Pese a recientes ataques, Spotify y Rdio es lo mejor que les pudo pasar a los artistas

Aunque los integrantes de Radiohead atacan a servicios de streaming como Spotify o Rdio, la realidad es que el problema sigue estando en la industria musical y una forma injusta de reparto de ganancias.

Thom Yorke y Nigel Godrich de Radiohead, han hecho unas declaraciones sobre servicios de música en streaming como Spotify o Rdio, sobre "su injusto modo de pago" a los artistas y como prácticamente no se gana dinero con estos servicios.

Yorke incluso ha decidido retirar algunos proyectos en solista y el álbum "Amok" en la que es el vocalista del grupo Atoms for Peace, mientras que Nigel Godrich simplemente se ha quejado públicamente en Twitter, dando pie a una pequeña rebelión de artistas contra estos servicios de música.

Aunque su enfado es evidente que se centra en la forma de generar ingresos, ambos artistas han comentado que estos servicios son perfectos para descubrir música, algo que no se puede negar. El problema, como siempre, está en el dinero.

Spotify ha salido al paso de que dos personas tan notables en el mundo de la música hagan estas declaraciones con que están pagando cerca de mil millones de dólares a los artistas a final de 2013. Rdio aun no ha hecho un comentario oficial, aunque su servicio es menos usado que los 24 millones de usuarios activos en Spotify. Estos millones de dólares se van a los autores, pero en su gran mayoría acaban en las manos de las discográficas que gestionan los derechos de las bandas y los artistas.

Pero los integrantes de Radiohead no se quejan exactamente de esta gran parte de dinero que se van a las grandes corporaciones de gestión de derechos. La realidad es que es cierto, servicios como Spotify no generan muchos ingresos a los artistas. No hace muchos días que se pudo leer como un artista solo recibía por un millón de reproducciones en Pandora USD $1300, aunque el compositor apenas se lleva USD $17.

La industria musical es complicada y el mundo de los royalties y de los derechos es aun más complicado. Esto no se puede convertir, de nuevo, en 2013, en una discusión de piratería o de que la gente "roba" a los artistas, mucho menos que las empresas de música en streaming hacen lo mismo. Hemos superado eso.

Los servicios en streaming son la solución menos mala

Esto es así y por ahora es una verdad casi universal. Servicios como Rdio o Spotify no son perfectos en la distribución del dinero generado por cada reproducción y aunque parte del problema está en que no se conoce con exactitud cuál es el precio a pagar por reproducción sumado a la parte que el artista o el compositor y artista se llevan, tiene a ser un caos de cara al público, pero un problema mucho mayor para quien intenta poder vivir de la música hoy en día.

Empresas como Spotify tienen un problema y es que la gente pague por algo que, para mi, es una de las herramientas que ha cambiado la forma de consumir música. Spotify tiene unos 24 millones de usuarios activos, pero tan solo unos seis millones de pago, el 25% de los usuarios activos.

¿Es una buena cifra para un servicio así? Seguramente Spotify está marcando los estándares de este tipo de servicios, pero me parece que si el 75% de usuarios no están pagando, pero si escuchando y viendo publicidad en la aplicación, teniendo en cuenta los precios de campañas, no parece por ahora un buen balance.

El negocio de la música es aun un trabajo en progreso, un negocio que aun nadie ha logrado encontrar la fórmula perfecta para que todo el mundo esté contenta, empezando por lo que más importa: los artistas y los creadores. Pero es evidente que no se puede poner un precio que varia dependiendo de que artista sea, si por ejemplo AC/DC decide sacar su música de Spotify y ponerla a disposición de cualquier fan bajo una suscripción, pero resulta ser muy alta o por lo menos que lo que se paga por sistemas como Spotify o Rdio, la gente tenderá a descargar y fomentar la llamada "piratería".

Javier Gayoso, director de Spotify en España declaró en una entrevista a El Periódico que ellos no se meten en la distribución del dinero que pagan a las discográficas, del que se va el 70% de las ganancias de Spotify, dinero que de otra forma seguramente se perdería al no encontrar un sistema mejor.

Esta "revolución de los componentes de Radiohead es una de las más grandes minúsculas revoluciones de artistas. Innecesaria, infundada y absolutamente incoherente con la forma de actuar de una de las bandas que han luchado en contra del modelo preestablecido de la industria música.

Spotify es un gran sistema para escuchar música, pero no es un gran sistema para ganar dinero con música, porque simplemente la industria de la música está rota. El sistema perfecto sería que toda la industria musical se vienes abajo, destrozada desde sus propios cimientos por su propio orgullo y por fallos fundamentales.

Spotify es un gran servicio que ofrece al artista un modelo justo, aunque no perfecto. Se ha probado de todo, la descarga de discos por poco dinero, dar la mitad del disco gratis y pagar por una versión completa, vender junto al disco vídeos o más contenido extra. Nada de esto ha funcionado más que el streaming de música por un simple motivo: porque hay de todo, no por una banda o un artista en concreto.

powered byDisqus