El plan fallido de empresas de seguridad para atacar a WikiLeaks

En una cadena de filtraciones y contra-filtraciones, Anonymous ha dado a conocer lo que vendría siendo el plan de Estados Unidos para desacreditar a WikiLeaks, propuesto por tres empresas de seguridad estadounidenses al gobierno, luego que el sitio de filtraciones amenazara con revelar información sobre Bank of America.

El plan cayó en las manos de Anonymous después de que el colectivo atacara a HBGary Federal, una empresa de seguridad cuyo CEO decía conocer los nombres de los "jefes" de la agrupación (que en teoría no tiene cabeza) y amenazó con revelarlos a las autoridades. Anonymous recolectó 60.000 correos electrónicos enviados por la firma, entre los que se encuentran detalles de este plan.

Los correos filtrados sugieren que tres empresas privadas - HBGary Federal, Palantir Technologies y Berico Technologies - crearon un plan para quitarle credibilidad a WikiLeaks y ayudar al bufete de abogados Hunton & Williams, representantes de Bank of America. Según amenazó WikiLeaks, próximamente se filtrarán documentos de este banco.

Entre los documentos se encontró una presentación en PowerPoint hecha por Palantir que detalla parte de la estrategia, que consistía en entregarle documentos falsificados al sitio para luego exponer la falsedad y la fabricación de los mismos una vez que fueran publicados - de modo de hacer creer a la gente que WikiLeaks estaba inventando cosas.

Otro documento, enviado por HBGary a la firma de abogados Hunton & Williams, sugiere formas de "mitigar el efecto de grupos adversarios" a la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

El plan incluía ataques a reconocidos periodistas que han sido vistos como gente que apoya a WikiLeaks: Glenn Greenwald de Salon.com, James Ball de The Guardian y Jeniffer 8. Lee del New York Times. "Son profesionales establecidos que tienen una tendencia liberal, pero finalmente si los presionas, finalmente elegirán la preservación profesional por sobre la causa", afirmó el CEO de HBGary Federal, Aaron Barr, en uno de los correos, claramente sugiriendo que se presionara y/o amenazara a los periodistas.

Glenn Greenwald se descargó en Salon.com respecto a este tema, afirmando que los planes expuestos en estas presentaciones "muy posiblemente constituyen crímenes serios. Fabricar y enviar documentos falsos con la intensión de que se publiquen posiblemente constituye falsificación y fraude. Amenazar la carrera de periodistas y activistas para forzarlos a estar en silencio sería posiblemente extorsión, y dependiendo de los métodos usados, constituye otros crímenes también".

Bank of America y la Cámara de Comercio de Estados Unidos dijeron no saber nada de las presentaciones, asegurando que HB Gary nunca fue contratado para eso. Berico Technologies y Palantir también han intentado distanciarse del enredo ahora que los e-mails son públicos. Berico, sin embargo, confirmó que a su empresa se le solicitó desarrollar una propuesta para apoyar a una empresa de abogados.

Con esto, las firmas de seguridad quedaron expuestas, y también el gobierno de Estados Unidos, que ya está claro que no necesariamente lucha por la libertad de expresión.

Links:
- The leaked campaign to attack WikiLeaks and its supporters (Salon)
- Spy games: Inside the convoluted plot to bring down Wikileaks (ArsTechnica)
- Anonymous: US security firms 'planned to attack WikiLeaks' (The Guardian)

powered byDisqus