¿Qué ha fallado en Nintendo?

Nintendo se enfrenta por segundo año a problemas en ventas, aun teniendo productos divertidos y fáciles de usar.

Me encanta la Nintendo Wii, creo que ha sido la videoconsola con las que más he disfrutado desde que hace muchos años mis padres me regalasen una Sega MasterSystem II. Nintendo con Wii logró revolucionar el mercado de las videoconsolas gracias a dos cosas: sus controles sin cables que seguían tu movimiento y con juegos simples pero altamente adictivos.

La fórmula de Wii funcionó durante muchos años. Un precio ajustado por una videoconsola que por primera vez, hasta tus abuelos serían capaces de usar. Se leyeron muchos artículos sobre el uso de Wii en centros de tercera edad, incluso de cómo ayudaba a todo tipo de colectivos a mejorar su interacción o simplemente hacer algo de movimiento gracias a Wii. El punto fuerte de Wii fue su simplicidad, si tu te mueves, tu muñeco en la pantalla se mueve. Tan solo te llevaba un par de partidas encontrar esa experiencia que te hace entender la sensibilidad de movimiento que  necesitas para moverte en la pantalla, algo que desde un abuelo, a un niño podría entender.

Nintendo está pasando ahora por algo que podríamos llamar “tiempos difíciles”, aunque creo que porque durante dos años la empresa tenga pérdidas no la convierte en una empresa moribunda.

El cierre de año ha dejado malos resultados financieros, con pérdidas de USD$365 millones respecto al año anterior. Lo que esto significa es que sus productos no se han vendido, sobre todo los malos números de Wii U, a la que todo el mundo empieza a culpar de los males actuales de Nintendo.

Wii U

Lanzamiento: Noviembre-Diciembre 2012
Unidades vendidas: 3.45 millones (31 de marzo de 2013)

Si hay algo que recuerdo cuando pude probar por primera vez el año pasado la Wii U en sus eventos locales, es que no me sorprendió para nada.

Quizá el problema estaba en que no entendía por qué Wii necesitaba un nuevo mando con pantalla incluida, quizá el problema sea que la videoconsola es a ras de rasgos tan similar a la versión anterior, que no me quedaba claro qué beneficio tenía. Lo que sí puedo asegurar es que aunque los juegos son divertidos, sigue siendo entretenido pasar horas en juegos simples. Wii U no me logró convencer. Supongo que este sentimiento era compartido por las bajas ventas.

Si miras Wii U, lo único que vas a ver es lo que parece un mando con una gran pantalla táctil. Nada más. Por supuesto, detrás hay una nueva videoconsola a la que conectarse, más potente y que incluye mejoras en el software de Wii, sobre todo mejoras sociales. Pero con mejoras de por medio, esta videoconsola no ha logrado repetir el caso de éxito que fue Wii. El principal problema es que los usuarios actuales de Wii parecen ser leales a la consola, eso si no la han guardado en un cajón. La falta de un salto generacional en Nintendo ha pasado factura, si tienes un Wii con un buen puñado de juegos, seguramente Wii U no te parezca tan interesante teniendo en cuenta que su jugabilidad no se centra en su nuevo mando.

Nintendo 3DS sigue siendo el rey


Si hay algo que a día de hoy me sigue pareciendo increíble es la gran afición que existe por la Nintendo 3DS. No creo que exista un caso igual en la historia de las videoconsolas en la que una gama de videoconsolas portátiles logre tantísimo fanatismo y usuarios tan fieles como a una Nintendo 3DS.

La clave está en la gran variedad de juegos que existen, pero sobre todo en la particularidad de que dos pantallas en una videoconsola portátil han logrado captar un gran número de usuarios.

Sony intentó renovar su videoconsola portátil con PS Vita, aunque con un final no muy bueno. Nintendo en cambio, con cada nueva versión de Nintendo 3DS, ya sea con 3D, con una pantalla más grande o con lo que se les ocurra en un futuro, sigue teniendo una base de usuarios tan fieles, que casi se podría hablar de dependencia.

Pero no nos podemos engañar, aunque la existencia de Nintendo 3DS tiene está asegurada por un par de años más, Nintendo tiene un gran frente de enemigos a los que combatir, que prácticamente es imposible de hacerlo.

La invasión del móvil

Apple siempre se ha referido al iPod Touch, aparte de como un reproductor de música y vídeo capaz de instalar aplicaciones, como una de las videoconsolas portátiles más exitosas de nuestro tiempo. Podríamos estar horas discutiendo si un iPod Touch es una videoconsola en sí, pero la realidad es que si juntamos los millones de unidades vendidas, con los millones de smartphones que hay por el mundo, obtenemos una nueva categoría de videoconsola portátil que supera, por mucho, a Nintendo.

Para Nintendo parece que estas nuevas plataformas nunca han sido un problema, siguen vendiendo muchas unidades de 3DS y derivadas, siguen vendiendo millones de videojuegos específicos para sus videoconsolas, pero hay algo que Nintendo, como marca que necesita verificación y especialización para desarrollar, no hay conseguido: los desarrolladores independientes.

¿Cuántos juegos existen en las tiendas de aplicaciones desarrolladas por una persona o por equipos de cinco a diez personas? Grandísimos éxitos como TinyWings o Tiny Tower están desarrollados por pocas personas, con pocas ayudas iniciales pero con sobre todo muchas ganas y una plataforma que pone muy fácil publicar un juego.

La futura Nintendo

No quiero jugar a gurú, no voy a dar increíbles ideas para Nintendo, tampoco te voy a engañar escribiendo la solución mágica para que Nintendo recupere un mercado, porque simplemente no existe tal solución. No van a desaparecer en breve, está pasando una época que es incierta porque cuando una empresa está en pérdidas y es tan grande e importante, se tiende a hacer demasiado grande el problema.

Pero engañarse en que todo irá bien no es una solución. Nintendo se enfrenta a un mercado independiente de desarrolladores que no para de lanzar juegos a precios tan bajos, para toda una gama de móviles y tablets que simplemente no se puede detener. Si Nintendo quiere seguir siendo el rey en este sector o bien ataca, o se une a su enemigo.

No olvidemos el problema al que se enfrenta Wii U. Videoconsolas como Xbox o PlayStation siguen haciendo más difícil su supervivencia. Microsoft logró con Kinect destronar a Wii como forma más fácil de manejar un personaje en la pantalla. Sony intentó con Move dar un valor añadido a los que buscaban algo más de realismo a los juegos de Wii. Tampoco la nueva generación de videoconsolas Android son algo que pueden perder de vista.

Por ahora se van a saltar un E3 para enfocarse en pequeños eventos enfocados en sus productos. Es algo similar a lo que hemos visto a hacer a otras grandes marcas. En su día Apple decidió no volver a MacWorld, Microsoft ya no está presente en CES de Las Vegas. Incluso Samsung durante el último Mobile World Congress se saltó la presentación de su producto estrella para un evento aparte.

Pero Wii y Wii U siguen siendo divertidas de jugar, siguen haciéndote moverte del sofá, siguen haciendo partícipes de videojuegos a personas que jamás pensaría que les gustase. Si Nintendo se mantiene en su ley de simplicidad y diversión para todos, acabarán logrando captar a una nueva generación de gamers con un salto en el mundo de las videoconsolas.

powered byDisqus