Sony Vaio Duo 11 a primera vista

La inclinación de la pantalla no le deja mucho espacio al teclado, que se siente apretado.

Sony presentó en IFA el Vaio Duo 11, su versión de los híbridos tablet-notebook con Windows 8. Durante la conferencia Build en los cuarteles de Microsoft en Redmond pude revisar un poco más de cerca este dispositivo, que usa una pantalla deslizable para transformarse de laptop a tablet.

La pantalla de 11,6 pulgadas es brillante y se ve muy bien. También responde ágilmente al tacto. Para levantarla, es necesario tomarla desde la parte de arriba y subirla ligeramente con los dedos, lo que permitirá deslizarla fácilmente hacia atrás. La pantalla mantiene un nivel de inclinación al revelar el teclado, y no es posible ajustarla si quisiéramos que estuviera más o menos vertical.

Al estar cerrado cubriendo el teclado, el equipo toma la función de tablet, aunque es un poco grande para ser una tableta cómoda. El equipo pesa 1,3 kilos, de modo que el peso sigue estando más cerca de un laptop que un tablet. No es lo ideal si quisiéramos sostenerlo con una sola mano. El Duo incluye un lápiz para tomar notas si quisiéramos sobre la pantalla.

Por el frente, la pantalla sólo tiene un botón, correspondiente al inicio de Windows. Los conectores y puertos están ubicados en la parte del teclado, a ambos costados. Tenemos dos puertos USB 3.0, un HDMI y ranura para tarjetas SD. Por dentro, el equipo tiene especificaciones muy buenas: procesador Intel Core i5 de 1,7 GHz, 6 GB de RAM y una unidad SSD de 128 GB.

El teclado es la otra parte importante de este equipo, que le permite convertirse en un notebook. Lamentablemente, la inclinación de la pantalla no le deja mucho espacio y el teclado se siente apretado. Al no haber espacio para un trackpad, Sony integró un mouse de bolita en el centro de las teclas. Bajo la barra espaciadora tenemos además los botones para hacer clic.

Quizás el mouse no es tan necesario con una pantalla táctil, pero en ocasiones resulta más rápido de usar que levantar la mano hasta la pantalla para tocar lo que queremos elegir. La solución de Sony no me parece la más cómoda, aunque sí aprovecharon bien el escaso espacio disponible.

El teclado es retroiluminado, lo que se agradece, pero la falta de espacio le termina pasando la cuenta.

Al final, el Duo 11 no es tan cómodo como escribir en un laptop, ni tan práctico como para usar como tablet. Quizás a Sony le falta hacer algunos ajustes más a la idea de esta pantalla deslizable para tener un dispositivo que sea verdaderamente cómodo, porque el Vaio Duo 11 no parece poder cumplir con lo que promete.

Link: Dell XPS Duo 12 a primera vista

powered byDisqus