Apple Cinema Display: cuando lo caro cuesta caro

Apple Cinema Display: cuando lo caro cuesta caro

por

Por un enfermizo sentido de las compensaciones, cuando compramos algo sospechosamente barato y después de un tiempo nos falla decimos: “Mea culpa, eso me pasa por comprar cosas baratas…”

Pero qué pasa cuando te has gastado un dineral y las cosas fallan igual? Pues en ese caso puede que tengas un cinema display de Apple.

Hay monitores y monitores

Sin duda, el monitor más peligroso, al menos para nosotros los chilenos, fué el monitor Huáscar, que arreó con la Esmeralda y su tripulación, ocasión en donde murieron el teniente Bello, la sargento Candelaria, el capitán América, el comandante Norton y el Mariscal, culpable de la posterior marea roja.

Después de ese desgraciado pero glorioso accidente, la Esmeralda sólo pudo ocuparse como buque escuela, pero al Huascar le fué peor porque terminó convertido en museo. Otros barcos de la época terminaron como hospitales, iglesias y finalmente uno terminó como el barco pirata de Fantasilandia.

Ok, lo admito, la historia no es mi fuerte, por eso me dediqué a los tarros. Lo que pasa es que en mi familia siempre se dijo: “hay que mirar hacia el futuro”.

Bueno, el futuro para Apple es una ciencia más confusa que la meteorología. Por un lado, cuando saca a la luz su versión número 94 del I-pod, uno dice: “qué bien posicionado que está Apple”. Pero de vez en cuando corren otros rumores y uno dice: “Nooo, si yo siempre supe que Apple se hundiría”.

Un ojo de la cara

Esta frase es un poco redundante. Si no es un ojo de la cara, qué otro ojo podrías ocupar? Hay gente que tiene ojos de gallo en los pies, pero difícilmente los aceptarían en parte de pago.

La cosa es que Apple, hace ya 3 años, sacó su primera generación de Cinema Displays, monitores LCD en formato wide screen francamente de lujo. El tope de línea por esos tiempos tenía 23″ y una resolución de 1920×1200.

Hace algunos meses, se lanzó la segunda generación de cinema displays, que es bastante más pintosa.

Acá puedes comparar:

Primera Generación

Segunda generación

La actual generación viene en tamaños 20″, 23″ y 30″. La más barata vale 1300 dolaritos así que anda pensando cuánto cuestas las otras. Entre otras cosas, estos nuevos Cinema Display tienen entrada DVI (mínimo!) más dos puertos USB 2.0 y dos Firewire… que no me pregunten cómo se usan pero creo que podrías por ejemplo usarlos como hub o bien para conectar una cámara miniDV directamente. La pantalla de 30″ tiene una resolución máxima de 2560 x 1600.

Pese a que la segunda generación se ve bastante choriflai, y mejor que la primera, hay dos problemones que te puedes pescar si compras una de estas maravillas.

Güena garantía y cruza los dedos

Para lo que cuestan, es harto penca que la garantía dure sólo un año. Sí, leyeron bien, un año y pare de contar. Ahora, por 200 dolares más accedes a una garantía extendida de 3 años… pero esa promoción sólo es válida si compras además un powerbook o un powermac. Así no hay billetera que aguante, no creen?

Pero el problema de las garantías no sería nada si no fuera porque estos LCD tienen una tasa de fallas bastante alta. No es que se mueran de un día para otro, pero sí tienen algunas pifias en el despliegue de imágenes y las combinaciones de colores.

Lo más preocupante de este tema, es que en los foros de Apple la empresa ha empezado a borrar los tópicos de usuarios que reportan este problema, lo cual habla por un lado de la gravedad y magnitud del problema, y por otro de la mala actitud que Apple está teniendo hacia su clientela.

Hace unos años, Apple invirtió 100 millones de dólares en Samsung para ayudarlos a producir pantallas LCD que cumplieran con sus necesidades. Por alguna razón, ahora Apple se cambió a LG, y es LG la empresa que está fabricando los Display defectuosos.

Cabe preguntarse… ¿porqué Apple se cambió después de haber invertido tanta plata? No parece tener sentido. Segundo, si se cambió únicamente porque LG le ofreció un precio menor, no es evidente que se ensartaron y obtuvieron un producto de menor calidad? Finalmente, si es que ese ahorro es tan ostensible como para olvidar la inversión en samsung… no debiera notarse al menos en el precio final que percibe el usuario, sobretodo considerando que el producto es sólo reguleque?

Fuente:
Apple
Neowin