EE.UU. e Israel estarían detrás de Stuxnet, virus que saboteó una planta nuclear en Irán

Una investigación del New York Times despertó sospechas de que parte del gobierno de Estados Unidos estaría involucrado en la creación de Stuxnet, un virus que el año pasado afectó severamente sistemas industriales en Irán.

Se cree que el virus saboteó la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz, Irán. De acuerdo al artículo, investigadores del Idaho National Laboratory, que es supervisado por el Departamento de Energía de Estados Unidos, podría haber entregado información crítica a Israel acerca de vulnerabilidades en el sistema que controla la planta en Natanz. Esa información habría sido usada luego para crear y probar el gusano Stuxnet, que fue liberado junto con un ataque cibernético a la planta.

Según el reporte, que está basado en fuentes anónimas, el laboratorio estadounidense trabajó en 2008 con la compañía alemana Siemens para descubrir vulnerabilidades en su sistema de control industrial. Stuxnet ataca directamente esas vulnerabilidades, y fue probado en una instalación nuclear israelí en Dimona. La instalación de Dimona ha sido parte de una operación conjunta entre Israel y Estados Unidos durante los últimos 2 años, con el objetivo de detener la producción de uranio enriquecido en Irán y demorar el desarrollo de armas nucleares en ese país... ¿demasiadas coincidencias?

De acuerdo al artículo, los investigadores de Dimona hicieron pruebas del virus en los sistemas de Siemens y en los mismos modelos de centrífugas nucleares que se usan en Natanz, para probar cuáles serían los efectos de Stuxnet.

En junio pasado, se descubrió que Stuxnet había afectado sistemas en Irán y otros países, y hace apenas 3 meses, Irán reconoció que las centrífugas de Natanz habían sido saboteadas por software malicioso.

Algunos dicen que ya estamos viviendo una guerra cibernética. ¿Es ésta una prueba de eso?

Links:
- Did a US Government lab help Israel develop Stuxnet? (Wired)
Stuxnet worm used against Iran was tested in Israel (NYTimes)

powered byDisqus