¿Cuánto cuesta ser un superhéroe en 2013?

Un gran poder también conlleva una gran responsabilidad económica.

Ser un superhéroe implica varias cosas. Primero, tener algún tipo de habilidad que destaque por sobre el resto de los mortales. Segundo, saber que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y vivir de acuerdo a ello. Y tercero, tener cierta solvencia económica para mantener el estilo de vida, que no es precisamente barato.

Esta serie de infografías publicadas por Mashable y diseñadas por Emil Lendof y Bob Al-Greene sirven como ejemplo para saber cuánto cuesta ser un superhéroe al día de hoy. Los datos cobran mayor valor aún si se comparan con el costo de la vida de Clark Kent o Bruce Banner hace unas cuantas décadas atrás (todos provienen del siglo pasado), considerando la inflación y considerando también los avances tecnológicos a los que nadie ha quedado ajeno. Especialmente aquellos que ante la falta de habilidades fantásticas descansan en la tecnología, como el hombre murciélago.

El caso de Batman es uno de los más llamativos, especialmente en el apartado de los gadgets. La lista de aparatos utilizados por Díaz Wayne en 2013 es bastante larga, y qué decir del costo de los vehículos: en el '39 el Batimóvil era el único vehículo y su precio andaba muy lejos de lo que vale el actual Tumbler. Peter Parker tampoco se queda atrás, y seguramente debe extrañar no poder vivir gratis con su tía como lo hacía en el '62.

Sería interesante saber cuanto cuesta ser el Chapulín.

Link: Batman, Hulk, Spider-Man, Wolverine, Superman (vía Laughing Squid)

Foto: (cc) Sony Pictures

powered byDisqus