Confesiones de un ex-empleado de Google que revisaba lo peor de internet

Pornografía infantil, gore, necrofilia, y otras imágenes: Alguien tiene que asegurarse de que el resto no quede traumado.

¿Qué pasaría si tu trabajo consistiera en filtrar videos para evitar que se publique contenido con pornografía infantil, gore, necrofilia, y otros? Buzzfeed entrevistó a un ex-empleado de Google que estaba encargado de esto y que, pese al tipo de trabajo que realizaba, no estaba contratado por la compañía ni recibió apoyo psicológico para soportar las imágenes que tuvo que ver.

"Por teléfono, el reclutador me informó que lidiaría con 'contenido sensible'. No se me ocurrió pensar que haría el trabajo sin soporte técnico ni emocional", relata el empleado anónimo.

"Una de las partes más chocantes de mi trabajo era trabajar con asuntos de porno. El porno infantil es importante para las compañías de internet. Por ley hay que sacarlo en 24 horas desde que te avisan y reportarlo a las autoridades federales. Nadie quería hacerlo en Google. Lidié con todos los productos de Google. Si alguien los usaba para porno infantil, tenía que verlo. Quizás como 15.000 imágenes al día. Google Images, Picasa, Orkut, Google Search, etc", dice.

El chico hizo el trabajo por nueve meses sin poder conversar del tema con nadie - para no cargar a otra persona con sus problemas - hasta que "Google hizo que hablara con alguien de una agencia federal".

"Ella me mostró fotos de actividades aparentemente inocentes (como un test de Rorschach modificado) y me preguntó por mi primera reacción visceral", explica, "ahí se me ocurrió que necesitaba terapia".

Google cubrió una sesión de terapia, y luego se le informó que no sería contratado y se le incentivó a seguir el tratamiento por su cuenta. "Creo que mi jefe estaba un poco impresionado, también, cuando no conseguí un trabajo full-time en Google", afirma el ex-empleado. "No pudo explicarme por qué no fui contratado", dice.

Según el entrevistado, lo mismo ha ocurrido con otras personas que hacían el mismo trabajo."Tres personas aquí estaban en el turno de medianoche para YouTube y se les prometió que si veían decapitamientos y porno infantil por todo este tiempo, serían contratados. El sistema de revisión de YouTube es proactivo - tienen que sentarse y verlo todo, de 10 pm a 8 am, por un año", explica, sin que la promesa se cumpliera.

De acuerdo a lo que explica, la gente contratada en la empresa no tiene muy claro lo que hacen estos contratistas, y al parecer tampoco parece importarles mucho, pese a que se trata de un rol fundamental en una empresa como Google. Alguien tiene que limpiar la basura, que muchas veces no queremos ver.

Link: Tech confessional: The googler who looked at the worst of the internet (BuzzFeed)

 

powered byDisqus