Buscan expulsar a una alumna de su escuela por no querer utilizar dispositivo de rastreo

Se trata de una etiqueta RFID inserta en una tarjeta de identificación, la que puede indicar a las autoridades del establecimiento la ubicación exacta de la persona dentro del campus.

Andrea Hernández, alumna de una escuela secundaria en Texas, Estados Unidos, durante meses ha luchado contra la dirección del establecimiento donde estudia, debido al deseo que tienen de expulsarla porque ella, supuestamente, está siendo rebelde al no querer utilizar una etiqueta RFID inserta en la tarjeta de identificación (SmartID) que todos deben llevar consigo.

¿Qué es esto? Se trata de un pequeño chip transmisor de radio movido por una batería, el que permite a las autoridades rastrear la ubicación de los alumnos dentro del campus, lo que se está haciendo con la finalidad de asegurar que todos asistan a clases, ya que la escuela puede ganar hasta USD$1,7 millones por subvenciones si comprueba que la gente está asistiendo.

El caso llegó hasta el juez y afortunadamente para Andrea, la decisión de expulsarla se aplazó por una semana, hasta que se lleve a cabo una nueva audiencia donde se expondrá mejor el caso y sea la corte quien decida si esta acción de etiquetar a las personas está bien, o es algo para condenar.

Link: Student's expulsion for refusing to wear RFID tag put on hold until next week (The Verge)

powered byDisqus