Cuánto quieres apostar a que llegan a Chile?

por

Desde que apareció la Geforce 6200 en versión PCIe, y dado su potencial overclockero, todos los pobres de espíritu soñamos con tener una en formato AGP para probarla en nuestros tarros sin PCIe.

El problema era el sobreprecio a pagar cuando se pasa de PCIe a AGP… pero eso podría cambiar. Si te interesa pincha en “LEER MAS” sino, en “LEER MENOS”.

El puente sobre el rio Kwai

Como algunos sabrán, existe una tecnología que permite que una tarjeta fabricada para PCIe pueda funcionar en una placa con puerto AGP.

La tecnología se llama “Puente HSI” en el caso de Nvidia, y es un componente adicional que traduce una arquitectura a otra para que el AGP entienda de qué corchos está hablando la VGA.

El problema es que este puente es bastante caro así que una tarjeta PCIe que sea Buena, Bonita y Barata se convierte en una tarjeta BBC al pasarla a AGP, por lo que pierde gran parte de su atractivo.

Evidentemente, para tarjetas más caras, el recargo proporcional de agregar un puente HSI incide menos en el precio, pero para el modelo “poor bastard user” un 15% adicional es ridículo.

En atención a esto, los taiwaneses le dijeron a Nvidia: sabe, la solución Geforce 6200+puente HSI al final no sale nada de barata, y de verdad al precio que está saliendo la tarjeta se desperfila, por apuntar a otro segmento.

Nvidia escucha y obedece

No en vano el gigante de los GPU tiene una relación fructífera con los ensambladores taiwaneses desde hace más de 6 años, y sabe bien que los chinitos entienden el negocio.

Así, pues, bajaron a las mazmorras a buscar a los antiguos dioses primigenios (a.k.a. ingenieros R&D con sueldos inciertos) y les dijeron: hágame el NV44a. Los ingenieros se excusaron diciendo que no sabían hacer eso. Uno hacía la rueda y otro hacía la catarata invertida, pero el NV44a sonaba a una posición realmente complicada.

Bueno, el NV44a como ustedes habrán captado, no era una acrobaciá ni una posición, sino un nuevo GPU que pudiera solucionarle el problema a los taiwaneses.

Finalmente salió humo blanco (cuando enchufaron una PCIe a un puerto AGP) pero luego dieron con una solución más decente. Rehicieron el núcleo usando la misma tecnología de la 6200 PCIe, pero diseñándola para comunicarse nativamente con el puerto AGP, osea chao HSI y vamos ahorrando.

Implicancias

Primero, esta tarjeta debiera costar parecido a una 6200 PCIe, así que con todas sus letras, aquí tenemos nueva reina. Faltaría que el mercado gris la trajera a la brevedad (provisto que salga a la venta pronto).

En segundo lugar, esta tarjeta no es capaz de hacer Turbo Caché, que es una tecnología específicamente soportada por PCIe. Esto es bueno porque no van a engañar a incautos con la “memoria compartida” de las TC, pero es malo para los ensambladores que a la hora de armar PC con AGP, optarán por el video integrado en vez de la solución semi/independiente de las TC.

Fuente:
The Inquirer