La pornografía vuelve a ser un dolor de cabeza para Apple

Con la llegada de Vine sólo para iOS, muchos usuarios lo han utilizado para subir videos de seis segundos con material para adultos. Y Apple odia ese material.

Tiempo atrás, el ahora difunto Steve Jobs manifestó abiertamente estar en contra de la posibilidad de ver pornografía a través de un dispositivo Apple, al declarar que: "las personas que quieran ver pornografía que se compren un teléfono con Android", lo que se tradujo en un bloqueo total a las aplicaciones en la App Store que sirven para promover esta clase de contenidos.

De hecho, hace menos de una semana atrás la compañía retiró la herramienta 500px de su tienda, alegando que servía como plataforma para distribuir material para adultos. Y ahora, en Cupertino se enfrentan a la llegada de Vine, aplicación para iOS propiedad de Twitter y que permite incluir videos de seis segundos en cada mensaje difundido a través de la red social.

¿El problema? Si buscamos en Twitter el hashtag #porn en la app de Twitter en iOS, nos aparecerán videos de esa categoría que habrían sido subidos vía Vine, y como Vine es una aplicación disponible sólo para iOS y Apple odia la pornografía, entonces Vine podría catalogarse como una herramienta "inapropiada" según los términos de servicio y el historial que registra la empresa que fabrica el iPhone.

Por el lado de Twitter, ellos habilitaron un sistema de denuncia que si marca algo como ofensivo, pide al usuario una confirmación antes de verlo. Pero por ningún lado en sus términos de servicio se cataloga el porno como algo grave y que amerite bajar del sitio el material.

Ahora queda ver si Apple considera a Vine como una plataforma para distribuir material pornográfico, como le pasó a 500px que era un servicio simple como Flickr, o bien serán más tolerantes y se darán cuenta que cualquier cosa que acceda a Internet en el fondo es una herramienta para ver material de adultos, tal como el navegador web Safari.

Link: Apple has a porn problem, and it's about to get worse (The Verge)

powered byDisqus