Si no hay video integrado metámosle una Radeon 9250

Si no hay video integrado metámosle una Radeon 9250

por

Como ya hemos dicho, PCI Express llegó para quedarse. Y como tal deberá llenar todos los segmentos de mercado, gamers y no gamers por lo que hay que ofrecer tarjetas de video de todos los segmentos.

PowerColor Radeon 9250 GameFX

La verdad es que de Game tiene bien poco pues la Powercolor 9250 GameFX es una 9200SE pasada a PCI Express. Y en un mundo de Doom 3 y Half Life 2, un ancho de banda de 64 bits, memorias de 5 nanosegundos y GPU que sólo soporta hasta Dx8 nos dicen que la inversión para jugar quizás no fue la correcta. Quizás…

Estamos claros que para un jugador que gastó muchas lukas en una placa madre PCI Express y procesador ad hoc (ya sea AMD o Intel) comprarse una Powercolor 9250 GameFx serí­­a como comprarse un Porshe y ponerle ruedas de un Lada Samara. Pero no por eso la tarjeta no tiene razón de ser… mirémoslo desde otra perspectiva.

No todos son gamers

Recordemos que no sólo los gamers tienen el privilegio de aprovechar el PCI Express. Hay muchos usuarios avanzados que no juegan, sin embargo necesitan poder de CPU y mucho ancho de banda para acceder a disco (un arreglo de discos SATA cabrones, por ejemplo) por lo que PCI Express le viene de perilla. Obviamente ellos también necesitarán un dispositivo de video para que el bicho le funcione pero no gastarán 150 mil pesos en una GeForce 6600 que no aprovecharán. Entonces tienen dos opciones: van por Intel y su Video Integrado o por AMD más una tarjeta de video barata.

Vean el análisis de MaximoPc