Jeff Bezos: ¿El próximo rockstar de la industria tecnológica?

Luego de la muerte de Steve Jobs, quedó un gran vacío en la industria tecnológica que pocos pueden llenar. ¿Será el CEO de Amazon la persona indicada?

La industria tecnológica tiene una larga tradición de levantar ídolos. Alguien a quien escuchar atentamente durante las presentaciones de nuevos productos, que conquiste con sus palabras, sea capaz de montar un gran show y logre ganarse la confianza de los consumidores para fidelizarlos con la marca, convirtiéndolos en clientes hoy y mañana.

Hasta el 5 de octubre de 2011, esa persona era Steve Jobs, ahora fallecido ex-CEO de Apple. Este personaje convirtió a su compañía en una de las más exitosas del planeta, gracias a su genialidad al momento de diseñar productos y el poder de convencimiento para venderlos durante icónicas presentaciones en vivo, sobre un escenario rodeado de una multitud que aplaudió con fervor cada nuevo anuncio que llevaba la manzana mordida por detrás.

En su reemplazo, ¿existen otros personajes? Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, tiene un perfil polémico y se le critica su juventud y la falta de un modelo de negocios estable en su compañía. Bill Gates, fundador de Microsoft, se retiró de la industria y ahora se dedica a la filantropía. Su reemplazante, Steve Ballmer, es el actual mandamás de la empresa, sin embargo, su personalidad extrovertida le resta seriedad para el cargo.

Así llegamos a Jeff Bezos, CEO de Amazon, norteamericano de 48 años de edad que pese a estar presente durante casi 20 años en el rubro, se ha mantenido al margen de toda clase de protagonismo. Hasta ahora.

El gigante Amazon

La que hoy es una de las empresas más relevantes en torno a la tecnología, comenzó como una tienda en línea para vender libros, siendo su principal activo la capacidad de reunir grandes bases de datos de productos aprovechándose de la flexibilidad de Internet, desplazando a los grandes catálogos hechos en papel y tinta tradicional.

El negocio evolucionó en un gran conglomerado de productos y servicios en los que Amazon se ha expandido con éxito, siempre teniendo como base la dependencia de Internet. Se trata de la compañía número 56 de la lista de las más grandes de Estados Unidos por capitalización de mercado, es el mercado minorista número 15 de ese país (tras gigantes como Wal-Mart o Target), y el número uno en internet, con ventas sobre los USD$48.000 millones.

Destaca la venta de toda clase de productos a través de la red, desde libros digitales hasta implementos de cocina, a través de una exitosa tienda virtual que acepta pagos a través de tarjeta de crédito y despacha los bienes a domicilio, la mayoría de las veces, sin costo para el cliente.

Además, levantaron la venta de libros digitales y lanzaron una línea de lectores con pantalla de tinta electrónica, que bajo la marca “Kindle”, han popularizado esta tecnología. Y no hay que olvidar el producto Amazon Web Services, plataforma de hosting que aloja los contenidos y tráfico de innumerables sitios web alrededor del mundo, como Netflix, Dropbox, Betazeta y Foursquare, los que dependen completamente de Amazon para funcionar.

Mentalidad creativa

Sin dudas, el hombre lleva la tecnología en la sangre. De niño ha estado interesado en la computación, graduándose en informática y electrónica en la Universidad de Princeton. Después de eso, trabajó en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde fue el Vicepresidente más joven de la historia en una firma de inversionistas.

Pero eso no era suficiente para él, y el año 1994, cuando Amazon fue fundada, en un par de horas Bezos escribió en una hoja de papel lo que sería todo el modelo de negocios de la que ahora es una de las empresas más exitosas del planeta, abandonando su lucrativo empleo anterior y dedicándose a comandar un lugar donde puede dar rienda suelta a lo que él imagina, serán grandes productos para los consumidores generales.

Obsesión por los detalles

Al igual que Steve Jobs, Bezos se preocupa por cada detalle en torno a su compañía, buscando estar al tanto de toda clase de elementos que afectan el desempeño de la misma; desde las decisiones más grandes, hasta cada palabra en pequeños comunicados de prensa que mencionan a Amazon.

En esto destaca la que sería una de sus habilidades más sobresalientes, que es la capacidad de micro-manejo para llevar, acorde a un plan mayor, hasta los puntos que a simple vista parecen más insignificantes y a los que otros CEOs no prestan atención, delegando dichas funciones. Jeff Bezos busca siempre asegurarse personalmente de que todas las cosas estén bien hechas.

Con un objetivo en mente

Lo que ha caracterizado a los grandes líderes de toda industria, es su determinación por proponer una filosofía de trabajo y aferrarse a ella durante toda su carrera. Steve Jobs siempre apeló a crear los productos más innovadores en términos de diseño y estética, centrando el trabajo de toda su vida en aquello. Jeff Bezos también parece seguir una filosofía, muy distinta a la de Apple, pero igual o más exitosa: vender servicios.

El enfoque de Amazon no es sacar los mayores márgenes de ganancias vendiendo dispositivos, sino que la mentalidad es conseguir resultados a largo plazo pero estables, y en eso, comercializar servicios con los que fidelizar al público es un apronte inusual en la industria, siendo Apple una de las pocas empresas que con iTunes, ha tenido éxito en la materia.

De tener éxito, la empresa podría posicionarse con gran rentabilidad y estabilidad, activos de gran valor dentro de una industria tecnológica que avanza vertiginosamente, dejando constantemente algunos participantes en el camino.

Poder de convencimiento

Nada de lo anterior es de utilidad si Bezos no es capaz de subirse a un escenario en un recinto repleto de gente y vender todo lo que puede crear. En esto, el pasado 6 de septiembre el CEO de Amazon dio un impecable show durante el lanzamiento de un nuevo lector de libros digitales Kindle y las renovadas tabletas Kindle Fire, productos mostrados con elocuencia en un lapso de 1 hora 20 minutos donde sólo una persona fue protagonista: Jeff Bezos.

Sin intermediarios ni interrupciones, demostró que puede convencer a una multitud de periodistas, analistas, inversionistas y potenciales clientes, de que su empresa está haciendo las cosas bien. La confianza es un elemento de vital importancia en la industria tecnológica, y su derroche era algo que Steve Jobs hacía mejor que nadie. Pero Jeff Bezos no se quedó corto en su última presentación, demostrando capacidad para levantarse como el reemplazante en el puesto de protagonista mediático de la industria.

powered byDisqus