EMT64: hora de mostrar las cartas.

por

Han pasado más de dos meses desde que las distros de Linux empezaron a incluir soporte para EMT-64. ¿Qué ha cambiado desde nuestro artí­­culo “Toma cachito de goma! ” y el presente?

Principalmente, que se ha realizado el primer bench que compara el performance de 64 bits entre AMD e Intel, y es hora de ponerle cifras al asunto.

Alea jacta est: el intro absurdo de rigor

Significa “los dados están echados”. Algunos dicen que Alea significa “suerte” pero mis averiguaciones me han llevado a averiguar muchas cosas… y no, no es que me haya convertido en Joe Pino, sino que “suerte” y “dado” se dice igual en latí­­n. Supongo que la frase “la suerte está echada” que se le atribuye a Julio César es sólo producto de la traducción arbitraria de Shakespeare. Lo mismo es posible que César haya dicho “los dados están echados” y haya tenido que entrar a Roma como penitencia por perder en un partido de cacho o “dudo”.

¿Qué tiene que ver esto con el set de instrucciones EMT-64 de Intel? absolutamente nada querido lector, es sólo que he descubierto que a medida que uno se vuelve más feo, la única manera de mantener el éxito con el sexo opuesto es hablar rápido y marear a la posible conquista… por lo que me he acostumbrado a transmitir a altas velocidades y casi sin contenido.

Roadmaps escritos a mina

No tiene sentido culpar a Intel por rehacer sus roadmaps. La planificación es un arte que no dista mucho del tarot, y en un mercado cambiante, no tiene sentido amarrarse las manos sólo por ser consecuente… Intel lo sabe y ha reescrito sus predicciones.

En octubre veremos un Pentium 4EE de 3.4 Ghz y 2MB de caché L2, que será seguido, antes de fin de año, por un Prescott de 3.73 Mhz con los mismos 2MB de L2. Estos dos procesadores serán capaces de funcionar con un FSB de 1066 Mhz.

El Prescott F Extreme Edition viene a romper prácticamente con todos los planes anunciados, y a establecer nuevas reglas. Básicamente, tiene todas las caracterí­­sticas que alguna vez se anunciaron sólo para el Xeon, como el set de instrucciones EM64T, la tecnologí­­a XD (la versión intel del NX de AMD) … y por último ni siquiera será nombrado como los demás, con un código 7xx o 5xx. Simplemente volverán a denominar los procesadores según sus Mhz. En pocas palabras, Intel cambió el CPU que pensaba destinar a workstations hacia el mercado desktop, para repotenciar su lí­­nea.

¿Cuánto rinde realmente este procesador? Aparentemente serí­­a imposible saberlo sin tener uno de esos ejemplares.

Antecedentes

Si leen la noticia “Toma cachito de goma! ” sabrán que las distros de Linux, empezando por Red Hat enterprise, llevan dos meses incorporando, con mayor o menor éxito, el set de instrucciones EMT-64, la respuesta de Intel a los CPU de 64 bits de AMD, que como piedra angular permite manejar cantidades de memoria por sobre los 4GB.

En ese momento Red Hat habí­­a encontrado serios inconvenientes que logró parchar, a medias, usando rebotes al estilo himem.sys para acceder a la memoria ulterior a los 4GB.

De buenas a primeras, la implementación o no implementación del set aportaba antecedentes, pero no cifras ni hechos porque… con qué CPU intel podrí­­an probarlo? Claramente, no con el Itanium 2, que es casi tan incompatible como los campeonatos y la UC… qué desgracia la derrota de anoche entre paréntesis.

Pero todo llega a su tiempo

El EM64T Xeon de 3.6 Ghz es básicamente el mismo procesador que dentro de algunas semanas será lanzado como Pentium 4F en socket 775 (aunque probablemente lo veamos publicitado sin la F) así­­ que es completamente factible tirarse con unos benchs ahora mismo.

Como nosotros redactamos mal, tuvimos que pedirle a Anand que nos hiciera los benchs… naaah, si seguimos haciendo data-mining en anandtech nos va a empezar a crecer un turbante en la maceta.

Los benchmarks aplicados por Anand se basaron en la distro SuSE 9.1 Pro (x86_64) y se fueron muy por el lado de los benchs sintéticos. El contendor del Xeon de 3.6 fue un humilde pero digno Athlon 64 3500+, de apenas 2.2 Ghz de velocidad real.

¿Números?

A eso vamos.

Como primera conclusión, el Hyperthreading no ayuda al Xeon en absolutamente nada en las pruebas realizadas, por lo que no quisimos distinguir entre ambas circunstancias y, para ponernos del lado de la seguridad, nos referiremos siempre al mejor de los dos resultados obtenidos por el Xeon.

Segundo, hubo empates virtuales entre el Athlon 3500+ y el Xeon en pruebas como codificación de audio y compresión de archivos

El Xeon resultó ganador claro en pruebas como powergen, superpi, TCSP y Ubench, lo más sintético de lo sintético, pero cifras son cifras.

El Athlon 64 resulta ganador, aunque por un margen discreto, en pruebas como acceso a bases de datos, y gana claramente en pruebas como Pov Ray (renderización).

En conclusión… al menos en lo que respecta a aplicaciones intensivamente matemáticas, el Xeon sigue valiendo los 850 que cobran por él, mientras que el Athlon 64 3500+ juega un digno papel por los 350 machacantes que vale.

Estos benchmarks no necesariamente representan un resultado definitivo, puesto que el Pentium 4F que veremos en algunas semanas no es exactamente igual al Xeon… pero los resultados debieran ser muy similares, sino iguales, al menos para las pruebas comparadas por Anand.

Sin embargo, la conclusión parece ser evidente: al menos mientras tengan la suficiente fuerza bruta, no hay fuerza en la tierra para obligar al departamento de planificación de Intel a desechar la tecnologí­­a Netburst.

Fuente: Anandtech y.. adivina: también Anandtech