Lo mejor es compartir

por

Pasados los anuncios iniciales y benchmarks , se aproxima la hora en que ATI debiera intentar difundir la tecnología Crossfire, o de lo contrario un potencial éxito de ventas se quedará estancado como un prototipo de buen rendimiento.

Y para consegir más difusión, ATI ha dejado entrever que dará un paso atrevido pero ingenioso. Entérate de esto en una fábula metafórica llamada “Jardín Infantil El Pequeño Fabricante”.

Conocimientos del Jardín Infantil

El jardín infantil es la primera instancia que un individuo tiene para interactuar con sus similares.

Es normal que que hasta ese momento los niños pequeños hayan restringido sus relaciones humanas a los padres que los miman y protegen, o los hermanos que los martirizan y a veces alguna tía, que los cargosea y les da besos pegotes con olor a colonia de vieja gorda. En cambio llegado el momento de entrar al jardín, la mayor parte del universo se compone de otros niños como él.

Lo más valioso de esta experiencia es enseñar a los niños a desenvolverse en el medio desarrollando cualidades como la tolerancia con otros niños, la capacidad de compartir los juguetes (para los que no tienen hermanos nunca han tenido que compartir), la capacidad de desarrollar lazos de amistad, y a nivel rudimentario, la capacidad de trabajar en equipo. Sin ir más lejos mi primer proyecto de ingeniería civil fue un acueducto que realizamos entre cinco amigos y que nos valió embarrar toda la ropa y ser duramente reprendidos por la profesora, pero la satisfacción del trabajo logrado merecía cualquier inconveniente.

Porqué reflexiono sobre la importancia del jardín infantil? Es porque el jardín es una maqueta que ilustra en miniatura las relaciones interpersonales que componen la sociedad. Y como es viernes y me siento un poco eufórico porque mañana no tengo que trabajar, se me ocurrió que las relaciones entre fabricantes de hardware también son como un jardín infantil, salvo porque no hay profesoras que los llamen al orden y es por eso que todos se arrancan los ojos en su lucha por dominar el mercado.

En la siguente noticia, les contaremos cómo la lección de compartir con los otros niños del jardín, ilustrada por el verso: “El que come y no convida tiene un sapo en la barriga” tuvo su ejemplo en el Jardín Infantil “El Pequeño Fabricante”: dos niños compartieron el sanguche del recreo generando nuevas riquezas y valor agregado.

El sanguche más suculento de la cocina canadiense

En el jardín infantil, los niños más populares eran los que traían la colación más sabrosa. Y en El Pequeño Fabricante, este liderazgo era peleado día a día por el pequeño ATI y el pequeño Nvidia.

La colación del pequeño ATI (nieto de don Gustavo) venía en pan canadiense. Se trataba del delicioso Crossfire, un alimento nutritivo, de buen sabor, que consistía en un pan Radeón más grande que el otro (el pequeño se refería a él como rebanada master) y un relleno secreto que tenía varios ingredientes como la famosa salsa Multi-rendering, receta secreta de la abuela ATI.

Por su parte, el pequeño Nvidia, un niño ricachón que vestía de verde, traía como colación el también sabroso SLI. A diferencia del Crossfire, el SLI consistía en dos rebanadas de pan de molde “geforce” idénticas conectadas por una lonja de jamón llamada “puente SLI”.

Además de Nvidia y SLI, había otro grupo de niños que traían su colación propia pero ésta no era tan sabroca como Crossfire y SLI. Estos niños eran Intel, VIA, SIS y Uli y aspiraban a ser tan populares como los otros dos, y a que sus colaciones fueran apetecidas por todos los niños.

Finalmente, había niños que no traían su propia colación sino que dependían de que alguno de los otros les convidara. Algunos eran amigos de ATI y otros sólo se juntaban con Nvidia, pero los más pillos jugaban con ambos como en el caso de los pequeños DFI y MSI que se las arreglaban para probar Crossfire y SLI, abarcando un mercado más amplio lo cual en el jardín significa que te llenas mejor la panza.

Los niños más pobres como ECS y PCChips eran discriminados por el resto de los alumnos del jardín y apenas podían aspirar a que VIA o SIS les convidaran de su colación para no morirse de hambre.

Como dato anexo, se rumoreaba que Uli estaba trayendo comida de excelente calidad pero como pocos la habían probado todavía no ganaba en popularidad.

Y un día ATI decidió que si le daba a Intel la receta de su colación Crossfire, renunciaría a la exclusiva a cambio de ganar más difusión que la colación SLI del pequeño Nvidia.

Inteligente movida de ATI

Tal como lo leyeron, ATI decidió que era capaz de renunciar a la exclusividad del Crossfire permitiendo que Intel la utilizara también en su chipset Intel 955X. Lo que aparentemente es una locura es en realidad una astuta movida como explicaremos a continuación.

Por un lado en un mundo ideal a ATI le convendría que todos los usuarios optaran por placas con Crossfire y de ese modo su invento aplastara a Nvidia, los cuales a su vez aspiran a lo contrario.

Aunque una placa Crossfire puede usarse en modo mono-VGA con una tarjeta NVidia y una placa SLI puede usarse en modo simple con una placa ATI, está claro que no pueden usar los gráficos duales con una tarjeta de la competencia. En otras palabras, por cada placa Crossfire que se venda, tarde o temprano se venderán dos radeon. Por cada placa SLI que se venda, alguien tendrá que comprar dos Geforce. En este escenario el valor estratégico de imponer su chipset conlleva también el éxito o el fracaso de su tarjeta de video para la presente y la futura generación. Esto último equivale a decir que no basta con que el R520 o la Geforce 7800GTX sean mejor que la vga de la competencia, sino a que para imponer su vga necesariamente tienen que imponer su chipset.

ATI ha entendido el trasfondo de esta lucha de fuerzas ha lanzado drivers gráficos que permiten usar dos tarjetas de video en una placa con chipset Intel 9550 GTX. En otras palabras, esto equivale a decir que el nuevo chipset Intel a lanzarse en agosto soporta Crossfire.

Haciendo un esquema bastante burdo, si en total hay 900 placas madres y cada una puede ser Intel, ATI o Nvidia, en un equilibrio perfecto hay 300 placas Intel y otras tantas ATI o Nvidia.

Si una persona compra una placa ATI compra dos radeones. Si esa persona compra una placa Nvidia compra dos Geforce y si compra una placa Intel tiene un 50% de posibilidades de comprar Radeon o Geforce.

En este escenario ATI y Nvidia venden 750 VGA cada uno.

Por cada placa de su marca que se venda, el fabricante vende un chipset y por eso sus esfuerzos de márketing apuntan a vender más placas. Con la maniobra de ATI, la campaña publicitaria que muestra las maravillas del crossfire ahora benefician también a Intel. Claro, nadie sabe para quién trabaja. Pero ATI ha sido capaz de ver más allá:

Al soportar Crossfire, las personas que compren una placa Intel no sólo tienen más posibilidades de comprar una Radeon antes que una Geforce, sino que probablemente compres dos Radeones en vez de una! En el ejemplo anterior, si cada fabricante vendiera 300 placas madre, Nvidia seguiría esperando vender 750 Geforces, pero ATI aspiraría a vender 900 Radeones.

Nunca entendí de probabilidades

Da igual porque el ejemplo está simplificado al extremo. El punto es que ATI no sólo gana plata por vender su chipset sino que gana mucho más por vender sus VGA, y aunque tenga que regalarle la tecnología Crossfire a Intel, con eso logrará que se vendan más radeones en el mundo porque los que compren una placa con chipset Intel 955X querrán probar sus gráficos duales.

Nvidia no se ha dormido en los laureles y hemos recibido rumores de que en algún momento venderá la licencia para usar tecnología SLI en chipsets que no sean Nforce. No recuerdo bien de donde saqué esto pero la cosa es que en un futuro no muy lejano, podríamos tener SLI soportado en chipsets Intel, VIA, SIS y Uli.

Hasta ahí las noticias, adelante estudios.

CHW, todos los derechos reservados

Fuente: The Register
Digitimes