Antibióticos: ¿Sanación para hoy, enfermedad para mañana?

Los medicamentos pueden producir alteraciones permanentes en los microorganismos beneficiosos que tenemos dentro.

Cuando chico más de alguna vez me sugestioné con que alguna de las basuras que me echaba a la boca podría engendrar en mi estómago un bicho como los de Alien y no me gustaba nada la idea. Algo similar podría estarnos sucediendo a causa del exceso de consumo de antibióticos. Es que abundan las recetas y la automedicación, generando no sólo bichos en extremo resistentes sino que también alteraciones permanentes en la microbioma bacterial.

Y si son antibióticos, pensamos que en definitiva son algo bueno para el organismo, pero no necesariamente. Los medicamentos recetados para eliminar una infección, también es probable que maten algunos de nuestros microorganismos beneficiosos más importantes. Uno tendería a pensar que luego de desaparecer los agentes contaminantes con el período de antibióticos, los microbiomas vuelven a su estado inicial, pero no sería tan así. Para nada.

Martin Blaser, del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, sostiene en una editorial publicada en Nature que nuestras bacterias intestinales se ven afectada de manera permanente tras los ciclos de antibióticos. Pero no se queda ahí. Además en su argumento postula que el impacto es tan profundo que sería momento de considerar la opción de no darle antibióticos nunca más a niños bien chicos y mujeres embarazadas.

“Evidencia preliminar de mi laboratorio y otros da luces de que, algunas veces, nuestra amigable flora nunca se recupera por completo. Estos cambios a largo plazo en la bacteria benéfica dentro de los cuerpos de las personas podría incluso aumentar nuestra susceptibilidad a infecciones y enfermedades”, explica Blaser.

“El uso excesivo de antibióticos (en especial en temprana edad) podría estar aumentando el fuerte aumento de condiciones como la obesidad, diabetes tipo 1, inflamación intestinal, alergias y asma, que en muchas partes ha crecido a más del doble”, agrega el médico investigador.

Entonces, desde su punto de vista se concluye que cuando un menor está enfermo, no debiéramos asistirlo con el medicamento que sabemos que le ayudará a mejorar, porque a la larga le podría hacer peor.

¿Comulgan con esta idea?

Link: Antibiotics: Killing Off Beneficial Bacteria … for Good? (Wired)

powered byDisqus