logo
CHW 13/04/2004

Intel hace realidad lo que rejuró que nunca ocurrirí­­a.

Se tratarí­­a de una plataforma que es compatible con Xeon y con Itanium, siendo el segundo un procesador que ni siquiera es compatible con X86.

¿Qué clase de engendro planea lanzar Intel?

Estos dos procesadores son la lí­­nea de servidores de Intel. El Xeon es de 32 bits, compatible con X86 y con una arquitectura similar al Pentium.

El Itanium es un procesador de 64 bits, que sólo funciona con software especí­­ficamente desarrollado para él, y que maneja el set de instrucciones IA-64. Este set no tiene absolutamente nada que ver con el set AMD-64 que manejan los Opteron y Athlon 64, sino que es absolutamente especí­­fico para el Itanium.

Esta especificidad ha llevado al “Itanic” a hundirse progresivamente, debido al alto costo que le significa a una empresa adquirir software especí­­fico para esta plataforma. Por lo mismo ha perdido terreno frente al Xeon y durante el último año frente al exitoso Opteron de AMD.

Como se sabe, Intel ha decido sacar una ampliación a su set IA-32 (que es común para Pentium y Athlon) que le permita emular o imitar las extensiones de 64 bits de AMD. Como son orgullosos y solapados, no admiten que su apliación es lo mismo que AMD-64 sino que pretenden haber creado un set propio pero compatible con Windows XP 64 bits.

Esta ampliación que Intel promete se empezará a aplicar a fines de este año en los nuevos Xeon, con soporte para 64 bits y en perspectiva, contribuirá a desplazar aún más al Itanium.

La medida insinuada por Intel serí­­a habilitar el set IA-32 en el Itanium, y sacar una plataforma en donde en una misma placa madre el usuario pueda elegir si enchufar un Xeon o un Itanium.

En este momento el Xeon tiene socket mPGA 630 ZIF y el Itanium socket mPGA 700 ZIF. Hacerlos compatibles requerirá necesariamente cambiar el socket de uno o de ambos, porque no creo que pretendan habilitar la compatibilidad con un riser picante. A nivel de arquitectura, aunque ambas plataformas son distintas, sí­­ comparten componentes en común, como el chipset Summit de IBM. Eventualmente aprovecharán sus sinergí­­as para compatibilizar a los dos mastodontes.

La verdad, la idea de intel no es mala, aunque hay que hacer la salvedad de que este Itanium bastardo tendrá que salir adelante a punta de fuerza bruta y 32 bits, porque si la idea general es abaratar costos y volver accesible el Itanium, ni hablar de hacerlo correr con software propietario que es carí­­simo. En otras palabras, en esta nueva generación el Xeon correrí­­a a 64 bits, y el Itanium sólo a 32. Es el mundo al revés.

Fuente: X-Bit Labs