Bicicleta eléctrica Cero Motors M800 [FW Labs]

Pusimos a prueba un interesante y potente modelo que busca ofrecer un medio de transporte eficiente y libre de emisiones.

Porque la tecnología no son sólo computadores, cámaras y televisores, hoy hablaremos de la bicicleta eléctrica Cero Motors M800, modelo que se comercializa en Chile a un precio de CLP$749.990 (USD$1.575 aproximados) y busca ofrecer un medio de transporte cómodo, eficiente, amigable con la naturaleza y menos costoso que una motocicleta o automóvil.

Y es que el uso de electricidad para mover el motor es evidente beneficio a la hora de reducir las emisiones, ya que aprovecha muy bien la energía y consigue una excelente autonomía energética para viajes largos. Aparte de aquello, estamos frente a una oferta de calidad que promete todos los beneficios de un medio de transporte motorizado, pero sin las desventajas de la quema de combustible.

Especificaciones

  • Motor eléctrico sin escobillas de 750 vatios.
  • Batería de ion de litio de 48V10Ah.
  • Carga a 100V-230V, 1,8 amperios.
  • Duración de la batería de entre 700 a 1.000 ciclos.
  • Tiempo de carga de la batería entre seis a ocho horas.
  • Velocidad máxima de 40km/h sólo con el motor.
  • Carga máxima de 100kg.
  • Autonomía energética de 35km.

Revisión en video

Diseño

La Cero Motors M800 está ensamblada con componentes provenientes del extranjero, siendo ésa principalmente la labor de la empresa que la comercializa, además de su distribución y la revisión detallada de la calidad del producto final, por lo que venden sus modelos con dos años de garantía resultado de estrictos controles de calidad realizados previo al armado del catálogo.

Es por esto que nos encontramos con una bicicleta de cuerpo firme, marco de aluminio, neumáticos aro 26 y cambios SHIMANO TZ de seis velocidades, los que regulan la potencia de pedaleo para cuando no estemos utilizando el motor y decidamos hacer un poco de ejercicio al aire libre. Aparte de aquello tenemos suspensión delantera de aluminio marca Zoom, cadena resistente al óxido, luces delanteras LED, frenos de disco y tapabarros plásticos.

Dejando de lado los aspectos de la bicicleta común y corriente, lo que más llama la atención es el sistema eléctrico que la hace andar sin la necesidad de pedalear. El motor lo encontramos en el disco de la rueda trasera y es de un tamaño bastante reducido, no siendo un accesorio enorme anexo como uno podría esperar, camuflándose muy bien en el diseño de la estructura.

El segundo componente relevante es la batería, quizás lo que roba más espacio en el diseño, colocándose en un seguro compartimiento sobre la rueda trasera y siendo capaz de removerse a voluntad, para recargarla sin necesidad de mantener toda la bicicleta cerca de un enchufe eléctrico.

Aparte de estos dos elementos estamos frente a una bicicleta bastante convencional, sin mayores adaptaciones antes de transformarse en un autónomo sistema de transporte eléctrico.

Modo de funcionamiento

Echar a andar esta bicicleta es bastante fácil, siendo necesarios sólo unos pocos pasos antes de estar en la calle pisteando como un campeón. El primer paso es poner la llave en la rendija ubicada en la parte posterior de la batería. Se gira y ya tenemos activo el sistema eléctrico. Acto seguido presionamos en botón de poder en la pequeña computadora a bordo, ubicada justo sobre el manubrio en la parte central para su fácil acceso incluso mientras andamos en el camino.

Este sencillo dispositivo cumple la función no sólo de "prender" la bicicleta, sino que además de regular la potencia del motor gracias a los botones "+" y "-", pudiéndose presionar y modificar en cualquier momento del trayecto. Aparte de aquello la pantalla informa la carga de la batería y la rapidez instantánea que llevamos en ese momento, siendo la pieza central de este conjunto.

Y para avanzar la bicicleta funciona tal como una motocicleta: se gira el mango derecho del manubrio para activar el motor.

Experiencia de uso

Son varios los aspectos positivos de andar por la calle con una bicicleta eléctrica. Lo más evidente es la nula necesidad de pedalear para avanzar, lo que ahorra cansancio y sudor en trayectos donde no queremos esos síntomas llegando al destino. Y como el motor es lo suficientemente potente al ser capaz de alcanzar 40Km/h sin pedalear, necesitamos mover muy pocos músculos.

Hablando de la potencia del motor, la Cero Motors M800 quizás tiene uno de los más capaces de todo el catálogo, siendo posible subir cerros y pasar sin problemas por cuestas altas, casi como si anduviéramos en motocicleta. Y como a veces vamos tan rápido, se incluyen frenos de disco en ambas ruedas para mayor seguridad.

De todas formas la solución de los frenos no podría ser de otra forma: al estar concentrado todo el peso en la parte de atrás de la bicicleta --que por sí sola ya es bastante pesada--, cuando se alcanzan altas velocidades se torna algo peligrosa la tarea de frenar, por lo que es inevitable recorrer un metro o dos "pisteando" o haciendo un derrape antes de llegar a 0km/h.

El exagerado peso también es un riesgo a la hora de transitar terrenos disparejos a altas velocidades, ya que una desestabilización en el equilibrio puede ser difícil de recobrar siendo demasiada la masa que tenemos que controlar. Y con una carga máxima de 100Kg debido a lo mismo, se hace casi imposible llevar a alguien más como pasajero improvisado, práctica poco realizada pero que más de alguien hace de vez en cuando.

Aparte de aquello y si somos cuidados, podemos obtener muy buenos resultados especialmente en trayectos largos, ya que el aparato alcanza una autonomía energética por hasta 35km, agotando después de eso una batería que demora entre seis a ocho horas en recargarse completamente, por lo que se puede utilizar sin problemas durante todo el día para dejarla cargando en la noche.

¿El principal beneficio? Ser libre de emisiones, considerándose la electricidad una energía limpia que resuelve a través de esta bicicleta el problema de transportarse de un lado a otro en la ciudad, logrando una limpieza que el automóvil ni la motocicleta tienen, pero ahorrándonos el sudor y suciedad de una bicicleta convencional. ¿Vale la pena por el precio? Eso queda a juicio del consumidor.

Lo Imperdible

  • Autonomía energética.
  • Potencia y velocidad.
  • Libre de emisiones.
  • Facil de utilizar.

Lo Impresentable

  • Exagerado peso, concentrado sólo en la parte trasera.
  • Elevado precio.
  • Con 100Kg de carga máxima no soporta llevar a alguien más.
Realización audiovisual: Jonás Van den Bosch.
powered byDisqus