La redención del enemigo público N°1

La redención del enemigo público N°1

por

En 1995, después de pasar 3 años como fujitivo, Kevin Mitnick, el hacker n°1 de la historia, fué atrapado.

Desde entonces tuvo que pasar 5 años en la cárcel, más otros 3 sin internet, para convertirse en el héroe local de un pequeño barrio en las afueras de Detroit.

La historia del hacker

En 1992, Kevin Mitnick, programador introvertido e infatigable, resultó acusado de sustraer información desde los servidores del FBI.

El tipo habí­­a desarrollado una habilidad única para entrar a servidores sin autorización, interceptar mails e incluso intervenir lí­­neas telefónicas. Cuando el FBI empezó a perseguirlo, Mitnick pasó a la clandestinidad, manteniendo a los investigadores ocupados durante tres años.

En algún momento de su vida de undercover, Mitnick entró en los servidores de un computí­­n japonés, Tsutomu Shimomura, que trabajaba en california. El honorable Shimomura se encabronó e inició una persecusión personal, que terminó con Mitnick esposado y escuchando los derechos Miranda en un pequeño departamento de Raleigh, California, en donde además se incautó un PC con manchas de pizza, un quiltro famélico y una muñeca inflable. Llena.

Mitnick pasó 5 años “en el bote” y luego debió cumplir con una restricción de 3 años que le impedí­­a conectarse a internet bajo pena de volver a la capacha. Pasado ese tiempo, el hombre empezó a ofrecer sus servicios como asesor de seguridad informática, algo así­­ como el detective de “El Halcón Maltés” pero con lentes poto de botella en vez de gabardina, y un jarrito de café en vez de la petaca de whiskey.

Cuando Mitnick se encontraba en su despacho,la puerta se abrió de súbito dando paso al detective Keck, de la policí­­a de River Rouge, Michigan. Necesitaban su ayuda.

Oooh, qué emoción!!!

Después que Mitnick tuviera un preinfarto cuando vió entrar a un policí­­a, se tranquilizó y escuchó el problema.

Desde principios de Abril, una escuela secundaria de River Rouge habí­­a estado recibiendo amenazas de bomba, que obligaban a evacuar a todos los alumnos y al staff, incluyendo al portero afeminado y su fiel quiltro “colmillito”. La situación tení­­a nerviosos a los alumnos, y muy choreados a los profesores. Los que estaban realmente en alerta eran los pacos, porque todas estas llamadas ocurrí­­an en el mes de aniversario de la matanza de Columbine.

El detective Keck recibió la investigación, y atinó a rastrear las llamadas. Como en gringolandia hay cientos de compañí­­as telefónicas interconectadas, su rastreo lo llevó únicamente a descubrir que la llamada habí­­a sido encausada, en su último tramo, por SBC Ameritech, empresa que entró en pánico cuando se le levantó una orden judicial para revelar información sobre las llamadas.

Incluso con la orden en curso, Keck buscaba una aguja en un pajar… la llamada podrí­­a haber sido hecha usando la TLP de Ballero, un celular peruano, una llamada desde Europa, un teléfono público, etc etc

Decidió consultar con El Maestro. Habí­­a visto a Mitnick en un programa de TechTV, un canal de cable, decir que hay trucos muy sencillos para engañar al caller ID… y repitió lo mismo frente a Keck.

El equipo de paco y hacker se encaminaron a las dependencias de SBC Ameritech, en donde Mitnick restringió habilmente los datos realmente necesarios. Una investigación deconstructiva los fue llevando de compañí­­a en compañí­­a, ruteo por ruteo, hasta el proveedor de celulares Sprint PCS, compañí­­a que habí­­a ruteado las llamadas hacia el sistema fijo interconectado.

La investigación se enfocó en buscar las llamadas hechas desde esa compañí­­a a la escuela desde ese proveedor. Una reducida lista de sospechosos empezó a tomar forma, y una nueva llamada amenazando con bomba terminó por desenmascarar al culpable.

Era un muchacho de 15 años que llamaba desde su misma sala, aparentemente para salir antes de clases.

¿El resultado? El estudiante bromista difí­­cilmente irá a la cárcel, pero según Keck, “se tomará alguna medida para devolverlo al buen camino”.

Mitnick es ahora un héroe local en River Rouge. De a poco disfruta de un reconocimiento que de seguro le era desconocido. “No fué nada” dijo, “Simplemente quiero evitar que la inteligencia de ese chico se desperdicie, ayudarlo tal como Shimomura me ayudó a mí­­”.

Las vueltas de la vida, Kevin Mitnick un héroe. A este paso, Luizo Vega se va a volver talentoso y el guatón Santibañez va a ser árbitro fifa.

Fuentes:

The Register
Takedown
Perantivirus