NASA solicita a los futuros visitantes de la Luna que no toquen sus cosas

La agencia publicó una serie de guías que detallan los lugares donde hay artefactos que quedaron allá hace 40 años, para evitar que se dañen.

Muchos países están planeando misiones a la Luna, incluyendo a Japón, India, China y Rusia, que incluso quiere instalar una base en la superficie del satélite. También está en marcha el Google Lunar X Prize, un concurso que entregará USD$20 millones a la primera empresa que logre poner un robot sobre la superficie de la Luna, que recorra 500 metros y que envíe de regreso imágenes de alta definición a la Tierra, antes de 2015.

Con todos estos planes, en la NASA se pusieron nerviosos de que alguno de los intentos pueda dañar las cosas que fueron dejadas en el satélite por los astronautas de las misiones Apolo y por el programa Ranger, donde cinco sondas se estrellaron contra el cuerpo celeste.

La NASA publicó un set de guías que buscan que se resguarde este material, importante para la historia de la humanidad. El informe fue escrito en 2011, pero ahora la agencia decidió hacerlo público y lo envió a la fundación X Prize, a cargo del concurso, para que lo entregue a los concursantes.

Aunque la NASA no tiene ninguna forma de exigir que sus guías se cumplan (no hay policía espacial todavía), en el documento se detalla dónde están los equipos científicos y otros materiales que quedaron en la Luna, de modo que otras naves no elijan caerles encima.

La agencia solicitó que los lugares de alunizaje elegidos estén al menos a 2 kilómetros de distancia del lugar donde están las misiones Apolo, y a 500 metros de los cinco lugares donde están estrelladas las sondas Ranger. La idea es evitar colisiones accidentales y que a las reliquias les caiga polvo lunar (altamente abrasivo) encima.

Los sitios del Apolo 11 y 17 (el primero y el último de los viajes a la Luna hasta el momento) están especialmente demarcados para que se tome cuidado extra con ellos. La NASA prohibió que se visite estos lugares y los robots tienen permitido acercarse sólo a 75 metros del Apolo 11 y a 225 metros del Apolo 17 para evitar que por accidente uno de los robots dañe los equipos o borre las pisadas que quedaron marcadas allí.

También se le pide a los robots que eviten tirar polvo sobre los experimentos científicos que están instalados allá, como reflectores láser usados para medir la distancia entre la Tierra y la Luna.

El concurso de Google incentiva que una vez que aterricen, los robots intenten acercarse a alguno de los lugares donde haya objetos hechos por el hombre, ya sea estadounidenses o alguno de los Lunojod soviéticos. Quien logre tomar fotos de estos objetos recibirá USD$4 millones extra.

La NASA fue menos estricta con otros sitios de misiones Apolo, pidiendo que los robots se mantengan entre 1 y 3 metros de distancia de las banderas, herramientas, bolsas y otras cosas que quedaron allá arriba.

No está claro en qué estado están las cosas que quedaron en la Luna hace 40 años. Se trata de un ambiente bastante extremo, con altos cambios de temperatura, polvo, exposición a la radiación solar y caídas de micrometeoritos, que podrían dañar los objetos.

Mucha gente - no sólo los que tejen teorías conspirativas - quiere obtener imágenes de cómo están los artefactos ahora, después de estar expuestos a estos elementos por tanto tiempo. Podría dar datos para construir estructuras para que sobrevivan en la Luna, como bases u operaciones mineras.

Link: Keep Out: NASA asks future moon visitors to respect its stuff (Wired)

powered byDisqus