4K: ¿Lo que viene después del 3D?

La venta de televisores 3D no resultó tan exitosa como muchas empresas esperaban. Los fabricantes han centrado ahora su atención en el 4K o ultra HD, una resolución cuatro veces mayor a los televisores full HD de hoy.

La televisión 3D prometía ser una nueva revolución tecnológica, inundando el comercio desde el año 2010 con un sinnúmero de modelos, tamaños y precios. A pesar de esto, los consumidores parecieron no interesarse en este nuevo modo de consumir contenidos.

Las cifras respaldan la baja participación de estos televisores en el mercado. En Estados Unidos los equipos 3D no llegaron a ser el 5%, mientras que en España sólo corresponde a un 2% del total de televisores, según un estudio de la consultora GfK. Del mismo modo canales como ESPN decidieron cancelar su señal 3D a finales de este año. "No había suficiente audiencia para que valiera la pena transmitir en 3D", afirmó simplemente la cadena. En Inglaterra, la BBC tomó la misma determinación.

Así, las empresas fabricantes comenzaron a recurrir a la siguiente tecnología que podría significar aumentar sus ventas: El 4K, o Ultra HD. Se trata de una resolución cuatro veces mayor al full HD que conocemos hoy, desplegando imágenes muy realistas en la pantalla.

Así, mientras el mercado se comenzó a llenar con televisores que ofrecían una experiencia 3D en CES 2010, en 2013 hemos visto a las empresas promocionar con ganas al 4K como la tecnología del futuro.

La aparición del 4K

Esta es una nueva resolución para televisores y cine digital que tiene 4 veces más píxeles que la alta definición conocida actualmente (3840 x 2160 versus los 1920 x 1080 del Full HD). Ya es posible conseguir televisores que cuenten con esta tecnología, pero de momento se caracterizan por sus altos precios, comparables a lo que costaría comprarse un auto. Por supuesto, como todos los estrenos tecnológicos, con el paso del tiempo debieran volverse más accesibles al bolsillo de los consumidores.

Los equipos que están a la venta – de Sony, LG y Samsung - van desde las 55 pulgadas hacia arriba, siendo el tamaño más común las 80 pulgadas. Cabe mencionar que para apreciar el 4K de forma óptima, es necesario una pantalla de al menos 60 pulgadas y que el espectador se ubique a unos tres metros de distancia.

Las posibilidades de la ultra definición

Si bien ya están apareciendo en el mercado los soportes para 4K, esta tecnología comparte algunos problemas que tuvo el 3D, como por ejemplo, la falta de contenidos. Existen varios medios alrededor del mundo que están realizando pruebas de transmisión en 4K, como la compañía satelital Eutelsat, Canal+ en Francia, y dentro de Latinoamérica, la operadora Globo ha sido una de las precursoras en los test de 4K, aplicando pruebas de grabación durante los desfiles del Carnaval de Río de Janeiro de 2012.

Producir el contenido en 4K requiere de cámaras especiales y su transmisión utiliza un alto ancho de banda, por lo que significa también una inversión para los canales y productores de contenidos. Es por esto que varios operadores ven con mesura la incorporación de esta tecnología.

Tras renunciar al 3D, el vicepresidente ejecutivo de ESPN, Chuck Pagano, explicó en una entrevista con Multichannel News que "es demasiado pronto para situar una postura frente al tema" y, además no está seguro de que los consumidores sean capaces de notar la diferencia entre 1080p y 4K.

A su vez, HBO también observa con cautela el fenómeno. "Estoy escéptico frente a la idea de que los consumidores quieran comprarlo", indicó Bob Zitter, el gerente de Tecnología de la cadena, en la conferencia TV Connect, durante marzo pasado.

El lugar donde esta tecnología se encuentra más avanzada es en Japón, donde ya están realizando experimentos incluso con 8K – cuatro veces la resolución de 4K - y planean transmitir partidos de la Copa Mundial de la FIFA en el 2014 en ultra definición.

powered byDisqus