Publipost

Si Facebook fuera una religión, sería la tercera más grande del mundo

Envidia deben tener todas las religiones del mundo al ver lo que Mark Zuckerberg ha conseguido: Nos ha seducido y convencido de tal forma, que hoy en día, si su red social fuera una religión, sería la tercera más grande del mundo.

¿Cómo sería la doctrina de Facebook? Algo así como vive para cotillear en la vida ajena y exhibir al mundo lo bien que te lo pasas en tu vida. Más o menos así, porque de verdad que mucho del tiempo que invertimos en la famosa red social lo dedicamos para "actualizarnos" de las últimas novedades en la vida de nuestros amigos, al tiempo que vamos compartiendo con el mundo qué tal nos pinta la nuestras, ¿verdad?

En los fines de semana, por ejemplo, vemos como nuestros muros de Facebook se van actualizando, prácticamente en tiempo real, con fotografías de nuestros amigos luciendo tipazo en una playa del Caribe, haciendo figuras en la nieve de la Sierra Nevada, o vaciando a punta de chupitos las despensas de los bares de La Latina... La posibilidad de esta conectado desde cualquier parte del mundo, en todo momento y desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, confiere a Facebook una omnipresencia que más de un líder religioso envidiaría.

Y es que cuando salimos de la rutina y estamos divirtiéndonos, nos invaden unas ganas incontrolables de compartirlo en Facebook: Fotos, estados, check-ins... Somos una generación de viajeros sociales, enganchados al 2.0 y que vivimos pillando dónde hay una conexión de WiFi disponible, no precisamente para revisar el correo electrónico, sino para compartir con el mundo lo bien que nos la vamos pasando.

Facebook ha cambiado la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno, y también la forma en que nos relacionamos: El Social Travel, por ejemplo, ha llegado pisando fuerte y se ha convertido en una tendencia de viaje que está revolucionando la forma en que experimentamos el mundo, porque en lugar de alojarnos en un hotel ahora preferimos alojarnos en casa de otra gente, de "nativos" del lugar al que vamos a conocer, con la intención de descubrir nuestros destinos de la forma más auténtica y local.

Iniciativas como Wimdu nos ponen fácil esta nueva misión que implica el reservar hospedaje en casas de particulares, para compartir con ellos su forma de vivir el día a día, y así acercarnos verdaderamente a la experiencia cultural de descubrir los destinos. Nuestra vida social ha cambiado, para bien: Ahora somos más abiertos con los demás, somos más curiosos ante el cambio y queremos descubrir lo que el mundo tiene para nosotros de una forma realmente social. Gracias Facebook por cambiarnos los esquemas. Esperemos seguir creciendo como seres sociales a tu lado. Amén.

powered byDisqus