Entrevista al hacker e inventor Mitch Altman

(cc) Ophelia Noor

Aunque muchos asocian el término "hacker" a delincuentes que invaden computadores, el término más amplio se refiere a gente que manipula dispositivos con la curiosidad de ver que pueden lograr. Mitch Altman es uno de ellos.

Primero fue pionero de la realidad virtual, luego fabricó un conocido artefacto llamado TV-B-Gone y finalmente decidió que hacian falta lugares para promover la invención y junto a un socio creó el hackerspace Noisebridge en San Francisco. Su nombre es Mitch Altman y hoy recorre el mundo visitando hackerspaces y promoviendo la existencia de nuevas generaciones de inventores y hackers.

Hay más de 1100 Hackerspaces o Makerspaces que surgieron los últimos años en todo el planeta. ¿A qué se debe? ¿Por qué esa explosión de estos espacios en tan poco tiempo? Esto es porque los hackerspaces cubren dos necesidades básicas que se han reprimido durante mucho tiempo: las necesidades de comunidad y expresión creativa. Un hackerspace es un lugar físico, donde la gente se apoya para explorar y hacer lo que les gusta, a través del hackeo.

"Hackear es tomar algo que ya existe, mejorarlo a través de su manipulación y después compartirlo. Debido a que cualquier cosa se puede mejorar, se puede hackear cualquier cosa. Se pueden hackear computadores y electrónica obviamente, pero también arte y artesanía, ciencia, matemáticas, el planeta... Ya hemos hackeado y podemos hackear lo que sea. Y funciona, aunque no sea fácil, pero es recompensante. Llevó a que yo viva de lo que amo, lo que es apagar televisores en lugares públicos. Yo inventé un llavero que hace eso y pago mi vida con eso." Extracto de charla de Mitch Altman en Ted Talk Bruselas.

Florencia Edwards: He leído que vives viajando visitando makerspaces y haciendo talleres de soldar y hackear por todo el mundo ¿Cuántos Makerspaces has visitado? ¿Qué lugares?

Mitch Altman: En realidad no llevo la cuenta, ¿quizás 200 makerspaces?

FE: Increíble

MA: En todo Estados Unidos, en Canadá, Bélgica, Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Rumania, República Checa...

FE: ¿China?

Mitch Altman: Sí, muchos en China, también Japón. Egipto y algunos en Brasil. Probablemente estoy olvidando algunos ahora…

FE: No te preocupes. Y, tengo curiosidad, ¿cómo son los makerspaces de Japón y China? Dado que son de oriente y no de occidente, hay muchas diferencias?

Mitch Altman: Hackerspaces son Hackerspaces en todas partes del mundo. No hay muchas diferencias, las similitudes son sorprendentes. Aunque, todos los hackerspaces son lugares únicos. Cada uno es perfecto para el grupo que lo dirige y lo hace funcionar. Eso si, hay diferencias culturales que son claves. Hackerspaces en países con economías en desarrollo tienden a estar enfocadas en ganarse la vida con los proyectos que ellos hacen. Aunque, hay muchas personas viviendo de sus proyectos en hackerspaces en todo el mundo, incluso en lugares con depresión económica, como Detroit.

Me encantaría ver más gente viviendo de proyectos que aman. Hackerspaces y Makerspaces son ideales para explorar y encontrar ese tipo de proyectos. Lugares con economías menos robustas tienden a recibir más soporte de sus gobiernos locales (o incluso nacionales). China, aunque a su economía le está yendo bien, tiene burócratas de la educación superior que están muy interesados en ayudar hackerspaces. Por otro lado en Chile, la cultura tiene que cambiar para poder comenzar a incentivar a la gente a explorar sus poderes creativos.

La economía (entre otras cosas) se vuelve bastante más positiva si una cultura está llena de gente explorando su creatividad. Se hace posible mucha más innovación. Innovación que resulta en buenos servicios que son perfectos para la cultura local. Esto es lo que puede comenzar el salto hacia una economía local sustentable. En China, por ejemplo, la innovación está sucediendo hace mucho tiempo, pero está orientada hacia lograr que productos y bienes para occidente sean más baratos y de alguna forma, mejores. Este tipo de innovación sólo tiene ganancias a corto plazo. Lo que China (y todos) necesitan son bienes y servicios que sean buenos para la cultura local donde esos servicios y productos se están creando. El mundo necesita que las personas exploren de forma creativa lo que aman, y que hagan lo que les gusta. Esto es porque si las personas aman algo, es altamente probable que a otros alrededor de ellos también les va a gustar. Y de esa forma se generan bienes y servicios que son buenos para la cultura. Y todo esto, al parecer y como me ha tocado ver, es contagioso. Se expande. Y cada vez más personas entran en ese proceso creativo. Y una economía robusta y local se vuelve posible.

Esto tiene que pasar en todas partes. Muchas más personas tienen que tener vidas que de verdad quieren vivir. En vez de solo seguir movimientos. Cuando las personas están haciendo lo que les gusta, cosas geniales pasan.

Mitch hackeando. Mitch hackeando.

FE: ¿Y desde cuando que tu estás hackeando y viviendo de lo que te gusta hacer?

Mitch Altman: El movimiento hacker y maker ha existido durante bastante tiempo. Aunque solo recientemente le pusieron ese nombre. Yo me volví parte del escenario hacker el año 2006, cuando fui a mi primera conferencia de hackers. Pero he hecho lo que me gusta por mucho tiempo. Pero no me había dado el tiempo ni la energía para realmente poder vivir y sustentarme de lo que me gusta, hasta que me conecté con los hackers y makers. Fue gracias al apoyo de la comunidad del mundo de los hackers y makers que pude cruzar ese límite.

Eso si, inventé TV-B-Gone, el primer proyecto personal que me permitió vivir de eso, el año 2003. Y eso fue lo que me abrió para volverme parte del movimiento maker, y ayudarlo.

FE: ¿Y antes de eso alguna vez otros te habían dicho que eras hacker?

Mitch Altman: El término “hacker” existe desde alrededor de los años 50 . Fue creado por la gente del MIT que estaba interesada en modelos de ferrocarriles. Era una expresión muy positiva. Yo no sabía esto hasta que leí el libro de Levy “Hackers” (escrito en 1984) el año 2008. Antes de ir a mi primera conferencia de hackers solo había escuchado la definición negativa que la gente conoce de los medios masivos (que se refiere a criminales que entran a computadores ajenos para robar). Pero existe todo un mundo de gente que se llama a sí misma hackers como algo positivo. Estas son personas explorando y haciendo lo que aman. Tomando lo que ya existe en el mundo, usando los recursos que tienen a mano, para hacer cosas geniales y compartirlas. Yo no sabía que eso significaba ser hacker, y la mayoría de las personas tampoco sabían. Así que nadie me llamó así antes de mi primera conferencia de hackers. Pero después de esa conferencia, la cual fue HOPE6, el año 2006 en Nueva York, yo empecé a llamarme a mi mismo un hacker y he estado ayudando a compartir esta definición positiva desde entonces. Ahora el término se está aplicando para áreas diversas.

FE: ¿Por qué crees que los hackerspaces y makerspaces, de todas partes del mundo son tan parecidos entre si? He estado investigando y veo los mismos talleres y experimentos en variados y herramientas en variados lugares, lo que no deja de llamar la atención.

Mitch Altman: Cuando la gente explora lo que de verdad le gusta, la ambientación es increíble. Creo que esa ambientación y atmósfera es lo que diferencia los hackerspaces de cualquier otro lugar. Esto, desafortunadamente, no es el ambiente de todo el mundo. Aunque, la idea es extender este tipo de ambientación a todos., a cualquiera y a todos los que quieran ser parte y quieran mejorar su calidad de vida. Aunque

Aunque cada hackerspace está fundado por individuos únicos, hay todo un mundo de hackerspaces ayudándose unos a otros. Y en ese sentido, hay muchas historias que se comparten, y herramientas y proyectos compartidos en todo el planeta. De esta forma, todos los hackerspaces tienen cautines para soldar, máquinas de coser, un taller de máquinas más grandes, e impresoras 3D. Si les es posible, la mayoría de los hackerspaces quieren tener una cortadora láser. Lo que sí varía mucho es cómo están organizadas todas estas herramientas en cada hackerspace. Pero este mismo núcleo de herramientas variadas es lo que hace que un espacio que los tenga sea reconocido como un makerspace o hackerspace en cuanto entras.

El tamaño de los hackerspaces también varía bastante: puede ser entre 50 m cuadrados hasta 10.000 metros cuadrados. Pero cuando entras, sabes que estás en un hackerspace o makerspace. Está lleno de gente experimentando y haciendo todo tipo de cosas interesantes que comparten, gente enseñando y aprendiendo. El mundo, desafortunadamente no es así. De nuevo, repito, esto es lo que separa a los hackerspaces del resto del mundo y lo que hace que estén tan conectados. Y esparcirlo a todos lo que les interesa sería increíble. Y en general los hackerspaces están abiertos a todos los que quieran ser parte. Claro, con solo 1400 hackerspaces en el mundo no hay oportunidades para que todos se beneficien. ¡Necesitamos un millón de makerspaces! Estamos llegando a eso...

FE: Recuerdo cuando ser llamado un hacker era sinónimo de ser llamado criminal… Lo que tu mencionas. Creo que tu viste la transición: ahora ser parte de un hackerspace o que te digan hacker es algo bastante distinto desde el maker movement. Cómo fue la transición? Crees que está completa, o la gente sigue pensando que ser hacker es peligroso?

Mitch Altman: Ahora hay dos definiciones de “hacker”. Eso es una gran mejora. El año 2006, cuando me llamaba a mi mismo hacker, la mayoría de la gente solo conocía la definición negativa. Ahora cuando digo que soy hacker , la mayoría de la gente me pregunta “¿de qué tipo?”. Eso me gusta. El movimiento maker realmente despegó el año 2007. Fue un momento clave. Antes de eso habían hackerspaces, y aunque algunos eran abiertos y acogedores y diversos (la mayoría en Alemania) , no habìan tantos. Pero el 2007 después de que tres hackers dieron una presentación en una conferencia (Chaos Communitations Camp 2007), sobre cómo hacer tu propio hackerspaces, muchas personas (incluyendome) comenzaron a hacer sus propios makerspaces en Norte América. Para muchos, fue increíble ver esto. Querían saber si funcionaría, y después de un año había unos cuantos hackerspaces en Estados Unidos y ¡funcionaron!.
Estos, junto con los hackerspaces de Alemania y otros pocos en el mundo sirvieron como ejemplos a seguir. Después de un año había 100 hackerspaces.

Chaos Communication Camp. Chaos Communication Camp.

En esta misma época estaban sucediendo las primeras Maker Faires. Y gente de hackerspaces se juntaban para hacer buenas exhibiciones ahí, lo que llevó mucho entusiasmo y mucha más gente a las Maker Faires. Yo les enseñaba a 3,500 personas (con la ayuda de mi ejército de voluntarios que entrené) a soldar. Gente desde 3.5 años hasta 83 años. ¡Muy divertido para todos! Y otros también hacían cosas muy entretenidas. Las comunidades crecieron como locas, dado que era tan divertido, y todavía lo es. Y crece cada año, pero como te decía, hay solo 1,400 hackerspaces, y hay muchas personas que ni siquiera saben que existen.Y la mayoría solo sabe el significado de los medios masivos negativo de la palabra “hacker”. Entonces, no, la transición no se ha completado aún. De ninguna manera. Necesitamos un mundo donde cualquiera que quiera pueda tener la oportunidad de beneficiarse de un hackerspace. Pero haré todo lo posible para ayudar a que las personas tengan esas oportunidades.

FE: Perfecto. Tengo una duda que me surgió cuando vi videos de Chaos Communication Camp ¿Cual es la diferencia entre Chaos Communication Camp y una Maker Faire? Vi por ejemplo que tenían carpas en Chaos Communication Camp y la gente dormía ahí…

Mitch: Maker Faires y conferencias para hackers y campamentos para hackers, todas tienen similitudes.Pero sí son diferentes. La primera Maker Faire fue el año 2006, y yo estaba ahí por accidente. Mi primera conferencia de hackers también fue el 2006. Pero han habido conferencias de hackers hace 30 años. Chaos Communication Club, en Alemania, existía para ayudar a gente de todo el país a hacer sus propios hackerspaces. Crearon Chaos Communication Congress para que la gente de distintos hackerspaces de Alemania pudieran juntarse a mostrar todos sus proyectos geniales, todos los que funcionaban e incluso los que no funcionaban tan bien. Cada 4 años, se hacía un Chaos Communications Camp. Es un evento un tanto más enfocado donde todos están en carpas, lejos de la ciudad, para que no existan distracciones externas. ¡Chaos Congress es increíble y maravilloso! Y Chaos Camp es más aún por la intensidad que tiene, debido a la falta de distracciones. Los Congresos y Camps tienen muchísimos proyectos y muchísimas charlas. Para novatos hasta expertos al extremo. Muy diverso todo.

FE: ¿Y la gente que va a estos campamentos son sólo los que exhiben o también hay un público como en Maker Faire?

Mitch Altman: Las conferencias de hackers son más participativas que las Maker Faires. Maker Faires fueron instaladas por la organización MAKE Magazine ahora llamada Maker Media. La persona que empezó Make y Maker Faires, Dale Dougherty, está muy interesado en las comunidades. La popularidad de la revista MAKE desde el comienzo (2005) demostró que existía un montón de gente interesado en todas estas cosas. Dale Dougherty, pensó que sería incluso mejor que la gente se juntara, y no solo por internet. Como con las conferencias de hackers, la gente reuniéndose en persona demostró ser algo mágico. La primera Maker Faire tenía 100 expositores de gente con muchos proyectos geniales.Y fueron 20,000 personas de público, para interactuar unos con otros y con las personas que exponían. Pero esas 20,000 personas no llegaron con proyectos que quisieran compartir. Ahora que los Maker Faires son de 120,000 personas (en San Francisco), la mayoría de las personas van como público. Hay más o menos 800 exposiciones, entre ellas hackerspaces con sus propias mesas y muchas personas con proyectos Y hay variadas charlas. Pero la mayoría de la gente es solo público. Las conferencias de hackers en este sentido son distintas. También tienen público, pero ese público interactúa más, enseñando, aprendiendo, dando charlas. En estas hay muchísimas más charlas. Eso si los dos son eventos mágicos. Me ncantaría seguir llendo a Maker Faires y participar en Maker Faires, pero después de que las ferias recibieron millones de dólares de la milicia de Estados Unidos, no me sentiría tan cómodo ayudando.

Pero todavía me siento muy cómodo y me encanta ayudar en conferencias de hackers. Ahora estoy ayudando a organizar dos. 30C3 este diciembre en Hamburgo, y HOPE X (Hackers on Planet Earth) que es en Julio 2014 en Nueva York.

FE: Pero tengo una duda, estoy tratando de mapear todo en mi mente. ¿Entonces en un inicio no había hackerspaces en Maker Faire. Hackerspaces venían de otro lado, de Alemania….?

Mitch Altman: MAKE y Maker Faires no eran parte del movimiento hacker (ahora llamado movimiento maker) al comienzo. En la segunda Maker Faire empecé a conversar con Dale sobre Hackerspaces. En la 3era Maker Faire invité a varias personas de hackerspaces a ir a la Maker Faire y mostrar sus cosas que eran geniales. ¡Y muchos fueron, y fue muy entretenido!

FE: Es decir, tu insertaste el mundo de los hackerspaces en las Maker Faires.

MItch Altman: Sí, y para la 4ta Maker Faire (en Detroit) teníamos un panel lleno de gente de personas que tenían hackerspaces maravillosos — y yo hice preguntas a cada hackerspace, ¡el público estaba lleno de gente! Así que agregamos otro panel para el segundo día de la Maker Faire, y nuevamente se llenó. Fue a partir de esto que Dale notó que hackerspaces eran parte importante del movimiento. Y Dale empezó a empujar para que hubieran más. Claro, él usó la palabra “makerspace” en vez de “Hackerspace” debido a el nombre de su marca Make. Pero son exactamente lo mismo.

FE: Perfecto, ahora queda muy claro. Tengo la última pregunta ¿cómo conociste a tu amigo Garnet Hertz? (Garnet también va a estar con nosotros en Stgo MakerSpace estas semanas).

MItch Altman: Lo conocí en Maker Carnival, en China. Este es un evento tipo Maker Faire pero que se hace en China. ¡Fue maravilloso! Granet, igual que yo, escribía para MAKE Magazine. El escuchó que yo dejé de ayudar en las Maker Faires de Estados Unidos por los millones de dólares que aceptaron de la milicia de Estados Unidos. A él tampoco le gustó eso y empezamos a conversar sobre el tema. Y también empezamos a hablar de otras cosas, y hemos sido amigos desde entonces. La conexión de MAKE con la plata de la Milicia de Estados Unidos lo inspiraron a comenzar a pensar de forma crítica sobre revista MAKE y Maker Faires. Esa fue su inspiración inicial para hacer su zine “Critical Making”. Me gusta mucho que los proyectos de Garnet tienen teorías y pensamientos detrás. No son solo creados porque son geniales. Son vehículos para pensar en cosas que no se te habrían ocurrido si no fuera a través de esos proyectos. Eso es lo que está incentivando en otros con su proyecto “Critical Making”.

Esto, también, es análogo a lo que me interesó hacer cuando saqué TV-B-Gone al mundo. Es un vehículo para que la gente piense en la Televisión y sus efecto s (personales y en la sociedad. ¡Y es divertido.! ¡Y tiene que ser divertido!

Garnet y Mitch en Maker Carnival Garnet y Mitch en Maker Carnival

FE: Muchas gracias Mitch por todo. ¿Quieres agregar algo más?

Mitch Altman: Quiero agregar, que me encantaría que todos hicieran lo que les parece que es genial. Y sin importar que tan genial tu vida es ahora, siempre puede ser un poco más. Quizás la gente puede hacer eso, aumentar la genialidad. Hay poco tiempo en las vidas y deberíamos usar ese tiempo de la mejor manera mientras podamos. Se siente increíble.

FE: Maestro Mitch, muchísimas gracias por la entrevista y tu tiempo. Esperamos verte acá en Santiago el Lunes, estamos muy emocionados con eso.

Mitch Altman: ¡Nos vemos en pocos días!

---

Altman estará en Santiago MakerSpace impartiendo talleres junto a Garnet Hertz entre el lunes 2 y viernes 13 de Septiembre en Santiago de Chile. Los talleres son gratuitos pero requieren inscripción.

powered byDisqus