La dislexia no es un problema de lectura, sino de cómo el cerebro procesa el lenguaje

Comúnmente la gente considera la dislexia como un problema en que los niños mezclan las letras y malinterpretan las palabras, pero la ciencia cada vez reúnen más razones para creer que dichas dificultades de lectura son sólo parte de un problema mayor que tiene que ver con la manera en que el cerebro procesa el lenguaje y junta palabras a partir de unidades más pequeñas de sonido.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), encabezados por el profesor de neurociencia cognitiva John Gabrieli, descubrieron un lazo entre los problemas de los disléxicos para escuchar el lenguaje y cómo lo procesan sus cerebros, examinando la capacidad de la gente para reconocer voces (teniendo dislexia o no).

Los científicos solicitaron a los participantes a asociar una voz hablando en inglés y chino mandarín, con un avatar. Los no disléxicos lo lograron en un 70% de las veces en inglés y un 50% de las en mandarín, en tanto que los disléxicos sólo pudieron acertar en un 50% de las ocasiones, sin importar el idioma.

Según los investigadores, esto demuestra que la dislexia no es un problema de entender el significado correcto de las palabras, sino del correcto procesamiento de los sonidos del habla. Y esto podría ayudar a explicar las razones por las que los niños que padecen de dislexia tienen problemas para aprender a leer.

Junto con ello, los afectados también tienen complicaciones para conectar los sonidos auditivos que hacen las palabras y sílabas con las palabras escritas, por lo que a los lectores disléxicos en aprendizaje no les sirve que alguien les haga el sonido correctamente.

Con estos conocimientos, ahora pueden surgir más investigaciones para lograr entender cómo es que el cerebro procesa las palabras y la asociación entre los sonidos y la vista para comprender el lenguaje, además claro, de aprender mejor cómo ayudar a la gente que padece de este problema.

Link: Study Sheds Light on Auditory Role in Dyslexia (The New York Times)

powered byDisqus