CSS en 30 segundos

Desde hace un tiempo ya, el CSS (Cascading Style Sheets) se ha instaurado como el método per-sé para diseñar páginas web. Básicamente el concepto detrás del CSS es que el contenido de una página (en la mayoría de los sitios, ahora dinámico) es absolutamente independiente de su diseño. La gracia es que el archivo CSS, que contiene toda la información del diseño — color de los links, de los backgrounds, etcétera — es un archivo independiente que es “leído” por todas las páginas de un sitio. ¿Cuál es la gracia de esto? Que si quisiéramos cambiar -por ejemplo- el tamaño de la tipografía de FayerWayer basta con cambiar un par de números en un sólo archivo. Y listo.

La segunda ventaja de trabajar con CSS es que los navegadores de los celulares simplemente se saltan el archivo CSS, ergo, las páginas son mucho más livinanas y efectivas para ser desplegadas. Para que entiendas mejor, mira este GIF animado que muestra el proceso del diseño de un sitio desde cero con CSS. Después compara la página al principio con el resultado final. ¿Cambia, no? Pero lo que no ves es que el .html incial es básicamente el mismo.

Aquí puedes pillar ejemplos de cosas entretenidas que puedes hacer con CSS.

Link: CSS en 30 segundos