¿Por qué son poco relevantes las pérdidas económicas en Microsoft?

Si bien se trató de un hecho inédito en la historia de la compañía, no es para nada un presagio de que las cosas estén mal al interior de Microsoft. Al contrario.

El día de ayer, Microsoft entregó sus resultados económicos correspondientes a los últimos tres meses recién pasados, con un relevante dato a su haber: es la primera vez que pierden dinero en la compañía, con una cifra no menor de USD$492 millones negativos.

Gran revuelo ha causado esta noticia en la opinión pública, sin embargo, ¿es válido decir que estamos frente a un mal momento en Microsoft? ¿Esta situación es un indicador de que la compañía se viene abajo? La respuesta a ambas preguntas es un rotundo no.

Primero, necesitamos saber qué ocurrió en el pasado. Durante el año 2007, la empresa ahora a cargo de Steve Ballmer adquirió aQuantive, organización dedicada a los servicios de marketing digital, para competir con Google en el área de publicidad en línea. En ese entonces, se pagó USD$6.300 millones por la compra, bajo la promesa de contribuir a la División Online de Microsoft, donde también está el producto Bing.

El tiempo pasó y las cosas con aQuantive no salieron bien. Tanto así, que a principios de este mes de julio (2012) se asumió que el negocio fue un desastre y el valor de la empresa de marketing se fue al suelo, muy por debajo de los USD$6.300 millones desembolsados en un principio. A raíz de esto, Microsoft tuvo que asumir el costo para la reparación de los daños del siniestro, pagando inmediatamente USD$6.200 millones por dicho concepto hace pocos días.

Así, en los resultados financieros de Microsoft se incluyeron estas magras cifras, y si bien las cosas salieron mal con aQuantive, no debemos olvidar que en total son USD$18.060 millones los que vendió en total la empresa, registrando apenas una pérdida de USD$492 millones una vez restado lo de aQuantive. Es decir, de no haberse pagado USD$6.200 millones para reparar el daño del mal negocio, los números serían diferentes y muy verdes. Saquen sus propias cuentas.

Y esto lo saben los inversionistas, ya que a un gigante como Microsoft se le perdona el despilfarro. Síntoma de aquello es el alza de 65 centavos en el valor de las acciones de la compañía horas después del comunicado con los resultados financieros. ¿Una locura? No; simplemente sacando cuentas, y dejando de lado el gasto por aQuantive que se debe hacer --y se hizo-- por una única vez, la realidad económica en Microsoft es muy buena. Tan buena, que se pueden dar estos lujos. Sin duda un reflejo de la seguridad financiera de la que gozan.

powered byDisqus