Motorola Xoom y Atrix 4G a primera vista

Probamos los dos equipos, que se pondrán a la venta en Chile en junio.

La gente de Nvidia amablemente nos permitió revisar algunas de las primeras unidades que llegaron a Chile del tablet Xoom y el smartphone transformable Atrix 4G de Motorola, que vienen con el procesador Tegra 2 de la compañía.

Las buenas noticias para los chilenos son que ambos equipos llegarán al país en junio. El Xoom vendrá sólo en su versión WiFi de 32 GB, a un precio de CLP$399.000 en tiendas de retail. Al menos por ahora, no hay noticias de que se vaya a vender con alguna operadora.

Por otro lado, el Atrix 4G llegará "al menos con dos operadoras", a un precio estimado de entre CLP$150.000 a CLP$199.000 con subsidio. ¿Y qué tal son los equipos? No pudimos probarlos mucho tiempo, así que sólo puedo dejar mis impresiones iniciales sobre cada uno.

Xoom

Partiendo por el hardware, el Xoom es muy sólido y se siente bien construido. La parte superior es de plástico negro opaco, mientras que el resto del cuerpo es metálico. Tiene una entrada para insertar una memoria microSD, salida mini HDMI, una cámara trasera de 5 MP con flash y un parlante. La pantalla es de 10,1 pulgadas, casi el mismo tamaño que el iPad.

Es el primer tablet con Android 3.0 (Honeycomb) y viene con el software "limpio", es decir, sin ningún agregado raro de parte de Motorola. La interfaz se ve muy bien y es sencilla y fácil de usar. Además anda muy rápido y responde inmediatamente a los comandos táctiles. No parece haber mayores interrupciones cuando navegas entre las aplicaciones, todo se ve muy fluido. La cámara del Xoom graba a 720p, aunque el equipo puede reproducir video a 1080p - para lo que resulta útil el conector HDMI.

Honeycomb permite tener varias cosas corriendo al mismo tiempo en la pantalla inicial. Mediante el uso de widgets se puede tener abierto Twitter, ver las notificaciones de Facebook, el inbox de tu correo y otros. Trae una versión especial de Gmail y una de YouTube que se ven muy interesantes y funcionan perfecto. No pudimos probar lo suficiente para ver como anda la duración de la batería en el equipo, pero Motorola promete oficialmente hasta 10 horas de reproducción de video.

Atrix 4G

Debo decir que este equipo me impresionó bastante. Partamos por el teléfono solo: es muy liviano y se siente un poco plástico por esa razón, pero el diseño es simple y cómodo. Con un procesador de doble núcleo como el Tegra 2, Android 2.2 vuela. No vi que hubiese mucha intervención de Motorola en la versión de Froyo que trae el teléfono, aunque sí hay varias sorpresas de software incluidas en este teléfono que comentaré más adelante.

El equipo incluye dos conectores al lado derecho, uno para USB y el otro para HDMI que están descubiertos (no tienen tapa), algo que está hecho a propósito porque este celular está pensado para conectarse a otros dispositivos. Así, se pueden conseguir una serie de accesorios para el Atrix 4G que permiten usar el teléfono de distintas formas (aunque hay que pagar para comprarlos).

Uno de los más notables, sin duda, es el "lapdock", que convierte al Atrix en un laptop. Se trata de un teclado con una pantalla que tienen una batería para darle más funcionamiento al equipo, pero que no tiene nada más - el resto lo pone el móvil. El equipo se conecta en la parte de atrás donde viene una "cuna" para enchufarlo. En el lapdock se despliega luego una ventana que simula al teléfono - con todas sus aplicaciones, contactos y otros - y un escritorio, que está basado en Android. El escritorio incluye un menú en la parte de abajo que permite revisar archivos, abrir fotos o videos, o bien navegar usando Firefox en lugar del navegador webkit del teléfono.

La idea es interesante porque usando esto uno podría trabajar con Google Docs y otras herramientas en línea usando WiFi o directamente la conexión 3G del equipo. A primera vista, la fusión entre estas dos cosas me hace mucho más sentido que tener un netbook con Chrome OS que cumpla la misma función.

Otros docks adicionales que se pueden conseguir para el Atrix son un atril para el auto (aquí vuelve a cambiar la interfaz del teléfono, para acceder de forma más fácil a las funciones que se usan en el auto, como los mapas y GPS) y un dock para conectar el teléfono a un monitor o a la TV, que permite usar el reproductor multimedia que incluye el teléfono para ver fotos, videos o reproducir música.

Es un equipo muy interesante. No tengo muy claro todavía cómo funcionará "bajo presión", pero a primera vista se ve muy bueno.

powered byDisqus