(072) Latinoamérica y el espacio: una historia de satélites

La Tierra está rodeada de satélites artificiales (c) NASA

La carrera por conquistar el espacio empezó con el envío de satélites fuera de la Tierra. Ponerlos a orbitar y recibir información a través de ellos fue uno de los logros más grandes del hombre, permitiéndonos mejorar las comunicaciones, tener sistemas de geoposicionamiento, imágenes de nuestro planeta para mapas, y estar también un poco más cerca de lo que hay más allá de nuestro mundo.

Latinoamérica ha sido víctima siempre de un desarrollo tardío en las tecnologías, pero aunque muchas veces tenemos otras cosas de que preocuparnos, siempre se ha luchando sin descanso para buscar una forma de ser parte también de ese mundo evolutivo y cambiante en el que vivimos.

Los rusos fueron los primeros en lograr poner en órbita un satélite artificial, enviando al Sputnik 1 al espacio en 1957, pero no fue sino hasta 28 años después que recién Latinoamérica pudo poner su nombre en la lista satelital.

Brasil

Brasilsat A1

El primer país en obtener este logro fue Brasil, con el lanzamiento de su satélite Brasilsat A1” en febrero de 1985. Curiosamente, la incursión de Brasil en este mundo está relacionada directamente con el fútbol: en 1982 los brasileños no pudieron ver la clasificación de su selección para el Mundial de España en ese año, ya que la TV no pudo conseguir un espacio de transmisión por el satélite de Intelsat, la primera red comercial de satélites. Al final sólo se transmitió el relato, sin las imágenes, lo que causó que los brasileños se plantearan seriamente la necesidad de tener su propio satélite. Mal que mal, había que ver el fútbol.

El Brasilsat A1 fue lanzado 3 años después, y sus usos - además de transmitir fútbol - incluían telefonía, radiodifusión, televisión y transmisión de datos. Un año más tarde, en el año 1986, se lanzo el “Brasilsat A2”, ambos con un costo de casi US$125 millones. Cada uno tenía una masa de 646Kg en órbita y un tamaño de 2.2m de diámetro y 7m de altura. Los dos satélites estuvieron a cargo de la compañía canadiense Spar Aerospace, y fueron puestos en orbita desde el Puerto espacial de Kourou.

México

El segundo país de Latinoamérica que colocó un satélite en órbita fue México, con el "Morelos I", que fue lanzado el 17 de Junio de 1985. No estaba inspirado en el fútbol, pero tenía los mismos fines comunicacionales para mejorar los sistemas en México. El proyecto estuvo en manos del grupo Hughes Aircraft Corporation for the SCT, tuvo un costo de US$92 millones y una vida estimada de 9 años. El siguiente satélite, bautizado Morelos II, fue lanzado en noviembre del mismo año por el transbordador Atlantis, y se hizo famoso por que en esa misma misión (STS-61-B) viajó al espacio Rodolfo Neri Vela, el primer mexicano en orbitar la Tierra.

Argentina

Argentina tuvo su oportunidad en 1990 con el Lusat 1 colocándose como el tercer país latinoamericano poseedor de un satélite de comunicaciones. En este caso, no fue el gobierno el que estuvo detrás de la iniciativa, sino que fueron radioaficionados, que necesitaban el aparato para mejorar sus comunicaciones. Se trató de un proyecto de la división argentina de AMSAT (Radio Amateur Satelite Corporation), y el satélite también enviado a órbita por el Puerto espacial de Kourou el 22 de enero de 1990. Su construcción estuvo estuvo a cargo de la empresa Arianespace.

Chile

FASat Alfa

Ya que todos estaban en lo mismo, Chile siguió en la lista para enviar su propio satélite al espacio. El proyecto se logró en 1995 al colocar el “FASat-Alfa” en órbita espacial, en un esfuerzo conjunto entre la Fuerza Área de Chile y SSTL (Empresa Británica). El satélite buscaba monitorear la capa de ozono e incluía la tecnología más moderna para la época, ya que era de pequeño tamaño e implicaba la miniaturización de las partes. Se esperaba que el satélite diera entre 3 a 4 vueltas a la Tierra por día y que viviera por unos 8 años, sin embargo, las cosas no salieron tan bien.

El “FASat-Alfa” se lanzó junto a un satélite ucraniano Sich-1 desde la base Plesetsk en Rusia. Una vez en el espacio, el satélite chileno no pudo desacoplarse del satélite ucraniano, y ambos quedaron unidos. Así, el FaSat-Alfa sigue pegado a este compañero, y en este momento los dos orbitan la Tierra como basura espacial.

Para mejorar esta triste historia, en 1998 Chile lanzó el “FASat-Bravo”, que sí pudo orbitar el planeta de manera independiente.

Colombia y Venezuela

Al final de la lista tenemos a Colombia y Venezuela, que lanzaron sus respectivos satélites en los años recientes. Colombia envió el Libertad 1 a la órbita en 2007. Se trata de un satélite miniatura de menos de 1Kg creado en en el país cafetero, y que fue lanzado desde el Cosmódromo de Baikonur en Rusia. Por el lado de Venezuela está el VENESAT-1 lanzado en 2008, que fue producido en China.

El camino ha sido largo y no ha sido fácil ni económico estar a la altura de los países más avanzados, aunque actualmente algunos de los países mencionados posee más de un satélite en órbita, y por supuesto con tecnología de punta. Algunos de los primeros satélites latinos ya no están en funcionamiento y son poco más que desecho espacial, pero lo que empezó el Brasilsat hace 24 años no se ha detenido, en cambio ha evolucionado y se desarrollado, para convertirse sin duda un orgullo latino.

Link:
- Brasilsat (Wikilingue)
- BrasilSat A1 (Wikilingue)
- Satélite Artificial (Wikipedia)
- Satélites Mexicanos (CiberHabit)
- LUSAT-1 PRIMER SATELITE ARGENTINO EN EL ESPACIO (Lusat.com)
- Satélites Latinoamericanos (Foro Militar.Org)
- Los satélites latinoamericanos (Foro Astroelche.com)

powered byDisqus