¿Cómo podrían ayudar los videojuegos a los niños con dislexia?

Un estudio de la Universidad de Padua, Italia, basado en el uso de videojuegos afirma que podrían ayudar a resolver déficits de atención y dificultades para leer o escribir. La ciencia aún no se pone de acuerdo en los resultados finales.

Defenestrados, demonizados y hasta subestimados como un "arte menor" dentro del mundo de la informática y la tecnología, los videojuegos han sobrevivido a décadas de maltratos y comparaciones al nivel de una droga o una adicción grave. ¿Qué tan cierto es todo esto?

A pesar de que la industria de los videojuegos es una de las más grandes del mundo tecnológico, aún le cuesta dar una buena imagen en la sociedad, quienes la consideran un entretenimiento perjudicial para los niños y jóvenes en etapas de crecimiento.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Padua, Italia, planteó la hipótesis tantas otras veces refutada, de que los videojuegos ayudarían a mejorar la concentración y habilidades de algunos niños con trastornos como la dislexia, una dificultad en la lectura que impide la correcta comprensión, aunque a un nivel más amplio, se define como la divergencia entre el potencial de aprendizaje (de cualquier tipo de contenidos) y el nivel de rendimiento de una persona.

En Padua, el equipo liderado por el psicólogo Andrea Facoetti, llegó a la conclusión de que niños con dislexia que jugaron durante 12 horas en dos semanas a juegos de ritmo rápido y que requieren de tomar decisiones con velocida de reflejos y bajo un nivel alto de estrés, lograron adecuar su dificultad para la lectura contra aquellos que durante el mismo período sólo hicieron ejercicios de alfabetización.

El grupo de trabajo era de niños de 7 a 13 años, que jugaron mayormente Rayman Raving Rabbits para Wii. Luego del período de juego, estos chicos, casi todos con problemas de dislexia avanzados, lograron mayor velocidad de lectura y una notoria baja del porcentaje de error y precisión al escribir.

Dos meses después de las sesiones de videojuegos, los niños continuaban mostrando mejorías en la precisión y velocidad de lecto escritura. A pesar de esto, la comunidad científica tiene opiniones divididas sobre este estudio y la efectividad de esta herramienta para los terapeutas por varios motivos.

Está comprobado que consolas como la Wii inicialmente y luego Move de Sony (Playstation) y Kinect de Microsoft (Xbox) han aportado una gran contribución a la mejora de personas con limitaciones de movilidad o diagnosticadas con ejercicios kinesiológicos, ya que la combinación lúdica y de actividad física ha funcionado de modo indudable. Esto se debe en gran parte a que el diagnóstico inicial ofrece sintomatologías comprobables.

En el caso de la dislexia, la medicina no tiene un único diagnóstico sobre el origen de la misma, ya que tanto psicólogos como psiquiatras consideran que se puede manifestar a través de un trauma, sin que el sujeto tenga ningún tipo de problema sensorial, motriz, físico o incluso una deficiencia educativa, así como también neurólogos y cirujanos consideran que enfermedades, lesiones cerebrales y factores hereditarios también la provocan.

El psicólogo Nicola Brunswick de la Universidad de Middlesex, Londres, asegura que no hubo seguimiento de las mejoras de los niños estudiados ya que luego de los dos meses no manifestaron mejoras e incluso volvieron a su estado original. Para el el neurocientífico cognitivo Bruce McCandliss de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, los videojuegos no sirven para ayudar a personas con problemas severos de lectura, aunque no los descarta como una herramienta a seguir estudiando en el futuro.

Para Andrea Facoetti, el estudio realizado con los 20 niños con dislexia está basado en la evidencia existente de que muchos lectores tienen problemas para enfocar objetos dentro de las matrices de lectura, algo que los videojuegos de acción estilo FPS ayudan a fortalecer ya que exigen controlar objetos centrales, periféricos, todo dentro de un escenario de aparente caos, lo que ayuda a agudizar la capacidad de rastrear sucesiones de palabras dentro de un texto.

El debate seguirá abierto y seguramente también tendrá su freno en modelos de estudio y sociedades que los consideran inútiles o provocadores de comportamientos extremos y cambios en la personalidad, pero sin dudas contribuirán a seguir avanzando en la mejora de terapias que adecúen ciertos trastornos de comportanmientos que impiden que algunas personas logren desarrollarse en forma normal.

Link: Could videogames help kids with dyslexia? (dvice)

powered byDisqus