Corte Suprema estadounidense decidirá si uno compra bienes o arrienda licencias de uso

Hoy comenzarán a escuchar los alegatos de un juicio que determinará el futuro de la doctrina de la 'primera venta'.

En el mundo previo a la masificación de Internet, si te informaban que un producto cualquiera tenía un determinado valor en tu país, uno se resignaba y luego decidía comprarlo o no en el mercado local. Con Internet, uno puede cotizar a nivel mundial y ver el país donde es más barato ese producto y posteriormente importarlo.

Si bien es común pensar que en Estados Unidos muchos bienes son bastante económicos (usualmente los productos tecnológicos), hay algo que parece que en todos lados es más barato que en el país del norte: Los textos de estudio. Como ejemplo, el libro 'Principios En Bioquímica' de Lehninger cuesta US$ 178,50 en Amazon.com, mientras que en la tienda Amazon de Inglaterra el mismo libro cuesta US$ 81,56.

Cuando Supap Kirtsaeng, un estudiante de intercambio en la Universidad de Cornell, notó este hecho al llegar a estudiar a Estados Unidos en 1997, comenzó a importar textos de estudio desde Tailandia, su país natal, para así pagarse su educación y ganar un poco de dinero extra, vendiéndolos por eBay bajo el nombre bluechristine99.

Kirtsaeng fue demandado por John Wiley & Sons Inc. (editorial Wiley) por infringir el copyright de sus textos de estudio, y tras perder el juicio se le ordenó pagar US$ 600.000 a la editorial. El argumento de Wiley es que el tienen el derecho a través del copyright a determinar cómo sus productos son distribuidos, lo que no incluye vender en EE.UU. sus propios libros más baratos destinados a mercados extranjeros.

Kirtsaeng apeló a la Corte Suprema y esta comenzará hoy a escuchar las declaraciones de los abogados de las partes involucradas. Lo relevante es que este juicio sentará un precedente en Estados Unidos porque es la forma que las grandes empresas están tratando de combatir la doctrina de la 'primera venta'.

Esta doctrina consiste simplemente en que cuando uno compra un bien con derechos de autor, uno no necesita el permiso de ellos para revender el bien como a uno le plazca (o regalarlo, o prestarlo, arrendarlo, etcétera). Ésto es la base para la existencia de sitios de subasta online como eBay o MercadoLibre, pues nadie piensa en pedirle permiso a Terry Pratchett para revender una novela de Mundodisco.

Si bien, en teoría, la decisión que tomará la Corte Suprema respecto a este caso no debería perjudicar mayormente los bienes digitales (pues éstos son licenciados), de todas formas podría tener grandes ramificaciones pues es razonable suponer que gran parte de la gente ha comprado un bien usado con anterioridad, ¿no?

Link: How a Supreme Court ruling may stop you from reselling just about anything (Ars Technica)

powered byDisqus