The Old Reader no puede más, una valiosa lección en software

Los desarrolladores de The Old Reader dan dos semanas de vida al proyecto si alguien o alguna empresa no quiere comprarlo, dejando a unos 420.000 usuarios sin servicio de lectura de feeds.

The Old Reader es un lector de feeds lanzado antes de que Google avisase que cerrarían Google Reader, un proyecto iniciado para crear un nuevo lector de feeds similar, pero con algunas modificaciones. Es un proyecto web más que se crea a base de cambios que otras aplicaciones hacen y no le gustan a algunos de sus usuarios. Un esfuerzo colectivo para crear una mejor herramienta para leer feeds, que sin embargo, se les ha ido de las manos.

Momentos desesperados requieren medidas desesperadas

Con este título empieza un post en el blog de The Old Reader que debería servir como lección en el mundo del software, sobre todo en servicios que intentan reemplazar herramientas tan usadas como Google Reader. En este artículo los creadores de este lector hablan de la pesadilla que se ha convertido en mantener y desarrollar su aplicación desde el cierre de Google Reader. No es para menos, lo que se inició como un proyecto para unos pocos usuarios logró alcanzar el récord de 60.000 nuevos usuarios en un día y alcanzando los 420.000 usuarios registrados.

La escalabilidad en un proyecto web lo es todo, pero más aún que el código sea estable. The Old Reader es el mejor ejemplo de como la nueva economía de lectores de feeds no puede sostenerse tras el cierre de Google Reader. La desesperación ha llegado a tal punto que los usuarios "nuevos" registrados han visto sus cuentas cerradas, ahora solo se puede acceder si tienes una cuenta considerada como "antigua" (antes del 13 de marzo de 2013). Además, los desarrolladores ofrecen la venta del proyecto a un grupo o a una empresa que pueda dedicarle el tiempo que requiere, o en dos semanas el sitio cerrará.

Del pánico a la indiferencia

Miles de usuarios de Google Reader de un día a otro entraron en pánico, después les entró el cólera por la decisión de cerrar el servicio y como último paso, llegó la desesperación. ¿Qué servicio vamos a usar ahora para leer feeds?

Ante tantos miles de usuarios activos en Google Reader hemos visto decenas de nuevos servicios que son similares, aunque por ahora ninguno a la altura de lo que Google impuso como estándar. Tan solo han pasado unos pocos meses desde su cierre y parece que nadie ha sufrido mucho por su cierre, pero siempre queda la pregunta de cual será el próximo Google Reader, ¿cuál será el próximo servicio que se cerrará?

Feedly es uno de los servicios más sólidos y de los que más usuarios han recibido de Google, pero es un servicio gratuito y no tiene publicidad, por lo que sus ingresos son técnicamente nulos a no ser que vendan datos de visualizaciones de páginas y datos de navegación y lectura a terceras empresas. Están preparando una versión de pago con más funciones que la versión actual, por ejemplo integrarán un buscador, pero esto está a un en desarrollo y no se sabe el precio de esta versión. Viendo la calidad del servicio de Feedly, deberán integrar muchas nuevas opciones para que sus clientes paguen.

Digg Reader era uno de los proyectos más esperados tras ver el buen trabajo que hicieron con Digg, pero la realidad es que su servicio para leer feeds es muy básico y no muy bueno. Aol también se atrevió con Aol Reader que es más de lo mismo, un lector muy básico que al menos tiene algo de publicidad, aunque no parece lo suficiente como para mantener un lector de feeds, difícil de desarrollar y de mantener.

Un proyecto que empezó muy bien y que por ahora le va bien es Feedbin, que desde un inicio pidió pagar tan solo USD$2 por mes para mantener el servicio, aunque actualmente ha subido a solo USD$3 al mes. Aunque esta aplicación sigue siendo básica tiene un modelo de negocio simple, estable y que ofrece una seguridad económica para poder mantenerse con nuevos usuarios.

Abierto ≠ Gratis

El futuro de The Old Reader es indiferente para entender de una vez que las aplicaciones y el software que usamos en internet no es gratis por que sí, como usuario estás dando información que puede usarse para venderse a otras empresas, si tiene publicidad ya estás pagando el precio de tu atención al banner. Pero también debemos entender que un servicio que nace del día a la mañana no tiene su futuro asegurado.

No podemos culpar a los desarrolladores de intentarlo, pero sin un buen planteamiento del futuro de tu aplicación, herramienta o servicio no puedes más que fallar.

Actualización 3 de agosto: The Old Reader ha confirmado que se mantienen con un nuevo equipo de desarrollo dedicado. Parece que la llamada de desesperación ha surtido efecto con este lector de feeds, pero la duda se mantiene si serán capaces de abrirse un hueco en este tipo de plataformas.

Links:
- Desperate times call for desperate measures (The Old Reader)
- The Old Reader RSS app closes registration after months of 'hell' (The Verge)

Foto: Repor.to (Facebook)

powered byDisqus