Científicos inventan chips que se disuelven en el cuerpo

Esta tecnología podría aplicarse en gadgets, posiblemente disminuyendo la basura electrónica.

Un grupo de científicos creó dispositivos electrónicos ultra delgados que se disuelven en el cuerpo una vez que dejan de ser útiles. La investigación fue publicada por la revista Science, detallando cómo este aparato puede desaparecer en su medioambiente, como agua o los fluidos del cuerpo humano, una vez que se acaba su función.

En este momento ya existen implantes que, por ejemplo, dispensan una medicina o entregan estimulación eléctrica, pero no se disuelven y en algunos casos deben ser retirados mediante cirugía.

Los investigadores John Rogers, científico de materiales de la Universidad de Illinois, Fiorenzo Omenetto, ingeniero biomédico de Tufts University, y Youggang Huang de la Northwestern University crearon varios aparatos con materiales solubles, como un sistema de imágenes que monitorea los tejidos dentro de un ratón, un parche termal que previene infecciones después una cirugía, celdas solares y sensores de temperatura.

Los dispositivos están construidos de silicio y un pequeño circuito de óxido de magnesio encapsulado por una capa protectora de seda que puede ser absorbida fácilmente y sin daño por el cuerpo humano.

"Desde los primeros días de la industria electrónica, una meta clave del diseño ha sido construir dispositivos que duren para siempre, con un desempeño completamente estable. Pero si consideras la posibilidad opuesta, dispositivos que están hechos para desaparecer físicamente en una manera controlada y programada, se abren otras oportunidades de aplicación completamente diferentes", dijo Rogers en un comunicado.

Los investigadores aseguran que pueden hacer casi cualquier dispositivo electrónico óptico o de alto desempeño que se pueda disolver. En su experimento más reciente, crearon un dispositivo diseñado para generar calor y matar gérmenes en áreas recientemente operadas, para evitar una infección después de una cirugía. El aparato funcionó en ratones por más de una semana, hasta que la cobertura de seda se disolvió lo suficiente como para dejar que los fluidos corporales desarmaran el dispositivo.

Esta tecnología también podría usarse fuera de la medicina, como por ejemplo para desarrollar teléfonos móviles y otros aparatos para que se disuelvan después de una cantidad determinada de años, evitando generar montañas de basura electrónica.

Link: Scientists Invent Vanishing Electronics That Dissolve in the Body (Medical Daily)

powered byDisqus