Científicos imitan la estructura de un corcho para crear bloques de grafeno tridimensionales

El grafeno es una malla bidimensional de sólo un átomo de carbono de grosor, pero increíblemente resistente.

La revista Nature Communications publicó un artículo donde científicos de la Universidad Monash mostraron un procedimiento que, por primera vez, permitiría moldear de forma tridimensional al grafeno, ya que este material consiste en una malla de carbono bidimensional ya que sólo tiene un átomo de grosor.

El grafeno es un material increíblemente resistente, químicamente estable y un excelente conductor de la electricidad, que fue descubierto recién el 2004 y que le valió a sus creadores el Nobel de Física del 2010.

El potencial del grafeno va desde que se podría imprimir circuitos o servir como base para baterías con 10 veces más capacidad de las actuales, hasta prevenir robos o aumentar la velocidad de la Internet (mas encima se repara sólo, por lo que podría servir para regenerar tejidos).

La técnica del equipo de científicos --liderados por el profesor Dan Li-- para moldear tridimensionalmente el grafeno fue inspirada en la naturaleza, y consistiría en imitar el diseño increíblemente eficiente del corcho, ya que ésta genera una estructura muy fuerte y ligera, pero además flexible.

"Cuando se arman estructuras tridimensionales con las capas atómicas de grafeno, éstas tienden a formar monolitos porosos que son frágiles y no presentan un buen desempeño", afirmó el profesor Li.

El método de los científicos permitiría crear bloques de grafeno que serían mas ligeros que el aire, capaces de soportar 50.000 veces su propio peso, extremadamente elásticos --podrían recuperarse de un 80% de deformación--, y muy buenos conductores de la electricidad.

Link: Biomimetic superelastic graphene-based cellular monoliths (Nature Communications)

powered byDisqus