El CEO de Samsung, Lee Kun Hee advirtió: "Somos líderes, pero debemos cuidarnos las espaldas"

El gran 2012 que convirtió a la surcoreana en líder mundial comenzó con un ambicioso plan de reestructuración en 1993 y su actual CEO y heredero del conglomerado, no quiere relajarse y perderlo.

En un discurso que brindó en Estados Unidos, el CEO del conglomerado de productos más grande de Corea del Sur, Lee Kun Hee, aseguró que este actual liderazgo debe ser tomado como un llamado de atención para "cuidarnos las espaldas" en una actualidad donde día a día nacen nuevos competidores y la economía global es la que marca la tendencia de consumo.

Lee Kun Hee es hijo de Lee Byung-chul, fundador de Samsung, y también es hoy el hombre más importante de la surcoreana Samsung Electronics desde hace 25 años, algo poco visto en estos tiempos donde en poco menos de un año, una crisis puede dejar a una empresa al borde de la quiebra.

El liderazgo mundial logrado en estos últimos años en la venta de teléfonos móviles y televisores representa un desafío para "seguir innovando en nuevos negocios en esta competencia permanente", aseguró Hee en referencia al mercado de consumo actual.

En 2012, Samsung entró en una batalla legal contra Apple que podría haberla dejado de rodillas, sin embrago, le sirvió no sólo para sacarse varios problemas de encima que venía acarreando en una costosa guerra de patentes, sino que también le quitó el liderazgo al iPhone con sus tanques Galaxy II y III.

Pero esto no fue un golpe de suerte en la surcoreana, ni una estrategia de los últimos años. Para llegar a esta actualidad, Samsung comenzó un plan de renovación total en el año 1993, cuando Lee Kun Hee, irritado por la reputación de "marca de segunda línea" que tenía su empresa en todo el mundo, escribió nuevas directivas de trabajo basadas en reformas que ordenaban a cada uno de los empleados de la empresa "cambiar todo, excepto sus esposas e hijos" . Esta táctica en la búsqueda de un producto competitivo y de excelencia llevó a la empresa a convertirse en un conglomerado que aporta un quinto del actual PBI de Corea del Sur.

Lee Kun Hee no la tuvo fácil para llegar a demostrar sus capacidades de liderazgo. Enfrentado con la familia por supuestas irregularidades en la herencia paterna, que le permitieron hacerse con el control de la compañía, seguido de cerca por el fisco a causa de una millonaria evasión de impuestos, pero indultado por el gobierno coreano, a quien le aporta el 20% de las exportaciones del país, este empresario "intocable" como suele conocérselo en el mundo financiero asiático, demostró su ambición logrando los objetivos planificados en 1993.

¿Cómo planea Samsung permanecer en la cima en 2013? Competidores un tanto lejanos como Sony, Huawei y Nokia, se traen ambiciosos lanzamientos para el CES de este año, algunos más orientados al segmento de los smartphones de gran tamaño y otros orientados en la experiencia de uso y diseño, como el caso de Sony. La realidad es que cualquier paso en falso o siesta que pueda tomar Samsung podría hacerla despertar un escalón debajo en el podio.

De lo que se conoce para este año, la surcoreana planea vender un 20% más de smartphones que en 2012. Además incorporará Windows 8 y el nuevo SO Tizen a sus teléfonos y tablets. Para fines de 2013 pondrá en el mercado las primeras pantallas flexibles, un mercado donde pelea mano a mano el lanzamiento de algún producto junto a Sony y Nokia.

Link: Samsung CEO Lee Kun Hee warns employees about increased competition (techcrunch)

powered byDisqus