Intel descubre cómo arreglar sus problemas

Intel descubre cómo arreglar sus problemas

por

De hecho, no es totalmente un descubrimiento porque el ser humano lo viene haciendo desde el principio de los tiempos.

La gracia es no buscar una solución, sino encontrar a quién echarle la culpa.

No estoy seguro si les advertimos en algún momento sobre el socket T o socket 775, la próxima interfaz que reemplazará al socket 478 de los P4 y que en conjunto con el Prescott revolucionarán el mundo de la informática. El sarcasmo es deliberado.

Sucede que este socket 775 no tiene 775 hoyitos sino que 775 pines… ahora los contactos están en el CPU, pero no son hoyitos, sino sólo un dibujito que hay que calzar.

Este sistema permite poner los pines más cerca unos de otros logrando más conexiones en el mismo espacio, y un CPU menos delicado. La vulnerabilidad, eso sí­­, pasa ahora al lado del socket que puede tener pines quebrados o doblados.

Ahora, cuando instalas el CPU, tienes que rogar que todos los pines estén en contacto con el procesador, y que la presión que aplica el clip sea uniforme, o de lo contrario se dañarán la placa, el CPU o ambos.

Por otro lado, las pruebas demuestran que después de 2 o 3 instalaciones de un CPU, es inevitable que estos pines se doblen o se quiebren. A diferencia de un socket PPGA, no hay una guí­­a que garantice la verticalidad de los pines, lo cual los converte en potenciales ví­­ctimas del pandeo debido a la presión del clip.

Intel ha descubierto que la mejor manera de no enfrentar su responsabilidad en el diseño de un socket tan frágil, y salió al paso de los comentarios diciendo que cualquier defecto en el socket es responsabilidad de los fabricantes de placas madre que no cumplen con los estándares de calidad.

Polí­­ticas como esta no ayudan en nada a la industria, pero en una segunda lectura, pienso que es un paso más que Intel da hacia el abismo. Que no olviden que existe otro fabricante de CPU que encima ostenta mejores rendimientos y precios más bajos… y que los fabricantes tienen libertad de acción para bajarse de una micro y subir a otra.

Me da por pensar en una tercera lectura: intel quiere ser el único productor de placas madre para socket 775. Esta es la más tirada de las mechas, pero nada es imposible en el reino de Allah.

Fte: The Inquirer