Claudia… como mi mamá, que me abandonó al nacer…

por

Tal como Carlitos y el cartero patudo, los felices usuarios del servicio Web TV se maravillaban diciendo: “Que tiene canales…” hasta que sonaba el timbre y se encontraban con la policía.

Una sabrosa historia para amenizar la mañana y pasar la cañufla.

¿Web TV? No tengo ese canal

No, no lo tienes. Pero alguna vez se pensó en implementar este servicio en Chile. Se trata de un sistema que te permite usar tu TV como browser… con una resolución que te la encargo.

Hace unos pocos años, un buen número de clientes del servicio que ahora se llama MSN TV (adivina quién lo compró) recibieron un mail con un pequeño programita diseñado para optimizar la señal de video de manera de incrementar la nitidez de los contenidos.

El mito de la mente sobre la materia

Como el sentido común te indicará, hay un límite físico que el software no puede sobrepasar. Un monitor en blanco y negro no se volverá SVGA aunque le instales los nuevos drivers a tu tarjeta de video. Un disco de 5400 rpm no rendirá como un SCSI aunque le hagas un formateo de bajo nivel, y tu lector de CD no será capaz de copiar DVD aunque instales ese archivo misterioso que te llegó en el mail, que se llama así como CDtoDVDwriter.sasser.pif.

El problema es que la gente no entiende muy bien los verdaderos límites de un programa. En general hay una tendencia a creer cualquier basura que les digan, y a veces pienso que la existencia del overclock contribuye a acrecentar el daño. Si yo compré un Athlon 1700+ y lo hago funcionar como 2700+, porqué este programita no me dejará grabar DVD en mi lector de CD? Y así la gente cae.

Como bonus track, un amigo mitómano, en tiempos del Atari 520 ST decía que el nuevo modelo (Atari ST-E), que dejaba chico al Amiga, tenía un software que dividía cada pixel de la TV en cuatro, ofreciendo cuatro veces más resolución. Claro, habría que partir de la base que la TV usa líneas en vez de pixeles, pero bueno, allá él. Eramos chicos en ese tiempo.

Volviendo al tema de la TV

La gente que instaló el programita a lo mejor se sugestionó para encontrar que, efectivamente, sí se veía más nítido, pero lo que no se esperaban era que al rato de estar usando el servicio, sonaba el timbre y llegaban los pacos.

Cuando eso pasaba la gente corría arrancando plantitas medicinales del patio, echando polvitos mágicos y tabletas bailarinas al WC, dando vuelta el Rembrandt del living, escondiendo los 9 millones de dolares bajo el tinglado del suelo y arropando el cadaver de la suegra para que pareciera profundamente dormida.

En realidad la policía no venía por nada de eso, sino porque el Web TV habría estado llamando intermitentemente al servicio 911, los que detectaban el origen de la llamada y despachaban una patrulla. ¿Qué hacía el Web TV llamando a urgencias? Fácil: todo estaba en el programa trucho que habían instalado.

Culpable soy vos

El gordo David Jeansonne, de 44 años, residente en Metairie, Louisiana, se declaró culpable de haber enviado el virus, siendo condenado por el juez Ronald M Whyte a pagar 27.100 dolares a Microsoft -proveedor del servicio- y a pasar 6 meses en prisión, luego de lo cual pasará otros 6 meses bajo arresto domiciliario. Según los entendidos, el arresto domiciliario no le va ni le viene porque el gordo no salía ni pa los temblores. Lo más lejos que llegó durante los últimos años fué a recibir la pizza a su puerta.

Bueno, esta historia puede parecer irrelevante, pero es un ejemplo más de que el crimen no paga. Los que pagan son los rehenes.

A todo esto, pensé que Metairie, Louisiana era un escenario ideado por Anne Rice para ubicar a su personaje Cortland Mayfair, pero veo que es una localidad real. La vida nunca deja de sorprendernos.

Fuentes:
The Register
Reuters