Snowden solicitó asilo a España y fue rechazado

Snowden acusa al gobierno de Barack Obama de "presionar a los líderes de las naciones a las que he solicitado protección para rechazar mis peticiones de asilo".

Edward Snowden, quien filtró la información sobre el masivo plan de espionaje PRISM en Estados Unidos, envió una solicitud de asilo al Consulado general de España en Moscú, confirmó hoy el Ministerio de Exteriores de ese país.

Sin embargo, la petición no será tramitada debido a que "la ley de asilo española determina que la petición debe presentarse en la frontera o territorio español", declaró el mismo Ministerio. De este modo, Snowden tendría que trasladarse hasta la embajada o hasta la misma España si quisiera presentar una solicitud.

Hasta ahora, se dice que Snowden ha presentado solicitudes de refugio a Islandia, Ecuador, Rusia, China, Austria, Bolivia, Brasil, Cuba, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Irlanda, Holanda, Nicaragua, Noruega, Polonia, Suiza y Venezuela. Hasta ahora ninguno ha tomado la responsabilidad de recibirlo, aunque tampoco nadie lo ha entregado a Estados Unidos, que lo busca para juzgarlo por la filtración de información confidencial.

En una declaración difundida por WikiLeaks, Snowden acusa al gobierno de Barack Obama de "presionar a los líderes de las naciones a las que he solicitado protección para rechazar mis peticiones de asilo".

"Por décadas, Estados Unidos ha sido uno de los mayores defensores del derecho humano de solicitar asilo. Lamentablemente este derecho, establecido y votado por EE.UU. en el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, está siendo ahora rechazado por el actual gobierno de mi país. La administración de Obama ha adoptado ahora la estrategia de usar la ciudadanía como un arma. Aunque no soy convicto de nada, se ha revocado unilateralmente mi pasaporte, haciéndome una persona sin patria", dice.

Links:
- Statement from Edward Snowden in Moscow (WikiLeaks)
- Snowden pide asilo a Epaña a través de un fax enviado al consulado en Moscú (El País)

powered byDisqus