Todo lo que esperamos ver de Windows 8.1 este 26 de junio

La gran actualización para el sistema operativo de Microsoft ya ha revelado casi todos sus detalles previo al lanzamiento oficial. Si te los perdiste, conócelos aquí.

Entre este 26 y 28 de junio, Microsoft llevará a cabo el evento BUILD 2013 para desarrolladores de software donde de manera oficial se hará disponible una version beta de pruebas de Windows 8.1, actualización mayor para Windows 8 que añadirá nuevas funciones y corregirá errores a gran escala.

A diferencia de lo que pensábamos meses atrás, Microsoft no está trabajando de manera abierta en Windows 9 (o como se llame) y en lugar de aquello llevará a cabo una enorme re-estructuración en la compañía, lo que hasta ahora ha resultado en el proyecto Windows Blue, consistente en un programa de actualizaciones regulares para los grandes sistemas operativos para PC y teléfonos móviles, lo que hará mejoras grandes y frecuentes en lugar de esperar varios años para lanzar una nueva versión completa de la plataforma.

Pero a no engañarse: los cambios en Windows 8.1 serán importantes y lo mejor de todo, llegarán como una actualización gratuita para quienes posean una licencia de Windows 8, los que podrán pasar a 8.1 bajando el paquete de mejoras directamente desde la tienda de aplicaciones del sistema operativo.

Mucha de la información que tenemos proviene de filtraciones de los archivos que forman parte de esta actualización, la que según los piratas amigos de siempre, se puede descargar desde Internet para su instalación ahora mismo en forma no oficial. Y por otro lado, la propia Microsoft frente a dicha situación ha revelado adelantos oficiales de lo que se vendrá muy pronto, lo cual pasamos a revisar  todo a continuación.

Nuevas funciones básicas

  • Explorador de archivos para Modern UI: En Windows 8.1 será posible gestionar archivos y carpetas a través de la interfaz táctil Modern UI, estrenándose un nuevo explorador que imitará las funciones de las ventanas clásicas en la vista de escritorio, pero optimizando su eficacia para el uso con paneles táctiles.
  • Habrá nueva vista de las aplicaciones: Podremos deslizar hacia arriba el dedo desde el borde inferior de la pantalla para ver todas las aplicaciones instaladas, las que ahora ya no caerán directamente en la pantalla frontal de Modern UI una vez descargadas. Además, en dicho entorno podrán agruparse aplicaciones a gusto del usuario.
  • El buscador de la barra lateral se conecta a Bing: Aparte de buscar entre elementos del PC y programas instalados, el icono con forma de lupa que aparece en la barra lateral derecha mostrará también resultados de Bing, el buscador en línea de Microsoft que le compite a Google.
  • Mejor división de pantalla: Al momento de utilizar más de una aplicación al mismo tiempo, ahora será posible dividir la pantalla en dos partes iguales y hasta en tres secciones cuando usamos múltiples monitores, pudiéndose mover a placer la barra divisora para establecer los espacios de trabajo deseados.
  • Outlook llegará a Windows RT: Junto a la actualización, Microsoft también prometió la disponibilidad de una aplicación de Outlook para gestionar el correo electrónico en tabletas que corran esta versión móvil del sistema operativo, sumándose así a la oferta gratuita de Word, Excel, PowerPoint y One Note que se hace en Windows RT.

Más opciones de configuración

Ver en YouTube

  • Se podrá iniciar el equipo en la pantalla de escritorio: Hoy en día, al prender un PC con Windows 8 caemos directamente en la interfaz gráfica Modern UI de recuadros de colores. Pero ahora podrá configurarse Windows para que cada vez que encendamos la máquina, no veamos jamás Modern UI y caigamos directamente en el escritorio, tal como ocurre con los sistemas operativos de generaciones anteriores.
  • Soporte para el sistema de archivos ReFS: Aparte de NTFS y FAT, Windows 8.1 permitirá la utilización del sistema de archivos ReFS (Resilient File System o Sistema de Archivos Resistente) para dar formato a unidades de almacenamiento externas, otorgando mayor seguridad y estabilidad a discos duros y pendrives que estén escribiendo bajo esta plataforma.
  • Las aplicaciones de la Windows Store se actualizarán automáticamente: Sin intervención del usuario, la tienda de aplicaciones descargará e instalará las versiones más recientes de las herramientas para Modern UI, en algo que seguramente quedará a elección del usuario para ser utilizado o no.

Cambios de diseño

  • Se incluirá un botón de inicio en el escritorio: Una de las grandes quejas tras el estreno de Windows 8 fue la ausencia del botón de inicio en la vista de escritorio. Y ahora, Windows 8.1 integrará nuevamente este icono en la barra inferior de herramientas, sin embargo, será sólo un botón de inicio para acceder a Modern UI de ida y vuelta, no el menú inicio entrañable que tanta gente extraña con locura, ese que desplegaba una lista con los programas instalados y accesos a ubicaciones frecuentes. Ve este video para enterarte de su funcionamiento.
  • El fondo de pantalla en Modern UI será personalizable: Cuando estamos en la interfaz de cuadrículas coloridas, hoy Windows 8 nos da a escoger una serie de combinaciones de colores y dibujos o texturas para adornar la imagen de fondo. Pero ahora, podrá escogerse una fotografía cualquiera para personalizar a gusto este ambiente, la que se compartirá con la vista de escritorio.
  • Nueva tienda de aplicaciones: La Windows Store verá un cambio de look en Windows 8.1, añadiéndose una sección de recomendaciones junto a una estética ligeramente renovada.

Requerimientos de hardware

Finalmente, sabemos también cuáles serán los requisitos que tendrá que cumplir nuestra computadora para poder instalar esta importante actualización, la que puede llegar a excluir algunos modelos de PCs antiguos.

  • Primero, por el lado de Windows RT no habrá problemas, pues todo equipo que hoy corra dicho sistema operativo sobre procesadores ARM podrá actualizar el software.
  • Segundo, para procesadores centrales x86 (Intel o AMD) de 32 bits se pedirá como mínimo 1GB de memoria RAM, CPU corriendo a 1GHz o más, un chip gráfico con soporte para la API de software DirectX 9 y al menos 16GB de almacenamiento en disco duro o integrado.
  • Y en tercer lugar está Windows 8.1 para procesadores Intel o AMD de 64 bits, diferenciándose de la versión de 32 bits al pedir ahora 2GB de RAM y 20GB en almacenamiento masivo.

Cabe destacar que ambas plataformas x86 necesitan de un procesador central capaz de ejecutar instrucciones del tipo Execute Disabled Bit (NX Bit), lo que limita la opción de CPUs a modelos Intel Pentium y Core 2 Duo posteriores al año 2006 (socket LGA 775 y subsiguientes), junto a procesadores centrales AMD del año 2003 socket 754, incluyendo algunos modelos Sempron, Athlon 64 y Turion.

powered byDisqus