Lakeport. Aunque los datos concretos son casi inexistentes hay al menos una gracia que ya es cosa segura, y es incluye el chip gráfico GMA950, una solución de video integrado muchísimo mejor que el GMA900 que ofrecía el chipset actual, el i915G.

Y es que claro, El negocio de las placas integradas es tan suculento que lograr meterse ahí es promesa de riqueza sin límites… y si el i915G rendía tan pobremente que fabricantes como ATI y Nvidia podían superarlo con poco esfuerzo, era cosa de tirarse a la piscina. El RD400 de ATI y el futuro C51G de Nvidia a todas luces ofrecen y ofrecerían mejores rendimientos que el paupérrimo i915G sobretodo considerando que provienen de fabricantes expertos en gráficos. Pero el escenario ha cambiado.

El i945G no es un contendor tan débil como el i915G. Se dice que permite jugar Doom III lo que no es poco decir. Es cierto que hay que correrlo con resolución al mínimo y que los zombies tienen movimientos más cortados que robocop, pero algo es algo.

Lo concreto es que Intel tiene en carpeta una solución mejor que la que ofrece ahora y por si eso fuera poco, tiene la capacidad financiera como para ofrecerla a precio de huevo. (Claro, Intel no tiene que solventar gastos de R&D tan abruptos como los de ATI y Nvidia porque su negocio de chipsets ya tiene más que cubiertos los costos fijos). Como consecuencia de un mejor precio, lo más probable es que ese i945G sea un exitazo en el mercado OEM y de ensambladores.

Recapitulando, la pista se pone cuesta arriba para los planes de ATI y Nvidia en lo que a chipsets para Intel se refiere. Para VIA y SIS el camino está cuesta arriba hace tiempo pero no está de más mencionarlos. En su conjunto todos deben mirar con preocupación el futuro porque aquí entra el tema propaganda, y es que el i945G puede ser un muy buen chipset pero eso no importa. Pueden venderlo super barato, pero de nuevo eso no mporta. Lo que si importa es que se viene una campaña muy en la onda Centrino.

Y es que una compañía talentosa puede competirle a Intel inventando un chipset realmente novedoso y potente. Es más, con algo de esfuerzo, también se puede competir en precio aunque eso implique resignar gran parte de las utiliidades. Pero competir contra el presupuesto de márketing de Intel? No, ahí si que nadie puede competir.

Fuente:
The Inquirer
Y la filosofía barata del Tio Avena con Miel.

CHW, todos los derechos reservados.