Pirata verá “Sueños de Fuga” en rotativo

por

Por primera vez, un pirata pagará con cárcel por del delito de grabar en video dentro de un cine. Un examen más atento de la historia muestra que acusado tenía varias otras yayitas que terminaron por sepultarlo.

Por lo crudo de esta historia aconsejamos que no sea leída por gente sin criterio formado.

Johnny Cien Pesos

Nuestra historia comienza en un subirbio de Los Angeles, California.

Un niño pequeño debe sufrir las mofas de sus compañeritos de curso. Su nombre es Johnny Ray Gasca, pero todos se ríen de él y lo llaman Johnny Gay Rasca. Cada jornada debe soportar las risotadas, los cachamales y el hurto de su colación.

Sin talento para los deportes, Gasca desarrolla otras actividades para las cuales resulta tener facilidades, como el monito mayor, el memorión y en genral todo lo que implicara copiar algo para reproducirlo en otro medio.

Sin embargo como esto no es una mala copia de Mea Culpa, dejaremos hasta aquí el intento de biografía trágica barata y señalaremos lo siguiente: en algún momento de su juventud, Gasca empezó a hacerle a “la mala vida” y a juntarse con patos malos, de suerte que a partir de fines de los 80 se fué detenido en múltiples ocasiones por delitos menores, hasta que en 1992 finalmente fué a la carcel por intento de asesinato.

Carrera criminal

No sabemos exactamente las circunstancias que rodearon este traspié en su vida, y de hecho tampoco sabemos cuánto duró el castigo, pero lo cierto es que Gasca desapareció del mapa hasta que el 2002 reapareció en el mundo del hampa ahora como pirata de películas al ser detenido grabando “El Núcleo” dentro de un cine en Burbank.

Un año después volvió a ser sorprendido, esta vez grabando “Anger Management” junto a dos compinches. En esa ocasión el amigo del año huyó dejando a sus dos amigos (por cierto, ciudadanos modelo) a merced de los guardias.

El sistemático interrogatorio a los cómplices que consistió en ver una y otra vez la película “Sub Terra” resultó en una florida confesión la cual culminó en la casa de Gasca allanada por el FBI en conjunto con inspectores de la MPAA, los cuales se quejaron de amenazas por parte de Gasca quien presumió de poder hundir a la industria liberando las filmaciones de todas las películas sin estrenar que existían.

El allanamiento permitió a los detectives hacerse con varios equipos de copiado de DVD, cámaras digitales y análogas, cientos de DVD copiados a la mala, identificaciones falsas que incluían credenciales de la MPAA, y finalmente dos diarios de vida en donde Gasca escribía sus ingresos, los cuales ascendían a 4500 dólares a la semana. No sabemos si tenía dos diarios por la manía de copiar las cosas o fue un intento fallido por duplicar sus ingresos.

Gasca fué llevado a juicio ese mismo año bajo los cargos de violación de derechos de autor, falsificación de documento público y amenazas. Se le permitió la libertad vigilada para preparar su defensa en el jucio que tendría lugar el 13 de Enero del 2004 pero una semana antes se escabulló de los oficiales que lo vigilaban, permaneciendo más de un año en la clandestinidad.

Finalmente, fué capturado en Abril del presente año en un hotel en Kissimee, Florida. Su habitación estaba llena de DVD piratas y copiadores por montón.

El jueves pasado, Gasca fué declarado culpable de todos los cargos, a los cuales se agregó el de escapar de la justicia.

Con Gasca cumpliendo condena, a nadie le quedarán ganas de filmar dentro de lo cines, práctica que CHW condena fervientemente por la mala calidad de audio y video que se consigue.

Por otro lado, hasta la edición de esta noticia continuaba sin haber un castigo formal para los tarados que hablan por celular, las viejas que van a conversar, los mocosos que comen cabritas al estilo Coca Mendoza y las guaguas que lloran.

Fuente: Slyck

CHW todos los Derechos Reservados.