Suprema Corte de Justicia de EE.UU.: Es legal revender productos comprados en el extranjero

El fallo de la corte favorece a estudiante que en ningún momento violó los derechos de autor de tercros.

Ya les habíamos platicado del caso del estudiante Supap Kirtsaeng quien hace años fue demandado supuestamente infringir derechos de autor en la nación norteamericana. El demandante, John Wiley & Sons afirma que el joven cometió un delito al comprar libros de texto baratos de la misma firma en el extranjero para luego revenderlos en los E.U.A. a un precio más alto haciendo de una ganancia supuestamente mal habida.

Sobre este asunto la Suprema Corte de justicia de los Estados Unidos ha declarado que Kirtsaeng no ha cometido ningún delito al comprar los libros en el extranjero para después revenderlos en los Estados Unidos de América esto, luego de haber revisado a conciencia la ley de derechos de autor en aquel país.

“Desde nuestra perspectiva, el lenguaje y contexto de la doctrina de la ley de la “Primera venta” no tiene una interpretación geográfica. Además, dudamos que en Congreso haya pretendido crear los estatutos para el daño a derechos de autor con una interpretación geográfica que amenazara las actividades escolares, artísticas y comerciales de los consumidores… Consecuentemente, concluimos que la lectura no geográfica de Kirtsaeng es mucho más congruente con el Acta”.

Según la ley de derechos de autor, la “Primera Venta” te da el derecho de revender lo que sea que hayas comprado, en este caso un libro (siempre y cuando todo sea bajo términos legales); esto automáticamente te otorga el permiso para realizar la transacción sin necesidad de obtener un permiso de parte del dueño de los derechos de autor.

En otras palabras, el joven estudiante no cometió ningún delito y es que la ley de derechos de autor en su sección 109 define la doctrina de la “Primeva Venta” mientras que la sección 602 define la importación de los trabajos bajo derecho de autor, que fue precisamente la sección a la que estaba apelando John Wiley & Sons. Dado que ambas secciones se contradicen era necesario darle una interpretación y ponerlas en contexto para entonces, saber quién tenía la razón.

Una de las razones por la que se decidió fallar a favor de Kirtsaeng es justamente por el asunto de la geo localización: “Las compañías de tecnología nos dicen que los automóviles, hornos microondas, calculadoras, teléfonos móviles y computadoras personales tienen ciertos programas con derechos de autor. Muchos de estos objetos se fabrican en el extranjero con el permiso del dueño de los Derecho de autor en los Estados Unidos y luego, se importan (con el permiso de esas empresas) a los E.U.A. Una Interpretación geográfica de esta ley prohibiría la reventa de un auto sin la autorización explícita del dueño de cada una de las partes que tenga derechos de autor”.

Con seis votos a favor y tres en contra, hoy se hecho justicia a favor del pueblo y no de las corporaciones. Ojalá esto sirva para que futuras disputas legales sobre derechos de autor favorezcan a los consumidores y no a las empresas codiciosas.

Link: Supreme Court Gets It Right In Kirtsaeng: You Can Resell Things You Bought Abroad Without Infringing (Tech Dirt)

powered byDisqus