Busquen el mate, saquen el tejido

por

El centro de madres otrora conocido como Linux se ha trenzado en un enjambre de dimes y diretes provistos de más contundencia y peso dramático que Brujas, La Granja y la lucha libre de los sabados.

Después del desaguisado entre Linus Torvalds y Andrew Tridgell, Bruce Perens ha decidido meter la cuchara. Esto no termina aqui señores.

Antecedentes

Tal como nuestro webmaster, opinologo en sus ratos libres, Zuljin nos contó en este Thread, hay una áspera polémica derivada de las declaraciones de Linus Torvalds, fundador, impulsor y en buena parte autor de lo que es la no-plataforma Linux, y Bruce Tridgell, creador de Samba y alguna vez segundo al mando en IBM en lo que a Linux respecta.

Argumentos

Linus Torvalds, como prócer del sistema de código abierto más importante del mundo, defiende a brazo partido el derecho de todo programador a trabajar en proyectos open source intercolaborativos y la cacha de la espada… peeero, también aprueba que un programador que ha trabajado muy duro quiera proteger su propiedad intelectual convirtiéndola en código propietario, privado y pagado.

Lo que aparentemente puede ser un contrasentido, no lo es tanto si consideramos que esto equivale simplemente a decir: “si quieres regalar tu trabajo, adelante. Si no quieres hacerlo, adelante también”.

Bueno, resulta que el Kernel de Linux, que recibe aportes de cientos de programadores de muchas partes, ocupa una herramienta para mantener unidos los distintos aportes. Esa herramienta se llama Bitkeeper y, pese a que en un primer momento era pública, pasó a ser privada visto que la empresa que lo creó, Bitmover, estaba registrando bastantes pérdidas al año.

La privatización de Bitkeeper tenía por objeto dejar de desangrarse y acaso ganar plata por su software… y Linus les encontró razón.

Ahora bien, resulta que este señor Tridgell no estaba ni ahí con este software no-libre, así que hizo ingeniería inversa para ver cómo funcionaba y así desarrollar su propia versión, una versión gratuita.

Larry McVoy puso el grito en el cielo, y fué apoyado por Torvalds el cual emitió duras declaraciones contra Tridgell, contra quien no se sabe si habrá demanda, patada en las posaderas, escupitajo en el ojo o el simple y clásico “mirar feo”. Se nos ha comunicado que camotera y peladilla han sido descartados por ser una práctica propietaria de Microsoft.

Contraargumento

Bueno, Tridgell no ha abierto el tarro (no, no seas geek, no hablamos del PC) aparentemente por consejo de su abogado… pero no por eso la polémica quedó falta de respuestas.

Bruce Perens, uno de los líderes de opinión del mundo GPL, ha salido en defensa de Tridgell en tiempo record. Las declaraciones hechas a The Register son más o menos las siguientes:

– Muchos de los más de 200 programadores que día a día meten cosas en el kernel no estuvieron de acuerdo en que un software cerrado se utilizara para un proyecto GPL. A Linus esto le importó un carajo, pero no por eso pudo lograr que a los programadores les interesara usar Bitkeeper.

– Tridge se hizo conocido por hacer Samba, un software que permite a computadores no Windows interactuar con el entorno de red de windows. Samba no se hizo robando un programa de microsoft y disectándolo, sino mirando los paquetes que entraban y salían de windows network, y deduciendo qué hacía el protocolo de microsoft sobre ellos. Fué ingeniería inversa, sí ,pero no hizo nada ilegal, y nadie se quejó. De hecho todos aplaudieron y lo usaron.

– Actualmente, McVoy alega que el código de Bitkeeper es propietario… y esto es verdad. Pero Tridgell en ningún momento disectó el software Bitkeeper. Lo que hizo fue mirar los retazos de código fuente antes y después de pasar por Bitkeeper, y luego hizo ingeniería inversa deduciendo los cambios. Tanto lo que examinó antes como después es software abierto… Bitkeeper no es dueño de un software sólo porque lo “compiló” con su programa.

– Torvalds llegó a un acuerdo con McVoy sin pescar a un montón de gente que se opuso. En este caso, nadie lo va a apoyar porque para empezar a todos les caía gordo McVoy.

– Linus Torvalds suele ser una persona empática y preocupada por los demás. Pero algunas veces puede ser un imbécil, y esta vez lo fue.

Hasta ahí con el capítulo de hoy de la teleserie.
Fuente: The Register