Las tecnologías que permitirán el salto supersónico de Felix Baumgartner

El paracaidista se lanzará en caída libre desde la estratósfera, para lo que necesitará ayuda de diferentes aparatos que le permitirán llegar a salvo a Tierra.

Mañana, el paracaidista Felix Baumgartner intentará romper la barrera del sonido saltando desde la estratósfera (sobre 36.500 metros de altura). Su caída libre será larga, y para que logre sobrevivir, necesitará de una serie de elementos que le ayudarán a soportar la falta de presión, los cambios de temperatura, y frenar a tiempo para llegar al suelo de forma segura.

El evento será transmitido en vivo por Red Bull Stratos (en México será emitido por Azteca 7 y Azteca.com tiene más detalles), el equipo detrás de esta hazaña. Baumgartner será lanzado desde el aeropuerto de Roswell, en Nuevo México, y si todo sale bien, aterrizará en un lugar designado para esto en las cercanías.

Los avances desarrollados para lograr este salto podrían ayudar en la creación de trajes espaciales mejores, crear protocolos de exposición a la altura y aceleración, y conocer más sobre los efectos sobre el cuerpo humano de la aceleración supersónica y la desaceleración desde la misma, además de innovación en el desarrollo de paracaídas.

Estos son algunos de los elementos que estarán presentes en el salto.

Traje espacial

Los trajes espaciales corrientes no están fabricados para caídas libres y alta velocidad, de modo que el equipo usado por Baumgartner tiene modificaciones especiales que resultarían útiles para la industria aeroespacial.

El traje del paracaidista está diseñado en base a los que son utilizados por pilotos de naves de mucha altura, pero modificado para entregar una mejor movilidad, necesaria para realizar este salto. Baumgartner también necesitará tener una buena visión para enfrentar la caída, para lo que se agregaron espejos que entregarán una vista más amplia al paracaidista.

El traje está diseñado para mantener la presión alrededor del cuerpo, a un nivel similar al que se encuentra a 10.000 metros de altura, nivel que ayudaría a evitar síntomas de la descompresión. También evitaría que su sangre entre en ebullición, fenómeno que podría ocurrir sobre los 18.800 metros.

Provee protección en un rango de temperaturas entre -68°C y + 38°C. El exterior del traje está hecho de un material que retarda el fuego, y un aislante contra el frío. Tiene un controlador que regula y mantiene la presión a diferentes altitudes.

También trae un sistema de ventilación que permite la entrada de aire frío o tibio durante el ascenso. El aire tibio evitaría que Baumgartner se enfríe mientras sube, mientras que el aire frío evitaría la transpiración, que podría empañar el visor.

Caja de comunicaciones

Baumgartner llevará en el pecho una caja que reportará y almacenará información de velocidad, posición y altitud del paracaidista, que será entregada a los controladores de la misión. Incluye un transmisor y receptor de voz conectado con su casco, una cámara HD con vista de 120°, un sistema para verificar si se logra el récord que el equipo espera cumplir, y diversas unidades para mediciones.

Casco y visor

El casco está hecho de materiales compuestos, para ser relativamente liviano (3,2 kilos) y al mismo tiempo resistente. Incluye un regulador de oxíqueno que suministrará este gas para que el paracaidista lo respire. En el ascenso, el oxígeno provendrá de un estanque en la nave, mientras que en la caída utilizará cilindros de oxígeno portátiles.

El visor está hecho para evitar distorsiones a la vista, que es muy importante para permitir que Baumgartner se oriente en el descenso y aterrizaje. Tiene un cobertor independiente para el sol que puede ser ajustado por Baumgartner, además de un sistema de calentamiento que evita que se empañe o se congele.

El visor también incluye un micrófono y audífonos para mantener al paracaidista conectado con su equipo de control, y una bombilla para mantenerlo hidratado con agua.

Cámaras

Como se trata de batir un récord, entre otras cosas, el evento será grabado por múltiples cámaras, algunas adaptadas para resistir la falta de gravedad, los cambios de temperatura y la baja presión, entre otros.

La cápsula de ascenso contará con 9 cámaras de alta definición, tres que grabarán en resolución 4K y tres que tomarán fotografías. Cuatro de las cámaras estarán afuera de la cápsula, ocho estarán protegidas por la cobertura de la cápsula, pero también en el exterior, y tres estarán en el interior. Todas son controladas de forma remota.

En tanto, el traje cuenta con tres cámaras pequeñas para video de alta resolución (una en cada muslo y una en el pecho). Estas cámaras deberán funcionar en condiciones similares a las del espacio por alrededor de 20 minutos, cayendo a velocidad supersónica, y en cualquier orientación en la que estén.

Algunas de las cámaras usarán filtros especiales debido a la intensidad del sol a esa altura.

Para lograr la transmisión en vivo a la Tierra, se creó un sistema llamado "Joint Long-range Aerospace Imaging and Relay" o JLAIR, que lleva la cuenta de las cámaras desde la tierra. En la sala de control, los técnicos podrán elegir las mejores imágenes enviadas por las cámaras y enviarlas en tiempo real al comando de control de la misión, o transmitirlas a los espectadores del suceso.

Adicionalmente, habrá un helicoptero equipado con una cámara Cineflex v14 HD estabilizada con giroscopios que hará tomas de la cápsula y de Baumgartner.

Ver en YouTube

Globo

Un gran globo lleno con helio elevará a la cápsula hasta la estratósfera. Está construido con polietileno de sólo 0,002 cm de grosor, y si estiraran todo el material, cubriría 162 metros cuadrados. Tiene 850 metros cúbicos de capacidad. Al momento de ascender, será delgado y largo, y a medida que vaya subiendo se volverá redondo, alcanzando un diámetro de 130 metros.

Para inflarlo se usarán dos camiones llenos con helio.

Paracaídas

Sin duda, una parte vital de este experimento. Hasta ahora no se ha usado un paracaídas para frenar una caída libre desde tan arriba. El contenedor de Baumgartner contará con un paracaídas de estabilización y dos de aterrizaje (el principal y uno de repuesto). El arnés del paracaídas lleva dos botellas de oxígeno, que proveerán de este gas durante 10 minutos cada una mientras se encuentre en altura.

El paracaídas de estabilización fue diseñado para desplegarse a velocidad supersónica, y fue creado para funcionar de manera independiente al paracaídas principal. Si Baumgartner llega a 3,5G por 6 segundos, el paracaídas de estabilización se abrirá automáticamente. El paracaidista también podrá abrirlo a voluntad si es que cree que es necesario.

El paracaídas principal, de 25 metros cuadrados, se abre por orden de Baumgartner (no es automático) y se espera que sea desplegado a los 1.524 metros de altura. Tanto el paracaídas principal como el de reserva están hechos para funcionar a una velocidad de 277 km/H, de modo que Baumgartner necesita reducir la velocidad para que funcionen correctamente.

El paracaidista cuenta también con un sistema electrónico de activación automática llamado CYPRES 2, que despliega de forma automática el paracaídas de reserva si es que el primero no funciona.

Ver en YouTube

Link: Red Bull Stratos

powered byDisqus