Así funciona "Boundless Informant", el sistema de análisis de datos de la NSA

El periódico The Guardian filtró una nueva pieza dentro de los sistemas de monitoreo de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense: Un software que revisa metadatos de captación de información de todo el mundo.

Definitivamente, alguien lo debe estar pasando pésimo en alguna oficina de inteligencia de Estados Unidos con todas las filtraciones respecto de los sistemas de monitoreo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) para revisar datos organizados de la actividad de espionaje en todo el mundo.

El sistema, denominado "Boundless Informant" -- "Informante sin límites" en español -- tendría la función de darle coherencia y orden a este monitoreo desde una óptica orientada a metadatos, los que ayudan a saber cuánta información se ha capturado por país desde las fuentes que son susceptibles de esta supervisión.

Piensa en esto como una herramienta analítica que puede tomar estos datos y dividirlos bajo ciertos patrones que son asignados por el usuario sin poder acceder a detalles finos, pero que permiten tener un panorama muy claro de lo que está siendo investigado en ese país en especial.

El periódico británico The Guardian compartió estas capturas de pantalla que muestran la interfaz que vería cualquier persona que tuviera acceso a esta herramienta que despliega un mapa plano del mundo con países pintados con colores que denotan la cantidad de información captada.

Va desde el color verde, el que habla de países poco monitoreados; luego pasa a amarillo, naranja y rojo. Eso va mostrando progresivamente más datos recolectados en diversos territorios, lo que -- claro -- denota el nivel de intervención en cada país, dejando al rojo como el color que señala captación de mayor cantidad de datos.

Diversas instancias gubernamentales han asegurado durante los últimos años -- e incluso recientemente -- que Estados Unidos y sus ciudadanos no eran víctimas de esta captación de información, pero las imágenes compartidas por el diario inglés muestran lo contrario. De hecho, dejan claro que existen 3.000 millones de datos tomados en 30 días en el país. Claro, eso es mucho, pero sigue siendo menos que lo que la NSA captó dentro de Irán, Pakistán, Jordania, Egipto y la India, donde en el mismo periodo sacó 97.000 millones de piezas de datos.

El mapa muestra que los países de los que más información se ha adquirido en Latinoamérica son México, Brasil y -- más atrás -- Venezuela.

No queda duda que tanto PRISM como "Boundless Informant" son piezas claves de estas investigaciones realizadas en nombre de la libertad y la seguridad por parte de la NSA... La duda que se plantea tras todo esto es clara: ¿Cuánto más queda por ser revelado, y qué efecto tendrán esas filtraciones en nuestras redes de comunicación como la conocemos?

Link: Boundless Informant: the NSA's secret tool to track global surveillance data (The Guardian)

powered byDisqus