El rey de la flojera le puso motor y ruedas a su sillón para ir a clases

Hoy, en el gadget para flojos crónicos del día: el sillón motorizado de Chris McIntosh. Porque este estudiante de la Universidad de California decidió que para qué perder tiempo y andar apurado caminando por su campus estudiantil para llegar a tiempo a cada clase, si podía instalarle por debajo un motor de motocicleta de 9 caballos de fuerza y cuatro velocidades a su sillón, cuatro ruedas, un volante y lucirlo orgulloso dondequiera que fuese.

McIntosh había iniciado su proyecto de sillón motorizado hace año y medio atrás (y antes ya se había fabricado una especie de hovercraft a partir de una máquina para soplar y barrer las hojas de los árboles). En sus inicios, utilizaba un motor eléctrico y se trasladaba a 25 km/h, pero ahora el reclinable corre hasta a 65 km/h, por lo que debió agregarle cinturón de seguridad y pesos cerca de sus pies para no irse de espaldas cada vez que arranca. Según él, “ruge como una Harley”, pero -para ser justos- hay que decir que su sonido se asemeja más al de una podadora de pasto.

El joven afortunadamente tiene claro que no es un vehículo legal para transitar por las calles (antes que a él, hubiera sido justo que le otorgaran los permisos a aquel tipo que se fabricó su silla de ruedas todo terreno para sobrevivir en terrenos adversos, ¿no?), pero sí lo utiliza en calles pequeñas o lugares como la universidad, para luego subirlo al pickup de su camioneta.

Es un tipo que definitivamente está determinado a no caminar un paso más en su vida…


Link: You Built What? A Motorized Easy Chair to Roar Around Campus (PopSci)

powered byDisqus