Cómo hacer de un viaje largo lo mejor usando tus gadgets

Cómo enfrentarse a largos viajes usando nuestros dispositivos como móviles o tablets.

Tienes que tomar un avión. Te esperan algunas horas por delante en un asiento a kilómetros de altura, esperando llegar a destino a la hora. Si tu viaje tiene escalas, se multiplican las oportunidades para que algo falle. Murphy es poderoso y si algo puede pasar mal, pasará.

Recientemente he tenido que hacer un viaje que no era muy largo, un trayecto desde España al norte de Europa, pero que por condiciones meteorológicas se canceló y se desvió por varios países de Europa. Lo que iba a ser un viaje sencillo con una sola escala, puede convertirse en un infierno que pasa por cuatro países y cinco aeropuertos diferentes.

En momentos así es cuando uno se pregunta sobre el existencialismo, sobre tu fin en este planeta. La desesperación se puede adueñar de ti, pero existe algo peor, el aburrimiento.

Persona preparada vale por dos y esto es importante recordarlo, porque si tienes que hacer un largo viaje, debes estar preparado ante lo peor. No voy a decirte que deberías llevar una muda de ropa en tu mochila, o que siempre lleves un neceser con productos de higiene personal encima "por si acaso". No, lo que te quiero comentar es cómo hacer de un viaje tan largo, lo mejor con tus gadgets.

Siempre ligero

Vamos a empezar por lo básico, no sirve de nada llevar un portátil y su cargador a todos lados, deberías deshacerte de él para viajes porque simplemente hoy en día no es necesario. Una tablet o un smartphone de gran pantalla es todo lo que necesitas para entretenerte.

Con una tablet puedes escribir y producir contenido, aunque con ciertas limitaciones, pero lo que estos dispositivos nos ofrecen sobre todo en estos momentos es ligereza y movilidad, algo que no podemos olvidar cuando tienes una mochila o una maleta que llevar de un lado a otro.

Ahorrar energía, la clave

Hay que ahorrar energía, es clave si no tiene un enchufe cerca, y aunque muchos aviones y trenes ya tienen enchufes integrados en los asientos, no puedes fiarte.

Los consejos más comunes para ahorrar energía siempre han sido el desactivar las redes inalámbricas (obligado si viajas en avión), bajar el brillo de la pantalla y mantener al mínimo las aplicaciones abiertas.

Pero siempre puedes comprar unas baterías externas para recargar donde quieras un móvil. Llevo usando bastantes meses una batería de 2000mAh que me permiten hacer dos cargas completas de mi móvil, esté donde esté. Es para mi la mejor solución para el dispositivo que necesita energía lo antes posible.

En el mercado hay muchas baterías externas disponibles, pero si te tengo que dar un consejo en esto, es sin duda evitar "las baterías chinas". Estas baterías que se venden en tiendas con precios sospechosamente baratos no se encargan de probar los productos que venden, y por desgracia muchas son tan malas, que pierden su carga con los pocos usos, además de tener una vida útil de ciclos de carga muy limitadas.

Invierte bien en una batería, a la larga te salva de problemas.

En busca de electricidad

Imagina que estamos en un aeropuerto que no conocemos y nuestro móvil empieza a quedarse sin batería, además, nuestra tablet empieza a tener lo mismos síntomas. Necesitamos un enchufe con rapidez.

Por desgracia cada aeropuerto es un mundo diferente y en cada mundo hay un número distinto de enchufes. Existen aeropuertos mundialmente conocidos por su falta de enchufes, otros que gracias a patrocinadores instalan puestos con varias tomas para poder recargar tus gadgets mientras esperas un vuelo.

Pero no todos los aeropuertos tienen estos mostradores. La verdad es que la mayoría que no sean aeropuertos internacionales no tendrán mucho que ofrecer. Aquí es cuando hay que ponerse creativo. Quizá no importe mucho que desconectes un cartel o que conectes tu cargador en algún enchufe que encuentres, en las esquinas más insospechadas. La mejor arma que puedes encontrar es preguntar a las personas que trabajan en el aeropuerto, no a las azafatas o a personal de tierra, si no al personal que se encarga de las instalaciones o las que personas que limpian, son estas personas las que se encargan del mantenimiento y las que mejor te van a poder señalar algún enchufe donde cargar tus dispositivos.

El contenido

Pero, ¿de qué rellenar la memoria de nuestros dispositivos para entretenernos? Hay dos tipos de contenido que deberías tener: libros y películas, debiendo evitar lo máximo posible las series. ¿Por qué? Se trata de encontrar una distracción que sea larga, para intentar que el viaje se haga lo más corto posible. Una película en promedio dura hora y media y sin interrupciones. Si elegiste bien el repertorio de películas, te encontrarás con que "mataste" varias horas a base de un par de films. Intenta elegir películas de suspense que te mantengan en la historia.

Los libros son seguramente el mejor aliado para largos vuelos, siempre que seas un lector habitual y te sea fácil leer y meterte en la historia. Un libro normalmente no te lo acabarás en un viaje, es más, debes relajar la vista de vez en cuando y habría que evitar largas horas leyendo y forzando los ojos, pero es una de las mejores distracciones que puedes tener en un avión.

Existen decenas de modelos de lectores de ebooks en le mercado que te ofrecen una experiencia muy similar. Te aconsejo un lector digital porque puedes cargar varios libros sin llevar tanto peso. No hay nada peor que tener que llevar de un lado a otro un libro que al final no te acaba de gustar, es mejor poder pasar a otra obra.

No veas series, la mayoría aunque entretenidas son muy cortas, de unos 20 a 40 minutos. Esto hace que no te entretengas lo suficiente como para hacerte perder la noción del tiempo. Evita las distracciones cortas.

¿Qué otros trucos usas en tus viajes para no aburrirte o para conseguir un enchufe? ¡Queremos saber vuestros lifehacks de supervivencia viajera!

Fotos: daquellamanera (Flickr)

powered byDisqus