iBooks Author: ¿Mejor aprendizaje?

Lo importante ahora no solo serán la calidad de los contenidos, cobra importancia el valor agregado que podamos ofrecer a nuevas y emergentes comunidades de usuarios.

Apple acaba de darnos un gran empujón hacia el texto digital. Probablemente, en las próximas semanas y meses vendrán otras aplicaciones y productos que intentarán seguir la senda del grupo de Cupertino. ¿Cuál es el desafío para los que estamos involucrados en el diseño y desarrollo de contenidos para la educación?

Muchos y todos apasionantes.

Lo importante ahora no solo serán la calidad de los contenidos, cobra importancia el valor agregado que podamos ofrecer a nuevas y emergentes comunidades de usuarios. Habrán más y diversos autores, con capacidad de integrarse a sistemas de creación colectivos y con mayores posibilidades de validación de sus obras. Habrá que diseñar con alta prolijidad pedagógica, la utilización de los recursos que favorezcan la interactividad y la colaboración en la construcción de conocimientos, por parte de los estudiantes.

Habrá que alojar los nuevos volúmenes de textos digitales, en plataformas que produzcan información respecto a su acceso y uso, para que permitan que los estudiantes y educadores tomen decisiones tempranas respecto a los procesos de aprendizaje. En definitiva, se trata de pasar de un producto acotado (el libro impreso), a la creación de ecosistema de servicios de edición, provisión y apoyo al uso de contenidos y recursos para la educación.

Pero no hay que engañarse. El texto digital, no será la solución a los grandes desafíos y problemas que debemos enfrentar para generar aprendizajes de calidad en las aulas de todas y cada una de las escuelas del país. El texto (digital o analógico), sigue siendo un medio. Su papel es y será ofrecer contenidos y actividades de calidad, para generar buenas experiencias educativas al interior del aula. Esto también considera acompañar a los docentes, en la tarea de aprovechar y enriquecer la oferta de recursos para el aprendizaje.

En consecuencia, sean bienvenidas las nuevas herramientas de generación y distribución de contenidos educativos, siempre y cuando el medio no nos distraiga respecto a los objetivos más importantes: más y mejores aprendizajes de calidad.

powered byDisqus